El difunto esposo de la reina Isabel II del Reino Unido, el Príncipe Felipe, será sepultado hasta el sábado venido: Las exequias serán dentro del marco de una ceremonia discreta, pero llena de tradición y colorida



Hasta el el sábado de la próxima semana será sepultado el cuerpo del príncipe Felipe –el difunto esposo de la reina Isabel II del Reino Unido que era definido como popular, aunque no políticamente correcto–,  en una ceremonia que será colorida y llena de tradición, pero discreta para los estándares reales.

Felipe, que era oficialmente duque de Edimburgo, murió pacíficamente en el Castillo de Windsor el viernes por la mañana a la edad de 99 años. Era el consorte más antiguo de la nación –un término dado a la pareja de un monarca reinante–, y estuvieron casados durante 73 años.

Felipe de Edimburgo y la reina Isabel estuvieron casados 73 años

Harry, el duque de Sussex, asistirá al funeral de su abuelo, pero su esposa, Meghan, la duquesa de Sussex, no estará presente, informó un portavoz del Palacio de Buckingham. La pareja vive en California y un médico le aconsejó a la duquesa, que está embarazada, que no viaje al Reino Unido, dijo el portavoz.

La pareja tuvo una explosiva entrevista con Oprah Winfrey que fue emitida en marzo, en la que contaron su versión de la historia sobre su ruptura con la familia real, haciendo acusaciones contra algunos de sus miembros y el establecimiento.

De acuerdo con la cadena de noticias estadounidense CNN, los antiguos planes funerarios del príncipe Felipe se han adaptado para acatar ciertas restricciones por el covid-19, y fueron eliminados todos los elementos habituales que implican el contacto con el público. El Colegio de Armas, que supervisa muchos aspectos ceremoniales del trabajo de la familia real, confirmó anteriormente que el duque no estaría en ningún lugar accesible al público, que podría haber visto a miles de personas haciendo fila para ver su ataúd.

Las medidas actuales contra el virus en Inglaterra limitan el número de personas que pueden asistir a los funerales a 30.

En un guiño a la preferencia del duque por conducir él mismo, sin chofer, su ataúd será transportado por un Land Rover desde el Castillo de Windsor hasta la Capilla de San Jorge, para la ceremonia.

La procesión comenzará a las 2:45 p.m. (8:45 a.m. hora de México) y será conducido desde el Castillo de Windsor por una banda de guardias de granaderos, junto con varios jefes de unidades militares. Un grupo de la Royal Navy canalizará el «Still» mientras que el Land Rover se estaciona al pie de West Steps. Habrá un saludo de armas y un minuto de silencio nacional antes de la ceremonia nocturna.

La muerte del duque se ha conmemorado de una manera algo austera, ya que la casa real y el gobierno del Reino Unido han pedido al público que no recolecte ni deje flores en las residencias reales, debido a que el país todavía se encuentra bajo estrictas restricciones por la pandemia.

Pero los saludos con armas se llevaron a cabo en todo el país, con baterías disparando 41 rondas, a una ronda por minuto, en el Castillo de Windsor, la Torre de Londres en la capital y en el Castillo de Edimburgo en Escocia, entre otros lugares. Australia, una nación de la Commonwealth, también presentó sus respetos con un saludo con armas de fuego frente al Parlamento en la capital, Canberra, el sábado por la mañana.

Los homenajes han llegado desde el Reino Unido y el extranjero para el duque, que recientemente había pasado un mes en dos hospitales de Londres, sometido a una cirugía cardíaca y tratamiento para una infección, antes de regresar a mediados de marzo al Castillo de Windsor.

Al rendir homenaje en una declaración televisada, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que el duque se había «ganado el afecto de generaciones aquí en el Reino Unido, en toda la Commonwealth y en todo el mundo» y que vivió con una ética de servicio.

«Como el experto conductor de carruajes que era, ayudó a dirigir a la familia real y la monarquía de modo que siga siendo la institución indiscutiblemente vital para el equilibrio de nuestro camino nacional. Fue un ambientalista y un campeón del mundo natural, durante mucho tiempo, antes de que estuviera de moda», afirmó Johnson.

No obstante, el duque también fue una figura controvertida. Para muchos británicos, su característica definitoria no era su servicio público, sino sus comentarios espontáneos y, a menudo, ofensivos, incluidos algunos que eran innegablemente racistas.

La BBC dijo el viernes que recibió quejas por el demasiado tiempo de transmisión dedicado a la muerte del duque, luego de que la emisora ​​pública cancelara horas de su programación habitual para dar paso a una cobertura de total de la vida y muerte de Felipe.

A pocas horas de conocerse la noticia del Palacio de Buckingham, la BBC creó un formulario de comentarios específico debido al gran volumen de quejas.

La cobertura especial implicó que algunos de los programas más vistos del Reino Unido, incluida la telenovela EastEnders y el final del concurso de cocina MasterChef, fueran retirados del aire.

Pero la nación está oficialmente en ocho días de luto, como se anunció el viernes, y habrá otros homenajes al duque en la vida pública.

Los jugadores de la Premier League inglesa llevarán brazaletes negros, y «habrá un minuto de silencio antes del inicio de todos los partidos de la Premier League … durante todo el fin de semana», anunció la organización.

Se lanzó en línea un libro de condolencias en el sitio web oficial de la familia real, al tiempo que se unieron al gobierno británico para pedir que «los miembros del público consideren hacer una donación a una organización benéfica en lugar de dejar tributos florales en memoria del duque de Edimburgo».

Las campanas de la Abadía de Westminster de Londres, donde el príncipe Felipe se casó con la reina Isabel hace más de 70 años, sonaron 99 veces el viernes por la noche en su honor, mientras que la bandera británica –la Union Jack–, ondea a media asta en los edificios gubernamentales.

Luego de darse a conocer el lamentable fallecimiento del príncipe Philip la mañana de este viernes 9 de abril, las reacciones por parte de diversas personalidades no se hicieron esperar, y utilizaron las redes sociales para expresar su sentir por esta triste noticia.
 
Y aunque varios políticos, celebridades y deportistas enviaron sus condolencias por el fallecimiento del duque de Edimburgo, muchos esperaban la respuesta por parte del príncipe Harry y Meghan Markle, quienes a través del sitio web archewell.com le rindieron un tributo al esposo de la reina Elizabeth II.
«En memoria cariñosa de Su Alteza Real el Duque de Edimburgo, 1921-2021. Gracias por su servicio … lo extrañaremos mucho», escribieron los duques de Sussex en dicha dirección electrónica, en la cual, al ingresar, aparece el mensaje in memoriam para Philip.
Aunque el príncipe Harry reside actualmente en Estados Unidos, se espera que vuele al Reino Unido para el funeral de su abuelo en la Capilla de St. George, según informan varios medios como ‘E! News’.
 
Harry podría llegar en un vuelo privado para sumarse al memorial para su abuelo, que se realizará probablemente la próxima semana. Es poco probable que Meghan Markle, ya muy adelantada en su embarazo, lo acompañe.
 
Pese a que los duques de Sussex decidieron alejarse de la vida real, Harry y Philip compartían otras cosas en común, y una de ellas era su experiencia militar, por lo que mantenían un lazo afectivo.
 
Esto se puso de manifiesto en 2018, cuando el duque de Edimburgo acudió a la boda de Meghan y Harry poco más de un mes después de someterse a una cirugía de reemplazo de cadera. El príncipe tenía 96 años en ese momento y había anunciado su retiro de los deberes reales un año antes.
 
“Una de las razones por las que Harry quería casarse más temprano que tarde, era para que el duque pudiera verlo en el altar mientras aún gozaba de buena salud”, escribió la experta en la realeza, Katie Nicholl, en su libro, ‘Harry: Life, Loss and Love’.
 
En mayo de 2019, los duques de Sussex dieron otra muestra del cariño que le tenían al duque de Edimburgo, al nombrar a su hijo Archie Harrison Mountbatten-Windsor. Mountbatten, por supuesto, es el apellido adoptado por Philip.
 
Más recientemente, durante una aparición en el programa nocturno de James Corden, Harry mencionó las llamadas de Zoom de su familia con la reina Elizabeth y el príncipe Felipe.
 
“Mi abuelo, en lugar de presionar ‘salir de la reunión’, simplemente va y cierra la computadora portátil”, explicó entre risas.

Mientras tanto, en el mundo, las condolencias se desgranaron en cascada.

El ex primer ministro Tony Blair afirmó que «toda la nación estará unida en la tristeza por el fallecimiento del príncipe Felipe», y agregó que debe ser reconocido «como un apoyo notable y firme a la reina durante tantos años», pero también «celebrado en su propio mérito como un hombre de previsión, determinación y coraje».

Los tributos para el duque también llegaron de todo el mundo, incluidas las naciones de la Commonwealth de India, Australia y Canadá. El primer ministro de India, Narendra Modi, dijo que tuvo una «distinguida carrera en el ejército y estaba a la vanguardia de muchas iniciativas de servicio comunitario. Que su alma descanse en paz».

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, señaló que el príncipe Felipe «encarnó una generación que nunca volveremos a ver». Justin Trudeau de Canadá dijo: «El príncipe Felipe era un hombre de gran determinación y convicción, motivado por un sentido del deber hacia los demás. Será recordado con cariño como una constante en la vida de nuestra Reina».

Por su parte el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, afirmó que el príncipe Felipe «se dedicó con gusto a la gente del Reino Unido, la Commonwealth y su familia», y que su legado perduraría «no solo a través de su familia, sino en todos los esfuerzos caritativos que formó».

Felipe se casó con la entonces princesa Isabel en 1947, luego de un distinguido servicio en la Royal Navy durante la Segunda Guerra Mundial. Juntos tuvieron cuatro hijos: Carlos, Ana, Andrés y Eduardo, ocho nietos y 10 bisnietos.

Cuando Isabel ascendió al trono en febrero de 1952, tras la muerte de su padre, el rey Jorge VI, comenzó la vida de servicio de Felipe como consorte real.

A lo largo de las décadas, Felipe solía acompañar a la reina en compromisos reales y dirigía miles de sus propias apariciones en solitario. Una vez se refirió a sí mismo como «el revelador de placas con más experiencia del mundo», mientras que la reina lo elogió como su «constante fuerza y ​​guía».

Felipe continuó haciendo apariciones públicas hasta bien entrados los 90 y se retiró en agosto de 2017.

Fue visto en público con poca frecuencia desde ese momento, especialmente en la boda del príncipe Harry y Meghan Markle en el castillo de Windsor en mayo de 2018, y en las nupcias de la princesa Eugenia en octubre de 2018 y de la princesa Beatriz en julio de 2020.- (Con información de “CNN”, “Telemundo” y “Univisión”, de Estados Unidos)

El Príncipe Felipe, fotografiado en la boda de la princesa Eugenia y Jack Brooksbank, en 2018.- (Fotografía tomada del periódico británico “The Sun”)

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos


Ilustración de portada, la última fotografía oficial del duque de Edimburgo junto con su esposa Isabel II, la cual fue tomada con motivo de su 73.º aniversario de boda, en noviembre de 2020



| HECHO DIGITAL | CDMX | 10 – ABRIL – 2021 |