Probable macrodevaluación del peso y presupuesto 2021 más austero aún, anuncia el titular de Hacienda


Para nadie era un secreto que 2021 iba a ser un año terrible, pero escuchar que lo diga el secretario de Hacienda del Gobierno de la 4T, Arturo Herrera Gutiérrez, sin ofrecer salidas, es algo sobrecogedor.

Desde luego, el reconocimiento de lo mal que están las cosas en el país, sobre todo en lo económico, fue en “petit comité”, casi en secreto.

La filtración de un audio sobre la exposición de Herrera ante diputados de Morena sirvió para saber, entre otras cosas, que:

  1. a)Aunque no se contrate deuda, ésta se incrementará entre 10 y 17 puntos del PIB, por efecto del tipo de cambio.

Ello equivale a admitir que está por producirse una macrodevaluación y que no sería raro que a fines de 2021 veamos el dólar cotizarse a 27 o 28 pesos, entre 6 o 7 pesos más que ahora.

  1. b)No habrá recursos extraordinarios para compensar los faltantes imprevistos.

Todos los recursos ahorrados o no utilizados en pasados Gobiernos para disponer de ellos en momentos de crisis como este (estamos hablando del orden de cientos de miles de millones de pesos) ya fueron utilizados por el Gobierno de la 4T.

Ya no habrá “salvavidas” (excedentes presupuestales), como los que ofrecían las coberturas del precio del petróleo, ni menos el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios y el Fondo de Estabilización de los Ingresos de las Entidades Federativas.

Herrera dijo que la mayor parte de estos recursos extraordinarios van a ser utilizados este año y “no nos dará espacio, no vamos a tener el año que entra ese “colchón” ni un conjunto de “guardaditos” que había por todos lados, fundamentalmente en fideicomisos”.

Ante esta experiencia traumática (de la pandemia), había que utilizarlos, definitivamente, opinó el secretario de Hacienda.

  1. c)México vivirá este año y el próximo la crisis más fuerte desde 1932; es casi el peor momento económico para el país en el último siglo

Habrá menos recursos en el presupuesto que este año y, cuando menos, los dos años fiscales anteriores.

  1. d)El repunte de la economía estará soportado en tres “amortiguadores”:
  2.  Acelerar los proyectos de infraestructura pública, con prioridad en los que ya están listos para iniciar,
  3. Hacer contratación de personas y adquirir insumos,
  4. Aprovechar el impulso que hay con el T-MEC y otros acuerdos comerciales.

Hace falta una buena “receta”.–Para hablar en términos médicos, no es malo saber qué tiene el enfermo (lo cual explicó muy bien el secretario) sino abstenerse de “recetar” lo adecuado para curarlo.

Y lo idóneo, entre otras cosas, pese a la reiterada negativa del Gobierno de la 4T, es adoptar un esquema de estímulos financieros para las empresas si no se quiere un panorama de desempleo generalizado, que puede incluso crear problemas de gobernabilidad.

Se trata de un programa de estímulos como el que ya está vigente en Estados Unidos y las principales potencias europeas (como España, Francia y Alemania, entre otras).

Paquete económico “prudente”.– Herrera admitió que este dramático contexto obligará a enviar un paquete económico al Congreso, a más tardar el 8 de septiembre, muy cuidadoso, muy prudente, muy responsable y que requerirá la comprensión y solidaridad de muchos.

Así, Herrera Gutiérrez llamó a aprender a vivir con el Covid y empezar a ajustar la economía y las finanzas para no entrar en un paro, y anunció que se mantendrá el enfoque del gasto en la política social del Presidente.

Refirió que el primer trimestre pasó prácticamente fuera de la pandemia, pero en el segundo la economía cayó 18.7 por ciento.

Hay indicios de recuperación para el tercero (julio, agosto y septiembre) y cuarto (octubre, noviembre y diciembre), que podría hacer cerrar el año con una caída de 7.4 por ciento del PIB(1), la más fuerte desde las crisis de 1932, 1994 y 2009.

La cifra, indicó, se precisará cuando entregue el paquete económico 2021 a la Cámara de Diputados.

Sin embargo, acotó: Esta caída, no importa dónde pongamos el número cuando lo refinemos, cuando lo tengamos preciso, será superior al de la crisis financiera global y superior a la de 1995.

Circunstancias “especiales”.— El titular de Hacienda adelantó que para el próximo año el país vivirá circunstancias todavía muy especiales porque, si bien se espera que en 2021 se produzca y aplique una vacuna contra el coronavirus, el escenario más optimista es que ello ocurra entre los primeros seis o siete meses.

Vamos a tener que convivir con el Covid el próximo año y, por lo tanto, la economía operará en condiciones distintas a la que está acostumbrada, señaló.

Esto es, expuso, los restaurantes sólo podrán dar servicio a 30 o 35 por ciento de su capacidad, aunque más gente quiera ir; los negocios, las empresas y las fábricas tendrán que poner distancia entre sus trabajadores y la economía no funcionará a todo su potencial.

Esperamos que sí habrá un rebote, pero no el que habría con una reapertura tal para utilizar la totalidad del potencial humano, de capital y las fábricas, sino que será restringido, indicó.— (Comentario de HECHO DIGITAL / 30 – VIII – 2020)


(1) Expertos financieros nacionales e internacionales esperan que el bajón económico sea peor, hasta del 12.8 por ciento