Por DAYANA ALVINO°

Tener malos días en el trabajo es, digamos, normal, ya que nada es perfecto. Sin embargo, si enfrentas diariamente mucho estrés, te sientes devaluada constantemente y comienzas y acabas la jornada maldiciendo tu empleo, entonces te encuentras en un escenario tóxico.

Aunque quizá no te des cuenta, la situación que atraviesas puede afectar significativamente tu salud física y mental. Dichos malos acontecimientos pueden provocar que desarrolles ansiedad, depresión, entre otras enfermedades de la mente-

Justo por todo esto, es importante que reconozcas las señales de que tu trabajo en realidad es tóxico para tu salud mental. Aquí algunas de ellas.

1. Tus comentarios son ignorados o menospreciados Los jefes y compañeros de trabajo tóxicos suelen valorar sólo las opiniones de unos pocos elegidos e ignorar o devaluar los de otras personas. Esto puede deberse a que no quieren sentirse inferiores o a que se creen más inteligentes. Sin embargo, no es correcto que pases por eso.

2.  No hay nadie que te apoye Si en más de una ocasión has sentido la necesidad de presentar una queja o de solicitar un permiso, pero no ha habido nadie que te escuche, ten cuidado. Si tus superiores no tienen a quién responderle, no escucharán tus ideas y, probablemente, te explotarán. Esto no es nada sano.

3. La empresa tiene alta rotación No es sorpresa que una empresa con ambiente laboral tóxico tenga una alta tasa de rotación. Las personas pueden dejar su empleo porque no se sienten valoradas o no pueden crecer. En otros casos, la gente es despedida por no seguir las ”reglas”. Sin importar la razón, esto es malo.

4. Las tareas y expectativas no son claras Es importante que una empresa tenga una estructura y roles definidos para cada puesto de trabajo. Sin ellos, es difícil que sepas si estás haciendo bien las tareas y que, además, vivas situaciones de ”lectura mental”, en las que se supone que debes saber cómo quieren las cosas. 

5. Sufres mobbing Que te digan una y otra vez que no estás haciendo suficientemente bien tu trabajo, sin darte comentarios constructivos, no sólo es una mala manera de hacer las cosas, es intimidación. Sin importar qué tan sutil o abierto sea, el mobbing es una práctica tóxica que no debes tolerar.

Si todas las situaciones enumeradas te son familiares, es momento de que comiences a analizar abandonar tu trabajo actual. Sé que esta no es una situación sencilla, pero por favor considera que tu salud mental (que es muy, muy importante) está en riesgo. [°Tema de la columna “Veintitantos”, tomado de “msn.com/es con el encabezado “5 señales de que tu trabajo es tóxico para tu salud mental”/17/XI/2019”]