0 0
Read Time:2 Minute, 57 Second


POR MACARIO SCHETTINO



Acarreo, voto forzado o inducido, compra de votos, urnas rellenas, destrucción y quema de urnas, violencia. Al final, consejeros definidos por la lealtad, subordinación o lazo familiar.

En dos renglones, el resumen de la elección de Morena este fin de semana. Si quiere ejemplos, abundan reportajes, y varios colegas los han documentado, incluyendo a Pascal Beltrán del Río y Raúl Trejo Delarbre.

El mismo López Obrador reconoció la existencia de estas prácticas (no podía negar la evidencia), pero minimizó su extensión e impacto. Como de costumbre, afirmó que los conservadores hacían un escándalo sin bases, y utilizó todos los lugares comunes que acostumbra.

Puesto que no hay sorpresa, tampoco este evento cambia significativamente el entorno político nacional. En elecciones constitucionales previas, Morena ha movilizado el voto, amenazando a quienes reciben alguna dádiva (pensión de adultos mayores, becas, jóvenes, sembrando) con perderla si no asisten y votan como deben. Eso harán en el futuro. No han provocado violencia, robado o quemado urnas salvo, ahí sí, casos aislados. Así también ocurría con el PRD, que tenía procesos internos terribles, pero pocas veces trasladaba esas prácticas a las elecciones constitucionales.

Ambos partidos dependían para su estabilidad del control de una sola persona. En el PRI, desde Lázaro Cárdenas, esa persona era el Presidente de la República, caudillo temporal institucional. En el PRD, hubo dos liderazgos: El hijo del General y López Obrador. Nunca pudo el partido salir de la dependencia de una persona.

Morena es similar, con el agravante del tamaño y el poder alcanzado. Es un retorno al país de un solo hombre: Santa Anna, Juárez o Díaz. El actual parece sumar la incompetencia del primero, la necedad del segundo y la edad del tercero. En cualquier caso, todo el movimiento depende de él, y se derrumbará en su ausencia o, antes de ello, su debilidad.

Los tres partidos, PRI, PRD y Morena, compiten por un electorado que aprendió a considerar legítimo ese tipo de organización política: Corporativa, patrimonialista, incluso patriarcal. Es lo que se aprende en primaria, antes que leer o sumar. Es así como el sistema logró perpetuarse y cumplir más de un siglo, aunque recientemente haya perdido un par de veces la Presidencia. El control del Congreso y los Estados, y el corporativismo, nunca salieron de sus manos.

Sin embargo, el sistema tiene vida propia. Los intentos de aggionarmento (Salinas, Peña) generaron una reacción considerable.

En el primer intento, el PRI perdió un tercio de su fuerza, y a su candidato presidencial. En el segundo, perdió la mitad de lo que le quedaba, y la Presidencia a manos no de un Presidente, sino de un caudillo. Perdió la razón de su existencia.

Poco más de la mitad de los votantes continúa respondiendo a ese sistema. Tal vez tres cuartas partes de eso a la versión más actualizada, Morena. Eso no va a cambiar pronto, a menos que el caudillo se derrumbe. En una elección con más de dos opciones reales, la permanencia de Morena en el poder está garantizada, pero no su coherencia interna: no puede haber dos caudillos.

La presión sobre López Obrador es clara. Necesita mostrar fuerza por dos años más, necesita un sucesor(a) dócil, necesita una oposición dividida. Lo demás es lo de menos.-

Tema de la columna “Fuera de la caja”, publicado en el portal del diario “El Financiero”, de Ciudad de México, con el encabezado “Necesidades”

CIUDAD DE MÉXICO

3 de Agosto de 2022

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %