Por ahora son como “cajas de sorpresas”: Una experta indudable, una esperanza razonable y dos enigmas


Desgraciadamente, la política mexicana no permite conocer con seguridad al candidato ganador de una elección o selección sino hasta que asuma el poder o el cargo.

Este desconocimiento acerca de lo que hará el individuo en quien depositamos nuestra confianza a través del voto es lo que propicia el desencanto o frustración de creciente número de ciudadanos que se alejan cada vez más de las urnas.

Ahí tenemos, por ejemplo, el caso de los cuatro políticos que este miércoles 22 de julio fueron designados nuevos consejeros del Instituto Nacional Electoral por la Cámara de Diputados.

Esta mañana de jueves 23 de julio corrió como reguero de pólvora la versión de que Carla Astrid Humphrey Jordán, como nueva Consejera del INE, desempeñará el rol de “Fiscal” financiera lo mismo de recursos que ejerce el organismo electoral que los partidos políticos bajo el rubro de “financiamiento público”. La hipótesis se basa en que llega al Instituto procedente de la Unidad de Inteligencia Financiera

Es cierto, el proceso concluyó con una votación casi unánime en favor de Norma Irene de la Cruz Magaña, Carla Astrid Humphrey Jordán, José Martín Faz Mora y Uuc-kib Espadas Ancona con 399 votos en favor, cinco abstenciones y cinco votos en contra.

Sin embargo, los cuatro son unas auténticas “cajas de sorpresas” acerca de su actuación como consejeros electorales.

De los cuatro, sólo una, Carla Astrid, parece tener sólidas credenciales como funcionaria electoral por su largo y activo papel interno, tanto en el IFE –hermano mayor del INE— como en el Instituto Electoral del DF (ahora de Ciudad de México), y externo, como experta electoral de la OEA).

De los tres restantes, sólo uno, José Martín Faz Mora, tiene breve experiencia –de seis años— como funcionario electoral en su natal San Luis Potosí.

Y los dos restantes. Norma Irene de la Cruz, más bien nos lucen como “operadores políticos” (se les dice “grillos” en la jerga) sin experiencia en la organización de elecciones.

Norma Irene fue “asesora” del Gobernador chiapaneco Rutilio Escandón y Uuc-Kib hizo lo mismo con legisladores perredistas de Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

Sin embargo, por ser un enigma su actuación en el futuro cargo, tendremos que esperar a ver cómo se desempeñan y a darles el beneficio de la duda.

En la mañanera de este jueves 23, López Obrador felicitó a los cuatro y les pidió ser imparciales y honestos y que no se sometan a las presiones de ningún partido político o Gobierno.

Vamos a ver si el “póker” consejeros acatan estas recomendaciones venidas de un “viejo lobo de mar con los colmillos retorcidos”.


| HECHO DIGITAL | OPINIÓN | CDMX | 23 – VII – 2020 |