Desacato en medidas higiénicas y sanitarias básicas, e indisciplina con el cumplimiento de recomendaciones


POR VICTORIANO ROBLES CRUZ

Quisimos comenzar la columnilla con una oportuna y puntual expresión de la canciller alemana Angela Merkel, reproducida en thehill.com (08/07/2020), dejamos lo más próximo al texto: “No se puede combatir la epidemia con mentiras y desinformación como tampoco se puede combatir con odio o incitación al odio” (periódico y sitio web de línea político estadounidense, editado en Washington D. C. desde 1994).

Sin nombrar al Ejecutivo quintanarroense, anoche(1) Hugo López Gatell en su cotidiana información fue muy congruente, contundente y responsable para advertir, a los mexicanos y quintanarroenses (video de la conferencia), del grave crecimiento de los contagios (29%) y en consecuencia de las muertes por los descuidos, en la apertura de las actividades económicas en Quintana Roo.

Vía twitter escribió: “Nos preocupa que el reinicio de actividades en Quintana Roo probablemente esté siendo rápido. Al reabrir se registró un incremento del 29% en los casos de #COVID19. Es urgente tomar acciones para controlar ese rebrote”.

La percepción de los quintanarroenses es que el gobernador Carlos Manuel Joaquín González y su principal colaboradora en la Secretaría de Salud, Alejandra Aguirre Crespo, no contribuyen con las medidas higiénicas y sanitarias básicas, y que traen tremendo desorden e indisciplina con el cumplimiento de las recomendaciones por la pandemia

Viene a reafirmar o confirmar el vocero de la pandemia en México lo que ya muchos quintanarroenses tenemos conocimiento, otros hemos tecleado, por el mismo contacto y conocimiento con las familias de los afectados y la comunicación con médicos, enfermeros y trabajadores del sector salud. ¡Quintana Roo ha sido descuidado perversamente! No parece importarles a las autoridades la pandemia. ¡Ni los chetumaleños!

“Si no importan los vivos cómo van a importar los muertos” nos decía un comerciante en el mercado Altamirano. Y realmente tiene mucha razón en esa percepción de las autoridades ejecutivas del autodenominado “gobierno del cambio”. No contribuyen con las medidas higiénicas y sanitarias básicas, tremendo desorden, indisciplina con el cumplimiento de las recomendaciones.

El viernes por la mañana invertimos una media hora en recorrido por la ciudad de Chetumal, para intentar contabilizar el uso del cubrebocas en las personas en la calle. ¡Y, resultó decepcionante!, pues solamente dos de cada 10 portaban la mascarilla bucal.

Nadie obedece las normas ni los conductores de taxi. En centro comercial de Walmart, enfilados los vehículos y sus conductores en franca charla, todos sin el cubrebocas.

Existe todo un aparato oficial para comunicación y difusión, que bien puede ser utilizado para que cada media hora recordemos a nuestros paisanos las medidas sanitarias.

Sin embargo, no se hace. ¡No hay estrategia mediática! Solamente se entretienen haciendo entrevistas a “macilentos” funcionarios, e intuimos… los ciudadanos que no les importamos.

Los titulares de los Poderes Ejecutivo en México y Quintana Roo, Andrés Manuel López Obrador y Carlos Manuel Joaquín González, respectivamente, captados en la última gira de trabajo del primero por la entidad del Caribe mexicano

Para comenzar percibimos un tremendo desorden, descuido de los responsables de salud, acelerada reapertura, indiferencia para los quintanarroenses, sin suficiente información para la población, e incumplimiento de las medidas sanitarias también por parte de la población. Concluimos: No hay quien ponga orden, y no existe credibilidad de la población en las autoridades ejecutivas.

¡El pueblo no les importa! Amigos quintanarroenses nosotros debemos de extremar nuestras precauciones, debemos cumplir por encomienda propia y familiar con las recomendaciones sugeridas por el Doctor Hugo López Gatell.

Cuidémonos nosotros, porque Quintana Roo no tiene líder ni liderazgo en materia de salud. ¡No les importamos como seres vivos! ¿Y muertos para qué servimos?

El regaño de Hugo López Gatell se lo pasan por el arco del triunfo. ¡Ese regaño no provocará acción en el “gobierno del cambio”!

Se está quemando la casa, pero los servidores públicos andan regando las plantas. Repetimos: “No se puede combatir la epidemia con mentiras y desinformación como tampoco se puede combatir con odio o incitación al odio”. Curiosamente: Cancún, Chetumal y Playa del Carmen tienen los más altos índices de contagio. ¿Será… por ser Morenos?

PD.- “Odiamos a una persona o grupo cuando no hemos aprendido a olvidar, cuando no sabemos dejar de sufrir”. De la chistera.— (Colaboración especial para HECHO DIGITAL / 12 – VII – 2020)


♦ El encabezado original de este Artículo es “Pandemia y odios contra chetumaleños”

(1) En referencia a la conferencia de prensa nocturna del viernes 10 de julio, en la que el funcionario dio pésimos diagnósticos sobre Yucatán y Quintana Roo