Candente, controversia por 150 millones de pesos otorgados por Bancomext con autorización de Nacional Financiera al principal productor de documentales del presidente Andrés Andrés Manuel López Obrador y amigo de éste, Epigmenio Carlos Ibarra Almada



“Los privilegios que algunos perdieron, ahora los reciben otros. Es cosa de tener buenos amigos. Como siempre”

Con este punto de vista, Brozo resumió el crédito por el monto de 150 millones de pesos que el Gobierno Federal otorgó en plena pandemia –a través de Bancomext y la autorización también de Nacional Financiera–, sin tratarse de un empréstito esencial, a Productora Argos Comunicación, que detenta el principal productor de documentales del presidente Andrés Andrés Manuel López Obrador y amigo de éste, Epigmenio Carlos Ibarra Almada.

El crédito sobre el que opinó en Twitter el comediante Víctor Alberto Trujillo Matamoros, quien da vida al personaje del payaso especializado en la sátira política, trascendió por una investigación de los periodistas del medio de comunicación LatinUs, Mario Gutiérrez Vega y Arely Quintero, fundamentada en documentos oficiales del propio Bancomext.

Las pesquisas periodísticas fueron dadas a conocer en el programa periodístico semanal de Carlos Loret de Mola Álvarez en la ciber-plataforma de LatinUs, el pasado jueves 18 (del mes en curso), refieren que llama poderosamente la atención que el crédito será cubierto en las postrimerías del gobierno de López Obrador, quien restó importancia a la información presentada por Loret de Mola al justificar el crédito que no se cuestiona en el terreno de la legalidad, sino de los privilegios.

Al beneficiado, Ibarra Almada, no le quedó más que aceptar que sí recibió tal crédito por parte de Bancomext y, a través de su espacio de opinión en el periódico “Milenio“, de Ciudad de México, ofreció sus argumentos sobre el por qué del mismo.

La relevancia que cobró el tuit de Brozo en la opinión pública es por los lazos de afecto que tanto López Obrador como Ibarra Almada han trasladado a las redes sociales. La amistad de ambos –refiere el portal digital de “Infobae“–, se remonta a principios del año 2000, cuando el productor se unió al proyecto político de, ahora, presidente de la República.

Brozo, como crítico del gobierno de AMLO, no es santo de la devoción de Ibarra Almada, quien tres días antes de la revelación del crédito referido opinaba del cómico lo siguiente: (Es) “un hombre que se disfraza de payaso. Un payaso que se disfraza de periodista. Un periodista que se vende al viejo régimen”.

Dada la cercanía de López Obrador e Ibarra Almada –por cierto uno de los tantos críticos recalcitrantes de los ex-presidentes Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto desde la barrera de la 4T–, al intelectual se le identifica como el mayor propagandista del político tabasqueño y su gobierno por los documentales que su empresa fílmica le ha elaborado al Presidente.

El argumento de AMLO sobre el crédito millonario es que se le otorgó a Argos Producciones, con la autorización de Nacional Financiera y Bancomext, es que era sujeto de crédito para recibir 150 millones de pesos. El quid del asunto, de acuerdo con Loret, es el privilegio a medios que hablan bien del gobierno, lo que López Obrador quiso contrarrestar con que varías empresas que se han visto beneficiadas también por la banca de desarrollo gubernamental, como es el caso de la empresa Kimberly Clark, de la que forma parte uno de los opositores a su gobierno, Claudio X. González. Empero, el mandatario no indicó si su gobierno es el que autorizó un crédito a esa compañía de la que es integrante su adversario, algo que se antoja difícil por el encono entre las partes.

Por su lado, Ibarra Almada al salir al paso del asunto lo hizo dirigiéndose exclusivamente a la opinión pública, demeritando la investigación de LatinUs, presentada por Loret de Mola: “Quien desfigura la realidad y la convierte en espectáculo, mezclando mentiras con medias verdades para hacer sus montajes, no merece respuesta; la sociedad sí”.

A través de un video publicado en su cuenta de Twitter, Ibarra aclaró que su productora -la cual fundó hace 29 años con su esposa Verónica Velasco, Carlos Payán y Hernán Vera- no obtuvo el préstamo por “palancas, influencias o recomendación presidencial”.

Aseguró que el préstamo no fue solicitado para hacer frente a circunstancias de la pandemia, ya que fue pedido “mucho antes de que el nuevo coronavirus hiciera su aparición en China”. Además, dio a conocer que como garantía de pago se estableció un fideicomiso, en el que la empresa depositó una parte de sus ingresos, provenientes de contratos que  tiene en Estados Unidos, “para que el banco lo tome y aplique directamente al pago de los intereses y del capital de la deuda”.

También en su cuenta en Twitter, Ibarra Almada refirió:

“El racismo hilvana a los conservadores de los siglos XIX, XX y XXI. Tenemos una derecha que huele a rancio y que vive permanentemente encolerizada. Una derecha obsesionada con mantenerse en el poder a toda costa, que considera la democracia un estorbo y la usa como coartada”.

En esa propia red social expuso que esa misma oposición en contra del gobierno el presidente Andrés Manuel López Obrador es la que es servicial a la administración e su homólogo Joe Biden.

“Con el mismo odio, sintiendo el mismo miedo que, sintieron los conservadores del SXIX frente a Juárez y las Leyes de Reforma, actúan hoy frente a la 4a Transformación y AMLO. A falta de un Napoleón III se arrodillan ante Biden”, escribió en un posterior tuit.- (De Nuestra Redacción con información de Agencias y Noticieros de Radio y Televisión de Ciudad de México)

Si te ha parecido interesante, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 22 – MARZO – 2021 |