La de México con EU es comparable con la de un elefante y una hormiga

Alguna vez alguien comparó las relaciones México-Estados Unidos con el caso de una hormiga (la República Mexicana) conviviendo con un elefante (el país del Norte).

Por más tierno que quiera comportarse el paquidermo, decía quien hizo la tragicómica comparación, va a lesionar o dar muerte al insecto.

Pragmático, porque de izquierdista no tiene ni un gramo, como opinó Cuauhtémoc Cárdenas, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador parece practicar el mismo y peligroso juego con EU y su Presidente Donald Trump.

Aunque es muy pronto para decir quién ganará, el mexicano tiene “una cabeza” (no olvidar que de hormiga) de ventaja sobre el descendiente del mamut.

Lo menos que puede aconsejarse al político tabasqueño es que no olvide cerrar lo más pronto posible la mayor parte de los puntos de fricción con el elefante.

Por ejemplo, el caso de los cárteles de la droga que podrían ser clasificados como grupos terroristas es un asunto aún abierto que pende como espada de Damocles sobre México.

En fin, que en la “convivencia” (?) de una hormiga con un elefante no puede cometerse ni el menor descuido, porque… ¡zas!— (Enfoque editorial de HECHO DIGITAL-8/XII/2019)