El favorito León es echado de la liguilla del Apertura 2019, en el propio Nou Camp, por Monarcas: 1-2 (marcador global 4-5)

Un juego que arrancó con dominio de León, que fue el equipo en tener las oportunidades más claras en el inicio del primer tiempo. Luego vino la reacción de Morelia, que inclinó la balanza en la posesión del balón, sin embargo, ninguno de los dos equipos pudo inaugurar el marcador en el primer tiempo, por lo que se fueron igualados sin goles al descanso.

En la parte complementaria, León dio el primer zarpazo con un gol de Ismael Sosa, quien disparó sin ángulo y superó a Sebastián Sosa. Parecía que la serie estaba definida para La Fiera, pero no fue así.

Vino la reacción de Morelia, con un cabezazo de Miguel Sansores para superar a Rodolfo Cota e igualar el marcador, y con ello darle vida a Monarcas, que vivió su mejor momento en el encuentro.

Minutos más tarde se concretó la obra del cuadro michoacano, gracias a un disparo del peruano Edison Flores que fue desviado por Miguel Herrera para terminar al fondo de las redes y decretar el 2-1 definitivo.

Al 83′, el juego tuvo que ser interrumpido durante dos minutos por el árbitro del encuentro, Marco Antonio Ortiz, debido a que los aficionados gritaron en reiteradas ocasiones al portero de Morelia.

Posteriormente, se reanudó el encuentro con 7 minutos de compensación en los que León marcó el gol del empate por conducto de Ángel Mena, pero luego de ser revisado en el VAR, el central decidió anularlo por una supuesta falta del mismo futbolista ecuatoriano.

Llegó otra jugada de peligro en la que se ahogó el grito de gol para los aficionados de León, pues José Juan Macías estrelló su remate en el larguero.

De esta forma, Morelia clasificó a las semifinales del futbol mexicano, a pesar de que en el papel, partían como el rival más débil de toda la Liguilla. (Reseña de La Opinión – 30/XI/2019)