Los expertos creen que, al caer 4-1, ante el PSG, está ya eliminado de la Champions: Mbappé, portentoso



POR SILBANTE



El París Saint Germain, que ha pasado varios años en el “limbo” futbolero, reclamó este martes 16 de febrero un lugar en el “paraíso”, goleando 4-1 al Barcelona.

Y para que no hubiera dudas, el PSG fue a los dominios del club catalán –el mismísimo Camp Nou—para exhibir su poderío.

Asimismo, para confirmar que había llegado al Olimpo –donde nada más tienen cabida los poderosos—, el club francés se presentó sin dos de sus figuras indiscutibles: El brasileño Neymar y el argentino Angel Di María.

El motor del PSG fue Kylian Mbappé, el inspirado goleador de la Selección francesa, que se despachó con tres de los tantos y mostró hechuras para ser el “Messi” del futuro inmediato.

Aunque este resultado corresponde al partido de ida de los octavos de final de la Champions League, se duda mucho que el Barcelona pueda hacer la hombrada y conseguir en la Ciudad Luz, en el partido de vuelta, un marcador de 4-0 o 5-1 para no ser eliminado del torneo.

A menos que su bujía por excelencia, el argentino Lionel Messi, ofrezca una inconmensurable actuación, como la que no pudo cuajar este martes en Barcelona.

Y no se vaya a creer que el todavía mejor jugador del mundo arrió banderas este martes. Todo lo contrario, el sudamericano fue quien puso arriba al once catalán por la vía de una pena máxima ejecutada de manera formidable.

Además, los de la Ciudad Luz ya habían enviado algunos “avisos” por conducto del mismo Mbappé, y un increíble mano a mano dilapidado por Mauro Icardi, quien no pudo perforar la valla de Ter Stegen (salvó Pedri en la línea).

Igualmente, el Barcelona demostró que ha perdido el “romance” con las redes, sobre todo en los momentos decisivos.

Por ejemplo, cuando pudo haber aumentado la ventaja  Dembélé desperdició un pase de Messi, al patear débil y a las manos del portero rival  Keylor Navas. Transcurrida media hora de juego, Mbappé apareció otra vez en escena dentro del área y con una finta en una baldosa dejó en ridículo a su compatriota Lenglet antes de definir arriba al primer palo: 1-1.

Kylian Mbappé protagonizó una noche histórica para el PSG en el Camp Nou, sentenciando ya en la ida la eliminatoria de octavos de Champions, y también para su carrera que sigue avanzando a pasos agigantados pese a tener solo 22 años. Y es que con su ‘hat-trick’, cosa que no conseguía ningún rival en Champions en el Camp Nou desde 1997, cuando lo hizo Shevchenko con el Dinamo de Kiev, el delantero parisino ya es el tercer máximo goleador en la historia del club del Parque de los Príncipes


El ritmo siguió siendo frenético. El zaguero francés Layvin Marc Kurzawa, un problema sin resolver para los dirigidos por Ronaldo Koeman, se proyectó en ataque y casi anota el segundo.

Logró impedirlo el portero Ter Stegen, quien desvió a cótner el remate bajo y cruzado del francés.

Sin rendirse. Barcelona insistió. De contragolpe, Antoine Griezmann armó una maniobra individual que terminó con su definición de zurda y cruzada, a centímetros del palo.

Y más tarde el PSG volvió a inquietar al arquero rival con un tiro de sobre-pique de Moise Kean –con buena respuesta de Ter Stegen– y un cabezazo afuera de Mauro Icardi, que anticipó a la salida de un tiro de esquina.

El italiano Kean, otra de las estrellas emergentes del PSG pese a tener sólo 20 años, demostró por qué es seleccionado italiano desde 2018.

En el complemento no hubo ningún tipo de equivalencias. Si los franceses habían dejado entrever que estaban mejor parados en cancha que los españoles, lo confirmaron por completo en la parte final.

Al minuto 64, Leandro Paredes (uno de los mejores de la cancha) lanzó para Florenzi, que se metió en el área y envió el pase atrás.

Piqué llegó a sacar el balón de la boca del arco pero Mbappé se le adelantó, capturó el rebote y anotó el 2-1.

Enseguida el goleador de 22 años de edad se quitó a dos marcadores de encima y sacó un zurdazo rechazado por Ter Stegen.

A los 70 Paredes ejecutó una bola detenida que cayó en el corazón del área y fue conectada de cabeza por Kean, que agregó otro gol. El 3-1.

La cuesta se hizo arriba y los culés, desde allí, solamente sufrieron el partido. Con vergüenza deportiva los jugadores locales intentaron descontar y apenas estuvieron cerca cuando Griezmann presionó a Navas y casi anota de carambola.

A falta de cinco minutos para el final, el último estiletazo: Draxler manejó los hilos de un contragolpe y descargó para Mbappé, la pesadilla del Barcelona, que definió con cara interna al ángulo. Este fue el 4-1.

Lo cierto es que para la revancha –el próximo 10 de marzo, en París– este Barcelona deberá protagonizar una memorable remontada, aunque para los expertos la eliminación es casi un hecho.

Y es que como pasa en las monarquía, ha muerto el rey –o sea, el Barcelona, cuya trayectoria es ya histórica— y ha nacido un nuevo monarca, el PSG, cuya bujía principal, Mbappé, quizás pase al Real Madrid.

Mientras tanto, en Francia, el rumor de que Messi se irá después de junio al PSG se agiganta día a día.

Si resultó de tu agrado, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 17 – FEBRERO – 2021 |