Podría recibir pronto el tiro de gracia el movimiento de “poli-federales” opuestos a pasar a la Guardia Nacional

Genaro García Luna, el ex jefe policiaco federal caído en desgracia, puede ser el pretexto ideal para dar el tiro de gracia al movimiento de agentes de la Policía Federal opuestos a convertirse en integrantes de la Guardia Nacional.

Los agentes reacios al cambio han sido un “dolor de cabeza” para el actual Gobierno con persistentes plantones y bloqueos viales en sitios estratégicos.

En varias ocasiones, los ex “poli-federales” han desquiciado las actividades en el aeropuerto capitalino e impedido el viaje de pasajeros en los vuelos pactados, con las consiguientes pérdidas para aerolíneas y contratiempos para los usuarios.

Por eso, el anuncio presidencial de que serán despedidos todos los que trabajaron con García Luna parece la medida idónea para desintegrar el movimiento policiaco de protesta.

Para ser más precisos, los servidores públicos que hayan participado en el sector de la seguridad pública con Genaro García Luna y que se mantengan en el gobierno serán separados de sus cargos.

Hay que recordar que la Policía Federal  fue un cuerpo con carácter de órgano desconcentrado de la Secretaría de Gobernación creado a partir de una restructuración de la Policía Federal Preventiva.

Con la publicación de la Ley de la Policía Federal en el Diario Oficial de la Federación el 1 de junio de 2009, por el Presidente Felipe Calderón, se convirtió en brazo operativo en la lucha contra la delincuencia organizada.

La Policía Federal fue oficialmente disuelta el 1 de octubre de 2019, tras un largo proceso de absorción en conjunto a la Policía Militar y la Policía Naval, y sus recursos humanos, materiales y financieros asignados a la Guardia Nacional, creada por el Presidente Andrés Manuel López Obrador.— (Apunte editorial de HECHO DIGITAL con información de los portales de Excélsior y Wikipedia – 13/XII/2019)