Tras dar un manotazo a una feligrés que lo cogió con cierta brusquedad de una mano y lo jaló hacia ella: ” Toda violencia infligida a la mujer es una profanación de Dios”, refirió en acto de arrepentimiento

El Papa Francisco ofreció disculpas por el manotazo que asestó a una feligrés, cuando esta, dentro del marco de la homilía de Año Nuevo, tomó de una mano al Sumo Pontífice y con cierta brusquedad lo jaló hacia ella. Francisco, claramente disgustado, se liberó de la mano de la mujer y le dio un manotazo en el brazo. 

Este suceso se viralizó en redes sociales y sobre el mismo, que llamó y reconoció como “mal ejemplo”, se disculpó.

El arrepentimiento Papal aconteció tras la homilía en la que recriminó la violencia hacia las mujeres, lo que es -comparó-, como profanar a Dios.

El incidente del Papa Francisco con la feligrés se produjó durante la última noche de 2019, cuando caminaba en la Plaza de San Pedro.

“Muchas veces perdemos la paciencia, incluso yo, y me disculpo por el mal ejemplo de ayer”, dijo el Papa a miles de peregrinos reunidos en la Plaza de San Pedro, este miércoles uno de enero (2020), en la parte final de la tradicional misa de Año Nuevo.

-Toda violencia infligida a la mujer es una profanación de Dios. Cuántas veces el cuerpo de la mujer se sacrifica en los altares profanos de la publicidad, del lucro, de la pornografía, explotado como un terreno para utilizar. El cuerpo de la mujer “debe ser liberado del consumismo, debe ser respetado y honrado” -finalizó. – (Redacción de HECHO DIGITAL con información de Agencias -01/I/2020)