El poderoso consorcio internacional de noticias Deutsche Welle, de Alemania, deja entrever en un reportaje de televisión la complacencia y complicidad criminal de las autoridades de esa entidad mexicana con centros nocturnos turísticos, ya que estos operan sin cumplir las disposiciones sanitarias para el combate del virus.

El clip del canal de televisión de DW en su versión en español –cuya señal se extiende a Estados Unidos, Brasil, España, Andorra, Guinea Ecuatorial y también a naciones del Caribe–, refiere que lo menos importante para las autoridades quintanarroenses es blindar la vida de sus visitantes y la de trabajadores diversos de la industria sin chimeneas que tiene contactos con ellos.  La prioridad para ellas es aparentemente monetizarse a través de los antros turísticos que se benefician con la derrama económica de los visitantes, especialmente extranjeros.

“No son imágenes pasadas de una vida anterior a la pandemia, son imágenes actuales”, se precisa en el reportaje de la autoría de la periodista Patricia Salas  que da inicio con este apunte; “Cancún, discotecas abiertas hasta altas horas de la noche, festivales de música electrónica y fiestas a las que sólo se puede acceder con invitación”.

“Tulum, que antes era un pueblo tranquilo de pescadores, atrae ahora turistas internacionales que buscan sus aguas turquesas, sus ruinas mayas y la posibilidad de salir de fiesta junto a una exuberante selva”, refiere Deutsche Welle en el documental que difundió coincidentemente en el inicio de la primavera, este último domingo, 21 de marzo.

–“Quintana Roo, donde se encuentran Cancún, Tulum y la Riviera Maya entró en fase amarilla, la segunda más alta de las cuatro previstas en el sistema de alerta del país” (México) –recapitula–. “En teoría, bares, discotecas y eventos multitudinarios están prohibidos en la zona, pero el sistema tiene fallas. Este mes, 44 estudiantes argentinos dieron positivo a Covid al llegar a Buenos Aires, pese a haberse subido al avión con resultados negativos de una clínica (en alusión al Laboratorio Marbú Salud de Cancún) que resultó no tener licencia” para operar.

El propio reportaje pone de relieve la forma en que el gobernador de esa entidad, Carlos Joaquín González, minimizó el asunto de los argentinos “con la vista puesta en Semana Santa, cuando se esperan cientos de miles de visitantes”.

“En Cancún y Tulum, la noche sigue viva y la fiesta continúa a pesar de las críticas”, remata el reportaje televisivo de Deutsche Welle.- (De Nuestra Redacción)

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 25 – MARZO – 2021 |