Descrito internacionalmente como “Dócil con el narco, violento con las mujeres”, el político de Morena, al que el Instituto Nacional Electoral le anuló la noche de este último jueves (25 de marzo) la candidatura a la gubernatura de Guerrero por no presentar informes de gastos e ingresos de precampaña –léase Félix Salgado Macedonio– amenaza con impedir la celebración de los comicios en esa entidad.

La decisión de la autoridad electoral no fue del agrado, como se esperaba, del fundador de Morena que hoy dirige los destinos de México, el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien reaccionó sobre la descalificación de su amigo en “La mañanera” con la que cerró sus conferencias matutinas de esta semana, en Palacio Nacional.

“‘No nos gustas tú y entonces a ver, busco un pretexto, cualquiera, una excusa. Y te elimino’. Yo nunca lo voy a ver bien y espero que comprendan que no es una intromisión, es una decisión del INE (…) Cómo voy yo a quedarme callado nomás porque soy presidente. Eso para mí es un atentado a la democracia, así de claro, es juego sucio, es antidemocrático”.

Pese a que el senador con licencia y la dirigencia estatal de Morena aseguraron que no se realizó precampaña, el INE detectó que sí hubo diversos mítines y actos proselitistas por parte de Salgado Macedonio, de los cuales no le reportó con una glosa de gastos y ingresos.

La decisión del árbitro electoral espera revertirla Salgado Macedonio en la apelación que interpondrá junto con su partido ante el Tribunal Federal Electoral, pero de no prosperar este recurso, anticipa el propio político, impedirá los comicios para que a final de cuentas “siempre sí sea Gobernador”.

“Aquí el INE se picó el ojo porque no nos conocen, Guerrero tiene historia y nomás que nos diga si quiere elecciones el 06 de junio o no, que nos diga”, advirtió“Se los decimos de una vez, no va a haber elecciones en Guerrero y en el Congreso van a mandar a un gobernador interino y ese gobernador interino va a convocar a una nueva elección en un término de seis meses y de todos modos voy a ser el gobernador de Guerrero, ¿para qué le dan vueltas? Yo no voy para atrás, todo para adelante”, dijo Salgada Macedonio.

“Yo suspendo las apariciones públicas de acuerdo con la ley, pero ustedes, ahora ustedes son Félix, ahora ustedes son toros”, dijo el guerrerense morenista, quien arengó con ¡”Hay toro”! cuando denuncias y señalamientos que pesan en su contra por el delito de violación condujeron a su partido a la farsa de reponer el proceso de selección de candidato a la Gubernatura, en el cual participó de nuevo y culminó con la restitución de la nominación de abanderado.

La mala reputación como político y como persona de Salgado Macedonio ha trascendido las fronteras del país, a grado tal que en Estados Unidos y el Continente europeo se conoce no sólo de sus presuntas tropelías con las mujeres, sino que también de sus presuntos vínculos con el narcotráfico.

La publicación más reciente sobre su pasado, sobre su presunto vínculo con capos de la droga mexicana la publicó la ciber-plataforma digital del prestigioso consorcio alemán de noticias del mundo, Deutsche Welle, el pasado 25 de febrero.

A través de una colaboración de la periodista mexicana especializada en temas del narcotráfico y autora de la columna “Contracorriente”, Anabel Hernández, Deutsche Welle ofrece información que documenta el otro rostro de quien fuera Presidente Municipal de Acapulco de 2006 a 2008.

La publicación refiere que:

En contraste con la violencia ejercida contra las mujeres que lo han denunciado, Salgado Macedonio tiene otra cara: fue un dócil anfitrión del Cartel de los Beltrán Leyva y del narcotraficante estadounidense Edgar Valdez Villarreal, alias “La Barbie”. Durante su gobierno, la ciudad (de Acapulco) se convirtió en punto de arribo de toneladas de cocaína y bodega de drogas.

Documentos de la Fiscalía General de la República (antes PGR) y expedientes judiciales de las cortes federales de Distrito de Columbia y Distrito Norte de Georgia, en Estados Unidos –de los cuales tiene copia la periodista Anabel Hernández–, exhiben que durante el tiempo en que fue Salgado Macedonio el alcalde de Acapulco, Arturo Beltrán Leyva, junto con sus hermanos Alfredo, Carlos y Héctor, así como su brazo derecho “La Barbie” eran mandamás en todo el municipio.

Madriguera de narcos

Revelo la comunicadora a Deutsche Welle información hasta ahora desconocida de las operaciones de dicho grupo criminal en el municipio (guerrerense) y la impunidad con la que operaba, gracias al pago de sobornos a la autoridad local.

Durante el periodo de gobierno de Salgado Macedonio, los Beltrán Leyva y “La Barbie” no sólo utilizaban Acapulco –otrora uno de los puertos turísticos más importantes y conocido de México a nivel internacional– como sede de discotecas, table dance, e infames masacres, sino que además era un importante centro de operaciones.

Ahí, con la protección de las autoridades, incluyendo la Municipal, tenían residencias donde hacían convenciones con otros grupos criminales, cerraban acuerdos de trasiego de toneladas de cocaína provenientes de Colombia, y se reunían con servidores públicos de todos los niveles, incluso federales y militares, para pagar sobornos.

No actuaban de manera invisible o discreta; al contrario, viajaban por la ciudad en caravanas de automóviles lujosos. Según el expediente de la Corte de Georgia, “La Barbie” hacía que durante el día su personal se vistiera de traje y corbata, y en las noches con ropa de moda para ir a los clubes nocturnos del puerto.

El grupo de narcos tenía escoltas con armas largas y cortas en las puertas de las diversas residencias que ocupaban en los exclusivos fraccionamientos Las Brisas y Las Brisas Guitarrón, sin que la autoridad municipal los molestara.

De acuerdo a uno de los documentos de los que tengo copia, según el narcotraficante Sergio Villarreal Barragán alias “El Grande”-lugarteniente de los Beltrán Leyva- incluso a una de esas residencias llegó el general Mario Arturo Acosta Chaparro, ejecutado en la Ciudad de México en 2012. Se reunió  directamente con Arturo Beltrán Leyva entre 2007 y 2008, para recibir más de 500 mil dólares que repartiría entre otros militares.

En el libro “El Traidor. El diario secreto del hijo del Mayo”, ya había revelado la periodista Anabel Hernández que Acosta Chaparro era un enviado el gobierno del entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa, para negociar secretamente con grupos del narcotráfico mientras públicamente decía encabezar una guerra contra el narcotráfico.

De la bahía de Tumaco a las playas de Acapulco

Durante la Presidencia Municipal de Salgado Macedonio, las playas de Acapulco se convirtieron en punto del rutinario arribo de toneladas de cocaína proveniente de Colombia y otros puntos de Sudamérica, que mayoritariamente era enviada al mercado de Estados Unidos y una parte se quedaba en el puerto para su venta local.

“Valdez usó el puerto para coordinar la importación de cocaína desde Colombia y otros países de América del Sur utilizando lanchas rápidas y aviones, incluidos envíos de hasta 3.000 kilogramos a la vez”, se afirma en el expediente criminal abierto contra Valdez Villarreal en Georgia, cuya veracidad ya fue probada y juzgada. “La Barbie” fue sentenciado en 2018 a 49 años de prisión.

La cocaína que llegaba a Acapulco venía de la Bahía de Tumaco, Colombia, y era enviada por el grupo criminal encabezado por los hermanos Víctor y Dairo Valencia Espinosa, mejor conocido como Clan de los Piraña detenidos en la Ciudad de México en 2010.

Otros cargamentos eran gestionados por Harold Mauricio Poveda alias “El Conejo”, también narcotraficante colombiano que operaba con “La Barbie” y los Beltrán Leyva.

“La Barbie” usaba Acapulco como su bodega de drogas. Ahí almacenaba y procesaba los envíos, para lo cual “pagó sobornos a las autoridades locales para proteger su operación”, quedó asentado en la Corte de Georgia. Gracias a esas operaciones, Valdez Villarreal pudo ampliar el tráfico de drogas a Estados Unidos, particularmente a Atlanta.

En 2009, “La Barbie” rompió con los Beltrán Leyva, fue detenido en 2010 y extraditado a Estados Unidos. Aunque ahora está en prisión, la huella criminal que dejó en Acapulco, con la complicidad de las autoridades, sigue presente con terribles repercusiones para la población y la economía del puerto.

Su grupo se subdividió en diversas células que comenzaron a dedicarse al narcomenudeo, extorsión y cobro de piso, generando una guerra territorial en el municipio.

Algunos de esos grupos son conocidos como La Barredora y “Cartel Independiente de Acapulco” que ahora tiene una guerra con el Cartel Jalisco Nueva Generación por el control.

Ricardo Monreal, el protector de Salgado Macedonio

En cualquier otro país, los antecedentes de Salgado Macedonio no sólo lo descalificarían para ser gobernador, sino para ocupar cualquier cargo público. Pero en México parece que a toda costa será mantenido como candidato de Morena.

Distintos integrantes del partido fundado por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), me han explicado la razón. Afirman que Salgado Macedonio es una posición concedida a Ricardo Monreal, líder de la fracción parlamentaria del partido en el Senado como parte del reparto entre los grupos de interés, tribus, que controlan el partido apenas fundado oficialmente en 2014.

Monreal es un importante aliado de AMLO y operador para sacar adelante las propuestas legislativas de su gobierno, con alianzas subterráneas con el PRI, y quien por su cercanía con el presidente tiene mucho poder en el partido. Él  promovió las candidaturas a gobernador de varios senadores esperando que estos ganen la contienda electoral y a su vez le paguen el favor apoyando su candidatura presidencial para el 2024, me afirmaron morenistas.

Salgado Macedonio es actualmente senador con licencia de Morena y su candidatura fue promovida por Monreal, quien lo ha defendido públicamente de las acusaciones de delitos sexuales que hay en su contra.

También se le adjudica la candidatura del senador Rubén Rocha Moya a la muy sensible gubernatura de Sinaloa. Al igual que la del senador Salomón Jara al gobierno de Oaxaca. Y la de su propio hermano, David Monreal, como candidato al gobierno de Zacatecas.

El líder nacional de Morena, Mario Delgado, ha dicho que fue una encuesta de popularidad lo que definió la candidatura de Salgado Macedonio, pero otros morenistas afirman que no es así. Como ejemplo citan el caso de Michoacán. De acuerdo a la información interna del partido, quien ganó la encuesta interna para ser candidato de Morena en ese estado fue el senador Cristobal Arias, otra posición de Monreal, pero se impuso el candidato de la familia de Cuauhtémoc Cárdenas y su hijo Lázaro Cárdenas, Raúl Morón. Ante el revés, Monreal habría autorizado a Arias ser candidato a la gubernatura de la alianza formada por PAN-PRI-PRD.

“El caso de Salgado Macedonio es vergonzoso y deplorable, pero las tribus se han apoderado rápidamente del partido, dan más prioridad a sus intereses personales que a los de la nación y se pagará un precio. El proceso de descomposición que vivimos en el Partido de la Revolución Democrática (PRD, al que también pertenecía AMLO) se llevó más de 15 años, aquí en Morena está sucediendo lo mismo en la mitad del tiempo”, dijo un morenista (digno de crédito) a la periodista Anabel Hernández, quien considera que, además de Morena, también Ricardo Monreal cargará personalmente con el costo de la imposición del ex alcalde de Acapulco dócil con los narcos y violento con las mujeres.- (De Nuestra Redacción con información de Agencias y la colaboración de la periodista Anabel Hernández para “Deutsche Welle”)

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 27 – MARZO – 2021 |