Padres de familia piden intervención del Gobierno del Estado; Amenazas de no entregar documentos clave

POR JOSÉ CORTAZAR NAVARRETE

Padres de familia y estudiantes de escuelas particulares de Yucatán han dado a conocer vía comentarios y textos de grupos de “whatsapp” (WS) las presiones de parte de los planteles para pagar las colegiaturas, incluyendo el periodo de cierre por la pandemia.

Esas presiones, añaden, consisten en postergar exámenes extraordinarios o cancelar la expedición de documentos que requiere el alumno para continuar sus estudios.

Ante el inminente término del ciclo escolar, los colegios han enviado mensajes a padres de familia y alumnos pidiendo sean saldados los adeudos, incluidos los meses de julio y agosto, si desean que los estudiantes reciban los documentos en tiempo y forma.

Padres de familia del Instituto Comercial Bancario, de la Universidad Latino, del Colegio México, dieron a conocer exigencias y presiones para cubrir cuotas atrasadas.

Además, se les exige pagar los meses vacacionales (julio y agosto), así como el costo de exámenes extraordinarios en el caso de alumnos que adeudan materias.

Tanto estudiantes como padres de familia solicitaron vía WS la intervención del Gobierno del Estado para resolver el asunto, del que pocos quieren hablar públicamente “por temor a represalias”-.

Con esta restricción de dar a conocer las identidades de los declarantes, HECHO DIGITAL expone los siguientes problemas, que deberán ser investigados en lo individual:

  • Juan Carlos S., estudiante del segundo semestre de carrera en el Instituto Comercial Bancario, indicó que este ha enviado insistentes mensajes para cubrir las colegiaturas de marzo, abril y mayo, en su caso con recargos para quienes se han atrasado, además de los dos meses de vacaciones (julio y agosto).

Detalló que para los padres es difícil desembolsar de una sola vez cinco meses de colegiaturas, además de cobros por exámenes, que no se realizarán, ya que los cursos se continuaron “en línea”.

  • J.C. dijo que al menos tres de sus compañeros provienen de municipios donde la situación económica es apremiante y han solicitado renegociar la deuda sin muchas posibilidades.

Manifestó que los estudiantes deben pagar las colegiaturas los primeros quince días del mes, y de no hacerlo se cobran recargos.

Si el adeudo se prolonga, los maestros retiran las contraseñas de las plataformas donde reciben tareas y proyectos, lo que los obliga a abandonar sus estudios.

  • Manuel J., padre de familia, explicó que su hija cursa el segundo semestre de carrera en la Universidad Latino, que inicialmente dio un plazo para cubrir los adeudos, pero ahora esta facilidad ha sido suprimida.

Ahora se exige cubrir mensualidades completas y el pago bimestral de vacaciones, o de lo contrario, el alumno no recibirá calificaciones.

  • Lizbeth G., madre de familia y empleada, expuso en plática telefónica que sus dos hijos estudian en un colegio particular de la zona norte de Mérida, el cual está cobrando mensualidades completas y también anticipos de inscripción al siguiente curso, una situación que no estaba prevista.

De momento, dijo, no puedo pagar las cuotas y los anticipos, porque suman cerca de 14 mil pesos, y si no liquida, no entregarán calificaciones ni certificados de estudios.

Inicialmente había pensado buscar una escuela más económica, pero se negaron a darle los documentos de sus hijos si no pagaba todo el adeudo.— (Colaboración especial para HECHO DIGITAL / 5-VI-2020)