Salvo honrosas excepciones, lo que menos importa en México es la depuración de sus cuerpos policíacos, cada vez más infiltrados por el narcotráfico, y la capacitación de sus buenos elementos en lo más esencial: El respeto y protección a los derechos humanos.

En el Caribe mexicano, el líder de destinos turísticos, Quintana Roo, es el ejemplo más vergonzoso de ello. Ese Estado del Sureste de México lleva una década de derramamiento de sangre de heridos y ejecutados por el crimen organizado, aunque en los últimos casi cinco años, desde que sus habitantes creyeron que les iría mejor con el que se les ofertó como “El Gobierno del Cambio”, la impunidad a la delincuencia organizada creció de manera alarmante, a la par de que se puso en jauja la represión policial a los derechos humanos.

Envuelto ya cotidianamente en sangre, Quintana Roo como destino turístico no se repone de un escándalo internacional cuando ya está metido en otro.

Ahora mismo sigue dando la vuelta a más Continentes del mundo la detención de un par de gays canadienses de vacaciones en el destino turístico de Tulum, el pasado domingo 21 de febrero, por darse un beso en la playa.

El periódico británico Daily Mail, además de compartir este video en su ciber-plataforma, hizo de la noticia como una de sus principales con el siguiente encabezado:

  • Una pareja gay canadiense es esposada por policías por besarse en la playa de Tulum, antes de que la multitud enojada obligue a los oficiales a liberarlos 

Y debajo de su encabezado ofreció el siguiente resumen:

  • Una pareja gay de Canadá fue arrestada en una playa de Tulum, México, por supuestamente besarse en una playa en domingo
  • La Policía de Quintana Roo Tulum dijo que sus agentes estaban respondiendo a una llamada de denuncia luego de que se reportaron personas que participaban en ‘actos sexuales vulgares’
  • Los policías fueron confrontados por un grupo enojado de bañistas que exigieron que liberaran a la pareja

Mientras televisoras diversas de los Continentes Americano y Europeo continúan hablando del suceso en esas playas ubicadas a poco más de 130 kilómetros de las de Cancún, este último paraíso turístico que tiene su cabecera en el municipio de Benito Juárez amaneció este jueves 11 de marzo con el hallazgo de un decapitado en un predio abandonado ubicado en la Supermanzana 100 –a espaldas de la base de bomberos de la Avenida Chac Mool–, horas después de que (ayer miércoles) se conocieran de más ataques armados, de ráfagas de plomo contra un presunto prostíbulo de la Región 92, sobre la avenida Francisco I. Madero, y contra una familia (padre, madre e hija) en la calle 18 casi esquina con avenida Kinik.

Lo inverosímil de este caso en el que resultaron heridas la mujer y su hija menor de edad es la versión de que el móvil del ataque es el robo, cuando en su propia versión oficial consigna que fue un ataque directo:

♦ “La familia circulaba en un vehículo compacto, al parecer Smart, y cuando circulaban sobre la calle 18, fueron interceptados por un vehículo, de donde bajó un sujeto armado y disparó contra los ocupantes del vehículo compacto”

La violencia es ya pan de cada día en Quintana Roo, profundizar en ella amerita apartado exclusivo por tantas aristas que se desprenden de la misma, envueltas tanto en impunidad rampante como en supuesta aplicación de millonarias inversiones. Por ejemplo, en equipamiento que en nada se ha reflejado en el combate al crimen organizado, en cámaras de seguridad que no han servido para nada, ni para esclarecer la ejecución del 7 de septiembre del año pasado a las afueras del aeropuerto de Chetumal (capital de la entidad); en cursos de capacitación que ahora están bajo sospecha en su impartición, etc.

En este escenario empieza a emerger de manera preocupante otro fenómeno gubernamental lacerante, el de casos de represión y atentados de sus cuerpos de seguridad a los derechos humanos, como por ejemplo:

♦ El de la represión a tiros a feministas en noviembre del año pasado cuando se manifestaban por el sonado caso de feminicidio de Bianca Alexis, mismo que condujo al momento más álgido el choque de feministas y el gobierno de la 4T por la violencia machista que parece no cesar

♦ Y ahora, la detención de la pareja gay canadiense, que fuera denunciado por Maritza Escalante, delegada municipal de Mujeres en Movimiento Tulum, que el pasado domingo 21 de febrero se encontraba en la playa con su familia en momentos en que se produjo el arresto arbitrario

La conducta homofóbica de policías municipales, dependientes del Mando Único implantado en Quintana Roo, fue grabada y compartida en redes sociales por la propia Maritza Escalante, quien narró que “para mi sorpresa y la de muchos” que presenciaron el hecho, el motivo del arresto fue porque eran gays y se habían besado”.

“Los policías se portaron violentos y daban argumentos como ‘hay familias y niños y no pueden estar viendo esto’. Los subieron a la fuerza a la patrulla y no los dejaban ir. Todos los que estábamos reunidos estábamos molestos al ver la situación. Por más que les decíamos que estaban cometiendo un delito, no los soltaban”, afirmó la mujer, de acuerdo con la página de noticias en redes sociales de Fernanda Tapia, que Wikipedia describe como “locutora, conductora, productora, periodista, guionista, conferencista, cantante y actriz de doblaje mexicana”, además de “simpatizante abierta y afín al gobierno de izquierdas del presidente López Obrador”.

La connotación de este bochornoso escándalo policial es la nula capacitación a los elementos de las corporaciones quintanarroenses sobre lo más elemental: El respeto a la protección de los Derechos Humanos.

El video del arresto acredita pues las violaciones de los derechos humanos basadas en la orientación sexual y la identidad de género.

Por ello, la Comisión de Derechos Humanos en Quintana Roo (CEDHQROO) dio a conocer que inició una queja de oficio y que incluso intervendría la representación nacional en la materia. Hoy, que faltan sólo 10 días para que se cumpla el mes de la arbitrariedad policial, el titular estatal de ese organismo, Marco Antonio Tóh Euán, no ha pasado del protagonismo inicial. Es decir, no ha vuelto a hablar más del asunto, como si pretendiera que el tiempo lo remita al archivo muerto.

Preciso es recordar que los derechos de La Comunidad Lesbiana, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Travesti, Intersexual, Queer –LGBTTTIQ (1), por sus siglas), tienen ya el status de humanos por parte de Amnistía Internacional y Human Rights Watch, y que Quintana Roo se cuenta entre las pocas más de 20 entidades del país que ha reconocido la diversidad sexual.

De más está remarcar que el arresto del par de gay canadienses fue, por ende, arbitraria, ilegal, por lo que su posterior liberación era lo menos que cabía en este asunto.

FOTOGALERÍA DEL DAILY MAIL SOBRE LA ILEGAL DETENCIÓN DE CANADIENSES EN TULUM

Antes de visitar destinos de Quintana Roo, de por sí castigados en la afluencia de visitantes por la pandemia y su violencia, el turismo de diversidad sexual internacional lo pensará dos veces, al menos ahora en que no lo calienta no el sol por la indignación derivada del acontecimiento en Tulum.

Pasarán días para que mengue la intensidad del escándalo, no así, todo parece indicar, la violencia criminal con la que van acostumbrándose a convivir los quintanarroenses, sin ocultar su indignación y hartazgo por ello y su fervoroso deseo de que los días transcurran más rápido de lo acostumbrado para que se apresure el fin del “Gobierno del Cambio” y puedan abrigar nuevas esperanzas de un cambio real, sin espejismo ni timo.


(1) Definición de cada uno de los componentes de las siglas LGBTTTIQ:

Lesbiana: Mujer que se siente atraída erótica y afectivamente por mujeres.

Gay: Hombre que se siente atraído erótica y afectivamente había otro.

Bisexual: Persona que se siente atraída eróticamente y afectivamente por personas de ambos sexos, manteniendo relaciones íntimas y sexuales con ellas.

Transgénero: Persona que se concibe y expresa como perteneciente al género opuesto al que social y culturalmente se asigna a su sexo de nacimiento.

Transexual: Persona que se siente y se concibe como perteneciente al género y sexo opuesto a lo que social y culturalmente se le asigna en función de su sexo de nacimiento y opta por una intervención quirúrgica.

Travesti: Persona que gusta de presentar de forma transitoria o duradera una apariencia opuesta a la del género que socialmente se asigna a su sexo de nacimiento, mediante la utilización de prendas de vestir, actitudes y comportamientos.

Intersexual: Persona que nace con algunas características que son consideradas femeninas y otras que son consideradas masculinas.

Queer: Persona que además de no identificarse y rechazar socialmente al género de nacimiento, tampoco se identifica con el otro género o con alguno en particular.


Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 11 – MARZO