Fue visto por millones de usuarios en plataformas como Facebook y Youtube: Opiniones carentes de sustento de supuesta investigadora

Durante los primeros días de mayo, se viralizó en redes sociales el video “Plandemic”, la más reciente producción de un cineasta de California, que en 26 minutos, propagaba teorías de conspiración sobre el COVID-19, intercaladas con entrevistas, imágenes de noticias y (por supuesto) música siniestra.

El video fue colgado en plataformas como Facebook y Youtube. En cuestión de días, acumuló millones de visitas, atrayendo a legiones de nuevos fanáticos.

“Plandemic” se centra en entrevistas con una investigadora llamada Judy Milkovits, cuyas afirmaciones sin sustento van desde que las personas ricas están propagando intencionalmente el nuevo coronavirus para aumentar las tasas de vacunación en la población en general, hasta que usar una mascarilla puede empeorar los síntomas virales.

Pantallazo al inicio del video “Plandemic”, un clip de 26 minutos que promueve una serie de ideas dañinas y falsas, tales como que usar una máscara protectora contra el Coronavirus puede enfermar a las personas y que el novedoso COVID-19 probablemente surgió de un laboratorio. Redes sociales como Facebook, YouTube y otras compañías están esforzándose en eliminar de sus plataformas el material por su tendencia desinformativa, irreal y, en consecuencia, dañina para quienes den como real los falsos testimonios de la desacreditada investigadora Judy Milkovits

De acuerdo con Los Angeles Times -cita el periódico online Infobae en su edición de este lunes 11 de mayo-, resulta preocupante que esas declaraciones circulen en redes porque podría alentar a los espectadores a ignorar las recomendaciones de salud pública o intentar tratamientos ineficaces o peligrosos para la infección viral.

Por eso, las compañías donde proliferaron los videos se comprometieron a detener su propagación y ahora están luchando para evitar que surjan nuevas copias.

Hasta el momento, el supuesto documental ha podido ser eliminado de YouTube, pero no del todo en  Facebook e Instagram. En Whatsapp, por el contrario, continúa circulando con fuerza porque quienes desconocen las mentiras del contenido se han dado a la tarea de compartirlo, creando así una cadena.

Precisamente, en un comunicado, un representante de Facebook dijo que la compañía estaba eliminando el video de esa red social así como de Instagram, además de que estaban rechazando los anuncios que incluyen, como parte de su política para suprimir la información errónea relacionada con el COVID-19 que podría provocar un daño inminente.

“Sugerir que usar una mascarilla puede enfermar a las personas podría provocar un daño inminente”, manifestó un representante de Facebook al LA Times cuando se le preguntó sobre el video ‘Plandemic’, “así que hemos eliminado el video”, agregó.

Por su parte, YouTube ha publicado avisos que dicen: “Este video se ha eliminado por violar las normas de la comunidad de YouTube”. La plataforma de video Vimeo también expuso que está trabajando para suprimirlo, y Twitter ha estado bloqueando los hashtags y las búsquedas relacionadas con el mismo.

Un seguimiento realizado en el MIT Technology Review arroja que la viralidad del video fue impulsada por activistas de la teoría de la conspiración contra las vacunas. Además, señalan que cuando la plataforma YouTube comenzó a eliminar las publicaciones, los partidarios de su mensaje se manifestaron con indignación en Twitter, lo que convirtió el título del video en un tema de tendencia generando más atención y cobertura mediática.

El productor de “Plandemic”, Mikki Willis, y la investigadora Judy Milkovits

Mikki Willis, el cineasta detrás del video, figura como fundador y director ejecutivo en el sitio web de Elevate, una productora con sede en Ojai, California.

Willis, quien cuenta con gran número de seguidores en Facebook, les pidió en las últimas semanas que votaran por el nombre de su producción más reciente (otros nombres propuestos fueron “The Oath” y “The Invisible Enemy”), y publicó materiales que pretendían conectar a la OMS con las teorías de conspiración que rodean al Consejo de Asuntos de Relaciones Exteriores y la reciente muerte de Jeffrey Epstein.

Ante la proliferación de «fake news», sobre todo las que ponen en riesgo la salud de las personas, las principales redes sociales se han comprometido, desde hace tiempo, a hacer cumplir más estrictamente las políticas de información errada, tarea que les ha resultado difícil ya que los servicios de este tipo de empresas están diseñados para permitir a los usuarios llegar a grandes audiencias con poca supervisión.

Específicamente, la crisis del coronavirus ha sido un terreno especialmente fértil para las teorías de conspiración, inspirando videos virales que hacen girar historias de intriga internacional y de lucro, casi desde que inició.

======================================================================================

| HECHO DIGITAL | CDMX | 11-V-2020 |