Recuento de sonados ataques en el Centro y Norte del país, con saldo de muertos como en el Colegio Cervantes de Torreón (Coahuila), que afligieron a los mexicanos

Hasta hace algunos años, los tiroteos al interior de los planteles escolares eran tragedias que solo se veían en los Estados Unidos, y ocasionalmente en Europa; sin embargo, las cosas han cambiado: hoy en día son una cruda realidad en México, consigna en su portadade este sábado 11 de enero (2020) el diario digital argentino “Infobae”.

Da cuenta de que cada vez son más frecuentes estos ataques en escuelas del país, cometidos tanto por alumnos menores de edad que consiguen armas de fuego buscando venganza, como por adultos infiltrados con intereses externos.

El más reciente caso -refirió- sucedió la mañana de este viernes 10 de enero cuando un alumno de 12 años de edad ingresó al Colegio Cervantes de Torreón, Coahuila, con dos armas de fuego que utilizó para disparar en contra de dos maestros y cinco de sus compañeros, quitándole la vida a su profesora y posteriormente, arrebatándosela él mismo.

Este suceso no es el único que ha consternado al país en los últimos años, “por lo que hacemos un recuento de algunos tiroteos mortales registrados en colegios de México”.

Balacera entre narcomenudistas dentro de la máxima Casa de Estudios

La tarde del viernes 23 de febrero de 2018, una serie de detonaciones dentro del campus de Ciudad Universitaria, al sur de la Ciudad de México, alertó a la comunidad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Se trataba de un enfrentamiento entre narcomenudistas, ajenos a la institución, pero que desde hace varios años suele operar en la zona de los frontones, cerca de la Facultad de Ingeniería. La riña dejó dos hombres gravemente heridos, de 20 y 29 años de edad, los cuales fallecieron más tarde en la Clínica 8 del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Horas después, la policía capitalina capturó a dos hombres con pistolas, droga y manchas de sangre en las inmediaciones del campus. Al rendir declaración, afirmaron que un sujeto identificado como “El Güero”, líder de un grupo de narcomenudeo en Coyoacán, fue quien baleó a sus rivales.

Según investigaciones de las autoridades, desde la caída de Felipe de Jesús “El Ojos”, líder del Cártel de Tláhuac, Ciudad Universitaria es disputada por los grupos criminales de la Unión Tepito y Los Rodolfos, de Xochimilco.

El ataque en el Colegio Americano del Noroeste

El 18 de enero de 2017 dentro de un aula del Colegio Americano del Noroeste, en Monterrey, Nuevo León, un estudiante de 15 años, sacó un arma y abrió fuego contra la profesora y otros tres compañeros de su grupo. Después, cargó la pistola nuevamente y la accionó contra sí mismo, perdiendo la vida horas más tarde en el hospital.

La profesora, de 24 años, murió dos meses después en el hospital, mientras que los otros tres alumnos lograron sobrevivir milagrosamente, aunque dos de ellos con daño neurológico. De acuerdo a las investigaciones, el padre del menor es aficionado a la cacería y fue él quien le enseñó a manejar armas, aunque nunca se la proporcionó.

Este grado de violencia fue inédito en el país, por lo que obligó a las autoridades encargadas de la educación en el país a establecer medidas de seguridad en las escuelas para evitar nuevos incidentes.

El accidente con la pistola tipo pluma en el Conalep de Azcapotzalco

Ese mismo año, pero el 25 de marzo, en plena clase de computación, un estudiante del Conalep 106, ubicado en la alcaldía Azcapotzalco, en la Ciudad de México, accionó por accidente una pistola tipo pluma, calibre 22, cuando se la mostraba a un compañero, lesionándolo en el muslo.

Luego del incidente, el responsable tiró el arma en un bote de basura del plantel, en donde fue encontrada más tarde. Tanto el agresor como la víctima aceptaron de que se trató de un accidente.

Las autoridades confirmaron que fue a través de redes sociales donde le ofrecieron el arma al alumno y él la compró. Incluso, la transacción se dio en una estación del Metro.

Acribillado en secundaria de Atizapán

En mayo del 2014, un estudiante de tan sólo 15 años disparó y mató a uno de sus compañeros de clase, con quien mantenía una pelea dentro de la Escuela Secundaria 574, “Gustavo Baz Prada”, ubicada en el municipio de Atizapán, Estado de México.

Según las autoridades del plantel, el agresor logró burlar el operativo “Mochila Segura”, escondiendo el arma en la manga del suéter.

La víctima falleció al día siguiente en el hospital de traumatología de Lomas Verdes, de la misma entidad; mientras que el agresor fue detenido y trasladado a la Escuela de Reintegración Social para Adolescentes en Zinacantepec.

Padre de familia mata a directora de “Winston Churchill School”

El 13 de junio de 2007, un padre de familia ingresó armado al colegio privado Winston Churchill School, ubicado al sur de la Ciudad de México, para disparar en el rostro de la directora de preescolar, Carla Jiménez Baños, causándole la muerte.

Según algunos testigos, antes del ataque el agresor, identificado como Fernando Martínez, le había reclamado a la directora un caso de presunta violación a una menor.

“Mochila segura”, ¿una solución?

Este operativo se desarrolló originalmente tras la creación del Programa Nacional Escuela Segura, en 2010 y durante la gestión de Alonso Lujambio (1962-2012) al frente de la Secretaría de Educación Pública (SEP), con el objetivo de reforzar en las escuelas un ambiente sin violencia y que las instituciones públicas y privadas lleven a cabo la revisión y vigilancia dentro de las instalaciones, recuerda “Infobae”.

Para ello, prosigue, los directivos y profesores deben realizar una inspección a las mochilas de los estudiantes para constatar que éstos no porten objetos que puedan utilizar para agredir, como armas o sustancias tóxicas.

Asimismo, indica, los padres de familia también deben analizar que sus hijos no carguen objetos que puedan afectar la salud física o moral de la comunidad estudiantil.

De acuerdo con la SEP, todas las instituciones que forman parte de la dependencia, deben contar con ese programa de revisión. Sin embargo, existen un sinnúmero de instituciones educativas en el país donde se ha dejado de llevar a cabo con el argumento de que los padres de familia se oponen.

Incluso, Juan Martín Pérez García, el director de Red por los Derechos de la Infancia en México (REDIM), está en desacuerdo. Pues tras el tiroteo en el Colegio Cervantes, enTorreón, expresó su consternación por el lamentable hecho, pero al mismo tiempo pidió que no se lleve a cabo esta práctica que ha sido muy cuestionada y que tiene controversias judiciales por presuntamente violar los derechos de los niños. “Esto no ha solucionado el problema”, aseguró.

“Este pequeño de 11 años nació en un país en guerra; nuestra sociedad reproduce esta dinámica armada y claramente se tiene el mensaje de que las cosas se resuelven con violencia”, añadió el activista.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que es importante fortalecer el programa “Mochila Segura“, pero insistió en que lo más significativo es reforzar los valores en las familias mexicanas.

HECHO DIGITAL – CDMX – 11/I/2020