Autoridades poblanas, entre el repudio estudiantil y las protestas que han desembocado en un paro universitario

El tamaño de la protesta en Puebla, por el asesinato de tres universitarios, es de la misma magnitud que la indiferencia y la incapacidad de autoridades municipales y estatales para poner un hasta aquí al crimen organizado.

Ahora que el infame crimen, por aparentes motivos banales, ha puesto en evidencia a la autoridad y provocado el repudio estudiantil, las instancias policiacas y judiciales simulan un gran esfuerzo para dar con los responsables.

Hasta ahora es cuando la Fiscalía da detalles sobre el perfil de tres de los detenidos, quienes:

a) Pertenecen a una banda de ladrones de vehículos.

b) Estarían ligados al cateo de tres inmuebles donde hallaron pruebas de los ilícitos, incluido el vehículo (un Chevrolet Beat) en que iban los victimados.

 Y uno se pregunta: ¿Qué hacen en las calles de Puebla asesinos en potencia ya identificados previamente por las autoridades?

¿Desde cuándo se sabía que los citados tres inmuebles eran utilizados por los delincuentes?

Por lo visto, las autoridades judiciales poblanas sirven para eso y para lo mismo.

Y, desde luego, el Gobernador Miguel Barbosa está muy preocupado, porque el problema ha derivado en el creciente repudio estudiantil a las autoridades y un paro universitario que puede crecer con el paso de los días.

Enfoque editorial de HECHO DIGITAL con información de la página web del diario “Excélsior”


| HECHO DIGITAL | CDMX | 26/II/2020 |