Es temprano todavía para pronosticar si el número de tormentas será superior al récord de 30 en el año 2020



POR JOSÉ CORTAZAR NAVARRETE



Una temporada ciclónica más activa que las de otros años pronostica un experto estadounidense para la región Atlántico-Caribe-Golfo de México en este 2021

De todas formas, es muy temprano para hablar de número de tormentas, máxime que en 2020 fueron hechos trizas todos los récords con la formación de una treintena en la zona, incluidas tres el mismo día.

Los resultados de esta primera perspectiva sobre la temporada de huracanes 2021 son de Philip Klotzbach, especialista de la Universidad Estatal de Colorado, Estados Unidos.

Este año que inicia también tendrá mucha más actividad el proceso de formación y desarrollo de fenómenos climatológicos en la región, respecto al Pacífico, debido a la presencia de “La Niña”.

Como se sabe, 2020 fue un año muy activo, y tan sólo la Península de Yucatán fue afectada por seis fenómenos climatológicos que dejaron lluvias históricas, daños millonarios en la agricultura, ganadería, pesca, apicultura.

Si bien el número de muertos fue mínimo en la Península  –tan sólo uno–, los daños materiales fueron cuantiosos y se estima que afectaron al menos a cien mil familias.

De esta forma, se indica que la temporada de huracanes de 2021 podría ser más activa que lo normal, luego de las cifras inéditas de 2020 de un total de 30 tormentas tropicales, atribuidas a los efectos del cambio climático.

El reporte 2020 marcó datos récord en cuanto al número de tormentas con nombre, que incluyó 13 huracanes, seis de ellos mayores, cuando la media es de 12 tormentas tropicales y seis huracanes, tres de ellos mayores.

Además, con estas cifras la temporada que concluyó superó a la de 2005, con 28 tormentas tropicales.

Asimismo, 2020 fue la segunda ocasión que se ha utilizado el alfabeto griego para complementar a la lista oficial de 21 nombres que terminó con Wilfred –el 18 de septiembre- y que, finalizó con Iota a mediados de noviembre.

El especialista indica que, por ahora. no es posible realizar una predicción fina y pronosticar la cantidad o número de tormentas tropicales y huracanes, pero desde el punto de vista climatológico sí se puede adelantar que será más activa.

El reporte indica que, en un mundo que se calienta, las temperaturas del agua del mar siguen subiendo y para 2021 podría mantenerse esa tendencia, como ha ocurrido en la última década.

El informe indica que “La Niña” generalmente favorece estas condiciones atmosféricas en el Atlántico Norte para el desarrollo de tormentas tropicales. Lo opuesto ocurre con El Niño, que no favorece los entornos para la organización de tormentas tropicales, se explica.


Señales de aguas frescas en el Pacífico tropical asociadas a señales de La Niña a 7 de diciembre de 2020

Por lo tanto, hay que analizar y prever las temperaturas del agua en el Pacífico, donde actualmente se da un evento de La Niña con aguas frescas en la zona. En 2020, La Niña favoreció que la temporada de 2020 fuera muy activa.

Indicó que el reporte de la mayoría de los modelos apuntan que el Pacífico se calentará gradualmente durante los próximos meses hasta la primera mitad de la temporada de huracanes.

Para la próxima temporada de huracanes, especialmente para el periodo de máxima actividad, se espera un calentamiento dejando un evento de El Niño o ENSO (1) neutro. Por este motivo, la próxima temporada de huracanes podría reducir la cantidad de tormentas tropicales nombradas en el Pacífico, puntualizó.

Las perspectivas estacionales para la temporada de huracanes de la cuenca atlántica de 2021 se publicarán el jueves 8 de abril, jueves 3 de junio, jueves 8 de julio y jueves 5 de agosto por la Universidad de Colorado.- (Colaboración para HECHO DIGITAL)


Anomalías de la temperatura superficial del agua del mar, SST en inglés, para noviembre de 2020, a lo largo del Atlántico Norte. El rectángulo negro indica la región donde se mide la SST para el cálculo del índice AMO de la CSU

(1) Mientras que el estado del océano tropical afecta la atmósfera, esta última ejerce cierta influencia sobre el océano. De hecho, la interacción de la atmósfera y el océano es una parte esencial de El Niño y La Niña.

Durante un Niño, la presión del nivel del mar tiende a ser más baja en el Pacífico del Este y más alta en el Pacífico occidental mientras que lo contrario tiende a ocurrir durante La Niña.

Este alternarse en la presión atmosférica entre el Pacífico tropical del este y occidental se llama Oscilación Sur, abreviada a menudo como simplemente SO.

Una medida estándar de la oscilación meridional es la diferencia en la presión a nivel del mar entre Tahití y Darwin, Australia.

Dado que El Niño y la Oscilación Sur están relacionados, los dos términos se combinan a menudo en una sola frase, El Niño Oscilación Sur, o ENSO, siguiendo la sigla en inglés.

La fase caliente del ENSO se utiliza a menudo para describir a El Niño y la fase fría de ENSO para describir a La Niña.


Predicción probabilística de ENSO para los próximos meses: se parte de un evento de La Niña y se predice un evento ENSO neutral o El Niño para el próximo año.
 



| HECHO DIGITAL | CDMX | 1 – Enero – 2021 |