La reciente exclamación del presidente Andrés Manuel López Obrador al comentar por qué no acudió ni acudiría a Tláhuac, a acompañar solidariamente a las víctimas de la Línea 12 del Metro de Ciudad de México, fue abordada por el notable periodista Guillermo Ochoa en su comentario digital “La vida va”.

Haber ido el Presidente a Tláhuac –considera el famoso conductor del ya desaparecido programa “Hoy Mismo” (que conducía en “El Canal de las Estrellas”)–, “le hubiera significado prolongar en los medios aquello que le urge que se olvide”.

–Lo que conviene políticamente es que para las elecciones la tragedia no sea un pero –apuntó, convencido de que “el accidente de Tláhuac no es el último por desgracia, (pues) vienen más, (porque) lo que mal empieza, mal termina”, y “una obra podrida se pudre más”, aunque quienes la hicieron hoy estén cubiertos” por la armadura del poder.

Inquirió quién viajará de nuevo tranquilo en la Línea 12 del Metro y cómo habrán sentirse los padres de familia y las esposas de saber que sus hijos y esposos se transportan por ella o bien trabajan en la misma.

Respecto a las investigaciones, Guillermo Ochoa refirió: “Todos sabemos en lo que terminan las investigaciones exhaustivas cuando involucran al poder, y cuando además hay que hacerlas de prisa, ya para mañana”.

Dentro del contexto de su punto de vista, el comunicador comentó la visita que hizo López Obrador a otro sitio que hace pocos meses fue escenario de otro accidente –la Refinería de Minatitlán–, al día siguiente de su exclamación de ¡Al carajo! Refirió su suposición de que al héroe petrolero que impidió una desgracia mortal y redujo el percance a casi una decena de heridos “le hubiera gustado que no sólo hubiera mencionado su hazaña, sino también su nombre” (que es el de Deckar Israel Hernández Soto).

Cartón tomado de Twitter, de la autoría de PERUJO, cuyos trabajos publica el periódico “El Economista”, de Ciudad de México


Comparó las escenas diametralmente opuestas entre familias con seres queridos que se infectaron de Covid y las de los del Poder que contrajeron el virus, como el propio mandatario.

Hizo un repaso de los 23 mil niños enfermos de cáncer que fueron descobijados de medicamentos en el supuesto afán presidencial de acabar con la corrupción.

–En esa madeja de gato que es la burocracia no había dinero para comprarlas –agregó–. ¡No, no había dinero!, no había dinero para 23 mil niños (enfermos de cáncer), pero se derribó un aeropuerto de primer mundo a medio construir y con el se perdieron al menos mil 100 millones de pesos… ¿por la corrupción… Siií? Pues todos los que en ese aeropuerto invirtieron fueron indemnizados puntualmente o con intereses.

¿Dónde está, cómo vive Emilio Lozoya (Austin, ex-director de Pemex), el actor estrella del sexenio, que desapareció el mismo día que apareció Pío (López Obrador) con sus bolsas de pan.

     Cartón tomado de Twitter, de la autoría de RICTUS, cuyos trabajos publica el periódico “El Financiero”, de Ciudad de México


Más adelante, Guillermo Ochoa puntualizó:

“¡Al carajo, dijo el presidente! No deja de ser un desahogo, un lujo sonoro, per nosotros tenemos un arma, el voto, y ahora estamos muchísimo más obligados a ejercerlo”.

“No es una rabieta la que cambia a un país, ni una ocurrencia, ni un capricho, ni entregar el 90 por ciento de los contratos sin licitación, ni creer que los militares saben, además de su actividad, hacer puertos, refinerías, aeropuertos y que son la única gente honrada”, por lo que en las elecciones venideras “el nuestro ha de ser un voto meditado, informado, maduro”, conceptualizó.

“La boleta estará como el coronavirus, aderezada de partidos, que sólo son comparsa del poder, bocas que maman de la misma ubre y no es poca la leche. Las próximas elecciones nos cuestan más de 28 mil millones de pesos, 28 mil millones de pesos de nuestros bolsillos que tenemos que hacer valer, y sí, ¡al carajo!, pero no al carajo nuestro país. Nuestro país, ¡es de todos, es nuestro país!”, remató.

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos


Ilustración de portada: Cartón tomado de Twitter, de la autoría de RICTUS, cuyos trabajos publica el periódico “El Financiero”, de Ciudad de México


| HECHO DIGITAL | CDMX | 13 – MAYO – 2021 |