La  verdadera razón de los apagones en el Norte, al suspenderse los envíos del combustible desde Texas



Mienten la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Secretaría de Energía (Sener) sobre las verdaderas razones de los apagones en el Norte del país causados al suspenderse los envíos de gas natural texano a México.

Así lo asegura el ingeniero químico José Luis Luege Tamargo, ex director de Conagua y ex secretario del Medio Ambiente, ahora Semarnat

Como la CFE no compró la cobertura que protege del aumento al precio del gas, ahora México no puede pagar los altos precios de ese combustible, explicó Luege en su cuenta de Twitter.

Por ello, reseña el diario Vanguardia, de Coahuila, con base en el citado mensaje, el Centro Nacional de Control de Gas Natural (Cenagas) emitió un aviso de alerta crítica, para reducir la cantidad de gas natural que se entrega.

La Sener y la CFE mienten, explica Luege, ya que el costo del gas natural en EUA es de 3 USD por millón de BTU de marzo a noviembre.

En invierno, como el precio del gas se dispara por el aumento de la demanda en EU, el Gobierno de México pagaba una cobertura (una especie de seguro) que entraba en vigor si la cotización se disparaba por encima de cinco dólares el millón de BTU(1).

O sea, de haber contratado tal cobertura, México habría pagado un máximo de cinco dólares por millón de BTU, que llegó a cotizarse hasta en 250 dólares

Luege Tamargo insiste en que fue una mentira de la CFE decir que la suspensión de los envíos de gas  haya sido por congelamiento en ductos, algo “que no sucede ni en Rusia” (donde hay inviernos con temperaturas de 50 grados bajo cero o más).

El problema. señaló. está en el precio exorbitante por la falta de previsión en la compra de la cobertura. Un error más y muy grave”.

Por otra parte, Luege subraya que Pemex y la CFE quieren usar a toda costa el combustóleo que ha saturado la capacidad de almacenamiento, sucio, muy contaminante y que nadie quiere ya en el mundo.

El combustóleo mexicano tiene contenidos de azufre del 5%, cuando normas internacionales exigen niveles por debajo del 0.5%, mencionó el ex funcionario.

“El transporte marítimo internacional y refinerías de otros países ya no compran nuestro producto” (el combustóleo), afirma, por lo que el Gobierno de México ha decidido quemarlo “en las viejas y muy contaminantes termoeléctricas del país”.

“Ese es el verdadero motivo de no comprar gas natural y de la iniciativa preferente del Presidente” (la llamada reforma eléctrica), asegura el especialista.

Por otro lado, Luege, que preside el organismo Ciudad Posible, asegura que tal reforma es violatoria de distintos artículos en la Constitución, pues frena el fomento de energías renovables y va en contra de compromisos de México en el Acuerdo de París, para paliar los efectos del cambio climático.

Luege pronostica que no se alcanzará la meta de producir 35% de la electricidad con energías renovables para 2024.

Y finaliza diciendo que la actual es una “política energética desastrosa, que lleva al país a la edad de piedra en producción de energía, a la pérdida de proyectos de energías renovables y al daño al medio ambiente y a la salud de millones de mexicanos”.

Asimismo, aunque la CFE asegura haber restablecido la electricidad en los seis Estados afectados inicialmente desde el miércoles 17 a las 14 horas, lo cierto es que la industria aún carece del gas necesario para normalizar su funcionamiento.

En los Estados de Chihuahua, Coahuila, Nuevo León. Tamaulipas. Durango y Zacatecas, donde comenzó el problema, había hasta este jueves 18 miles de maquiladoras y empresas dedicadas a la fabricación y ensamblaje de productos para exportación que no están operando a toda su capacidad.

El caso es que este viernes entra en su quinto día la carencia del gas natural, con los graves problemas que ello conlleva para los consumidores.

Al respecto, el diario capitalino “El Economista” recuerda que en el año 2017, el entonces presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos, Juan Carlos Zepeda (el mismo al que desde antes de tomar posesión la actual secretaria de Energía, Rocío Nahle le pidió su renuncia, junto con el ahora ex secretario de la Comisión Reguladora de Energía, Guillermo García Alcocer) advertía que las importaciones de gas natural en el país representaban para ese momento el 82% del consumo nacional.

Zepeda anticipaba que una vez concluido el gasoducto Texas-Tuxpan tal índice podría elevarse a 95 por ciento.

Justo en el inicio de este sexenio –recuerda “El Economista”– se concluyó la construcción de ese gasoducto y aunque tardó en entrar en operación porque el Gobierno mexicano exigió renegociar el contrato vigente de la empresa, al final se renegoció y llevó unos meses más para que comenzara a transportar el energético.

Así las cosas, el problema sin resolver todavía es quién va a pagar el sobreprecio en el gas natural.- (De Nuestra Redacción con información de Noticieros de Radio y Televisión de Ciudad de México, así como de Agencias)


(1) BTU (iniciales de Unidad térmica británica). Es la cantidad de calor necesaria para aumentar en 1 grado Fahrenheit la temperatura de una libra de agua en su máxima densidad (aproximadamente 39° Fahrenheit o 3.33 grados Celsius). Un millón de BTU equivale a 27.8 metros cúbicos de gas


Si resulto de tu interés, compártelo con tus amigos


| HECHO DIGITAL | CDMX | 17 – FEBRERO | 2021 |