Y ante una probable recesión económica por el Covid-19, la clase empresarial promedio -que es pobre aunque crea pertenecer a la “élite económica”-, debe definir su propia agenda política que los distancie de los empresarios más adinerados y también pedir un plan oficial que se enfoque a empoderar a la clase media en lugar de defender a quienes ostentan la mayor parte de la riqueza del país

POR VIRI RÍOS(1)

Los empresarios mexicanos creen que son “la élite económica”, pero es una aspiración más que una realidad: la mayoría de ellos son parte de la clase media o baja. Para pertenecer al uno por ciento de los hogares más ricos de este país, necesitarían tener ingresos promedio de al menos 872.000 pesos mensuales (esto sin siquiera incluir en el cálculo a los hogares ultraricos).

Por eso, el empresario promedio en México debe pedir políticas que se enfoquen en empoderar a la clase media en lugar de defender a quienes ostentan la mayor parte de la riqueza del país. Puede parecer obvio, pero no lo es: la clase media empresarial no debe tener la misma agenda política que las clases altas.

Tal parece que el empresario mexicano común asume que, por ser empleador y vivir de sus propios ingresos, ya pertenece a la élite. No es así.

Ante la crisis de salud y económica que ha empezado a generar el COVID-19 en el mundo, este es un momento crítico para que, tanto los empresarios de clase media y baja como el gobierno de México, alineen sus prioridades: ante una posible recesión económica, los empresarios deben definir su propia agenda política que los distancie de los empresarios más adinerados.

De los 2.7 millones de empresarios que hay en México, casi 2 millones son oficialmente clasificados como de clase baja o media baja debido a que no tienen ingresos altos, habitan viviendas que carecen de algunos servicios básicos y tienen niveles de escolaridad bajos. Esto se traduce en que 7 de cada 10 empresarios tienen un ingreso tan bajo que nos les permite satisfacer las necesidades de una familia de cuatro personas. Incluso entre los empresarios que se consideran más productivos por estar en la formalidad, el 38 por ciento no logra llegar a la quincena bien librado si tiene un dependiente.

La élite económica mexicana, en primera fila en Palacio Nacional, en la creación de Consejo para el Fomento a la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico, en febrero del año pasado. En esta fotografía de archivo se observa a los adinerados Carlos Slim, Alberto Baillères y Ricardo Salinas Pliego, entre otros

Sin embargo, a pesar de la contundencia de los datos, el empresario promedio no parece querer aceptar que pasa por dilemas económicos. Por el contrario, ideológicamente, muchos de ellos ha cerrado filas contra las agendas redistributivas y los planes fiscales que aumenten los impuestos a los más poderosos, subsidios a la actividad productiva y, en general, a políticas que los beneficiarían.

El gobierno mexicano ha contribuido a esta mala interpretación por sus propias fobias ideológicas. Con frecuencia, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se refiere a los empresarios como la élite conservadora y los acusa de ser un grupo de “influyentistas” que han hecho dinero al amparo del poder político. Si bien es cierto que hay muchas fortunas en México que han sido hechas a partir de privilegios de mercado, amigazgos y relaciones con el poder, lo cierto es que la gran mayoría de los empresarios mexicanos son víctimas, no beneficiarios, de esa forma de hacer negocios.

Pero ni López Obrador ni las grandes empresas están en lo correcto.

Necesitamos un gobierno mexicano más estratégico y menos ideológicamente infantil. Uno que se dé cuenta de que representar a la gran mayoría de los empresarios es compatible con su meta de poner a los pobres primero por el simple hecho de que la gran mayoría de los empresarios en México son pobres. Y, por el otro lado, las organizaciones empresariales también han alimentado la falta de conciencia de clase entre sus integrantes, en parte porque quienes toman decisiones políticas son casi siempre empresarios acaudalados.

El Consejo Coordinador Empresarial, uno de los más grandes conglomerados de empresarios de México, informalmente favorece la representación de las grandes empresas en su agenda política, y si bien suele hablar del pequeño empresario, no abandera una agenda de cambio estructural que realmente pueda cerrar la brecha de la desigualdad entre los empresarios.- (Tema de la columna del diario “The New York Times”-edición en español, publicada ayer martes 17 de marzo, con el encabezado “La élite económica mexicana que no es” 18/III/2020 )


(1) Analista política mexicana y doctora en Gobierno por la Universidad de Harvard