La nocturna será de “Gallo” y en presencia de no más de 250 personas, en Catedral: Significativo mensaje



POR JOSÉ CORTAZAR NAVARRETE



La Arquidiócesis de Yucatán realizará una transmisión electrónica de la Misa de Navidad –que oficiará en Catedral el jueves 24 a las 18 horas y a las 20 horas, el Arzobispo Gustavo Rodríguez Vega— aunque sólo una, la de las 8 de la noche, será presencial, con  asistencia de unas 250 personas.

El presbítero Jorge Martínez Ruz, vocero de la Arquidiócesis, destacó que el Pastor determinó que por la contingencia sanitaria se realizarían dos ceremonias:

♦ La primera, a las 18 horas, dedicada a enfermos, personas adultas y la grey católica que no pueda asistir a la celebración litúrgica

♦ La segunda, a las 20 horas, será la tradicional “misa de gallo”, en Catedral, con un aforo limitado de fieles.

Expuso que la ceremonia vespertina será grabada previamente y retransmitida a las 6 de la tarde y está dirigida a toda la población a través de las páginas de las redes sociales de la Arquidiócesis.

Se busca que la comunidad permanezca en casa, sin dejar de celebrar y regocijarse por el nacimiento del Hijo de Dios, aun en las condiciones que prevalecen y acatando el llamado de las autoridades a no realizar eventos masivos.

Dijo que ante la situación actual, verdaderamente complicada para muchas familias, el mensaje en esta Navidad es compartir de manera más cercana y vivir con nuestros seres queridos más próximos estos tiempos de reflexión y regocijo por la llegada de Jesús.

Comentó que Monseñor Rodríguez Vega emitió un mensaje navideño en el cual destaca que, desde finales del siglo XX y ahora en el inicio del siglo XXI, el sentido de la Navidad ha ido perdiendo poco a poco la profundidad y la verdadera emoción, para volverse algo puramente cultural y festivo.

Martínez Ruz explicó que el mensaje del Arzobispo señala que la sociedad de consumo se apropió de la Navidad, provocando compras frenéticas, y condenó que intereses comerciales hayan deformado la historia de San Nicolás, para convertirlo en un ser de fantasía, sólo para para usarlo publicitariamente, en lugar de utilizar la imagen para llegar a los pobres y necesitados.

Invitó a que en este año de pandemia cambiemos en muchos aspectos de nuestra vida personal, reflexionando y modificando nuestras actitudes y actos, muchas veces alejados de la enseñanza de Jesucristo.

Dijo que el Arzobispo felicitó a aquellos católicos que supieron celebrar las fiestas guadalupanas de manera familiar.

Esta Navidad debe ser también, de manera peculiar, celebrar en familia, y, con ello, evitar los contagios del virus y proteger a los suyos de esta situación sanitaria que ha afectado a miles de personas.

Martínez Ruz destacó que para aquellas personas que dicen que no habrá Navidad, se equivocan, pues habrá más Navidad, de manera silenciosa y con más profundidad, más parecida a la primera, cuando Jesús nació en soledad, sin grandes mesas y con amargas ausencias, pero con la presencia de un Dios, que todo lo llenará, comentó.

Habrá una Navidad diferente, menos bulliciosa, menos festiva si se puede decir de esa forma, pero que trae cambios profundos para todos, que debemos aprender a responder y comprometernos con nuestro entorno y nuestros semejantes por buscar la paz duradera y la celebración íntima de la llegada del Salvador, concluyó.-  (Colaboración especial para HECHO DIGITAL / 22 – XII -2020)