El de Tamaulipas, tras ser desaforado, lanza duros cargos contra López Obrador y la 4T: Manipulación


El Gobernador de Tamaulipas Francisco Javier García Cabeza de Vaca contestó con vigoroso y enérgico discurso a los diputados que momentos antes, el pasado viernes 30 de abril, votaron por su desafuero para despojarlo del cargo.

Con un combativo “yo acuso”, en el que enumeró las presuntas perversidades en que incurre el Gobierno de la 4T, el mandatario tamaulipeco dijo en su discurso vía tuiter ser víctima de una venganza política disfrazada con el maquillaje de la justicia,

En cuestión de minutos, García Cabeza de Vaca desnudó a la 4T y su líder Andrés Manuel López Obrador, a los que acusó de cometer reiteradas violaciones a la ley.

La campaña que ha derivado en la aprobación de su desafuero, afirmó, “es  a todas luces un linchamiento político y penal orquestado desde el Gobierno”.

“Han llegado al extremo de falsificar y manipular pruebas”, agregó, pues “lo que buscan es removerme del cargo a la mala, porque saben que no pueden ganar a la buena”

El tuiter de García Cabeza de Vaca es una pieza de oratoria bien construida que valdría la pena difundir para entender la faceta siniestra de un López Obrador intolerable con la oposición.

En estos momentos, en el país, “no parece haber más justicia que la revancha de unos cuantos”, dijo el mandatario.

“No hay quien se salve (ahora) de la palabra insidiosa, de la abierta amenaza, del uso de las instituciones públicas para la calumnia, para ser castigado, señalado y hasta encarcelado”, añadió.

García Cabeza de Vaca recuerda que a diferencia de López Obrador, a él no se le acusa “de pactar, proteger o dejar huir a un delincuente o un capo”.

Esto último, en obvia referencia al operativo policiaco-militar abortado en Sinaloa, por órdenes presidenciales, para impedir el arresto de uno de los hijos del capo de las drogas Joaquín “Chapo” Guzmán.

Por mayoría absoluta, de 302 votos a favor, 134 en contra y 14 abstenciones, la Cámara de Diputados, erigida como Jurado de Procedencia, aprobó el desafuero del Gobernador de Tamaulipas, acusado por la Fiscalía General de la República (FGR) de los delitos de delincuencia organizada, lavado de dinero y defraudación fiscal equiparada.

Sólo se le comprobó el último, en el grado de una aparente omisión por la cual dejó pendiente un pago de aproximadamente seis millones de pesos.

En múltiples casos, cuando esto sucede, la autoridad reclama el pago y se desiste si el acusado se pone al corriente.

El asunto seguramente llegará a la Suprema Corte de Justicia.- (De Nuestra Redacción con información de Agencias)

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos


| HECHO DIGITAL | CDMX | 1 – MAYO – 2021 |