Al anunciar que, “de momento”, no planea vacunarse contra el Covid-19: Da un arma a los “sospechosistas”



Al anunciar que no prevé vacunarse contra el Covid-19, en la mañanera de este lunes 5 de abril, el Presidente Andrés Manuel López Obrador envió un pésimo mensaje al sector de los mexicanos no tan convencidos de las bondades del antídoto.

Aunque prometió que al menos un especialista médico explicará el porqué de su negativa inicial, López Obrador justificó su decisión por tener “suficientes anticuerpos”.

El anuncio presidencial se produce en momentos en que una de las vacunas, la fabricada por AstraZeneca –la cual será aplicada desde el martes 6 de abril en Yucatán, entre otras entidades–, es señalada como la causa de la muerte de algunos de los receptores por trombosis.

Aunque todavía falta hacer más pruebas para tener la seguridad de esa reacción como causa de alguna muerte, la noticia ha sido recibida con temor por parte de sexagenarios mexicanos que aún no han sido vacunados o no han decidido si serán inmunizados.

Uno de los casos más recientes ha ocurrido en España, en la región de Asturias, donde una mujer de 55 años de edad que había sido vacunada con dosis de AstraZeneca sufrió una trombosis cerebral.

Las instancias de salud comenzaron los estudios para determinar qué relación hay entre la aplicación de la vacuna y la trombosis.

Cierto sector de mexicanos –algunos creen que representan hasta el 40 por ciento de la población– son denominados como “sospechosistas” por dudar de cualquier orden, consigna o sugerencia oficial.

Particularmente cuando se trata de anuncios del Gobierno –como desmentidos sobre incremento de precios–, la primera reacción de los “sospechosistas” es dudar, y desgraciadamente, en más de un caso han tenido razón.

Ahora que por la vacuna puede estar en juego su vida, por las reacciones citadas, con más razón pueden dudar una vez que quien debe de dar el ejemplo –es decir, López Obrador–  ha dado marcha atrás.

Los “sospechosistas” pueden argumentar que el Presidente estaría ocultando noticias negativas sobre vacunas como la de AstraZeneca, y por eso ha decidido postergar o suspender la inoculación.

Otro sector de “sospechosistas”, más radical aún, piensa incluso que la negativa del Presidente es porque ya se habría inmunizado y no precisamente con la AstraZeneca.

López Obrador había señalado hace unos días que esta semana se vacunaría, lo cual había sido aprobado por dos médicos.

Sin embargo, el mandatario nacional señaló este lunes que tras consultar con los médicos que lo atendieron directamente de Covid-19, le recomendaron que por ahora no era “indispensable” vacunarse.

López Obrador agregó que incluso se le recomendó que puede esperar dos meses para vacunarse, plazo que juzgó muy prolongado.

Sobre el caso de un vacunado “fantasma” en Ciudad de México –la jeringa no tenía ninguna sustancia–, López Obrador no descartaba que se tratara de un complot en su contra.

Y sobre su negativa a vacunarse, dijo que no descartaba que ello formara parte de otra campaña en su contra.

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos


Ilustración de portada, cartones tomados de Twitter, de la autoría del MONERO RICTUS, cuyos trabajos publica el periódico “El Financiero”, de Ciudad de México



| HECHO DIGITAL | CDMX | 5 – ABRIL – 2021 |