El mundo cultural de habla hispana lo despide con un sentido “Adiós, Maestro”: Un ameno y profundo pensador


De haber sido la palabra un arma, “Quino”, el genial dibujante que creó a Mafalda, hubiera ganado todas las guerras.

Pero Dios no concibió al inolvidable dibujante argentino Joaquín Salvador Lavado Tejón como un guerrero sino como un ameno, didáctico y profundo pensador que puso en la boca de Mafalda innegables realidades y geniales conclusiones.

Precisamente en una de sus últimas entrevistas, el artista decía: “Siempre me impresionó (comprobar) que Dios ayuda a los malos cuando son más que los buenos”

Aunque eterna en su diseño, trascendente en su rol social, Mafalda tuvo una vida demasiado breve, de unos diez años –de 1964 a 1973–, pero fecunda por donde se le quiera ver.


Hace seis años, cuando su personaje emblemático, Mafalda celebró su medio siglo de existencia, “Quino” (Joaquín Salvador Lavado) confesó: “Nunca pensé que mi personaje tuviera la trascendencia que tuvo. Ahora, ¿por qué sigue teniendo esa vigencia?, porque los problemas que pinté en esa época siguen; ahora pensé que cuando los chicos vieran que en la historieta no hay computadoras, ni teléfonos móviles, iban a perder interés en el personaje y se moriría de una manera natural, pero me sorprende que cada vez tenga más vigencia; me sorprende y me deprime un poco también, porque eso quiere decir que no hemos cambiado gran cosa”. Esta referencia la recordó el periódico “Milenio”, de Ciudad de México, en una publicación que ilustró con esta caricatura que ofrecemos


De la fama posterior de “Quino” se encargó un público ávido de encontrar obras frescas y sencillas y una prolífica industria editorial argentina que logró que uno de cada dos habitantes de ese país tenga un libro de Mafalda.

Las obras de Quino fueron traducidas a 35 idiomas.

Hoy que ha fallecido el gran “Quino”, a los 88 años de edad, quien conoció a Mafalda podrá entender la magnitud de la pérdida de alguien que puso a funcionar la mente de millones de personas.

Con una estrategia que no se ve a diario, Quino se imaginó a un personaje con asombroso poder deductivo y lo metió en la figura de una Mafalda que a veces movió a risas, pero muchas más a la reflexión.

Y lo más importante, Quino puso en la boca de Mafalda lo que uno o muchos inconformes no se atrevían a decir, pese a haber surgido en Argentina, un país maltrecho por una feroz dictadura militar y un populismo cuestionable a través del peronismo.

Entrelazados para siempre, Quino murió al día siguiente de que su memorable creación llegara a su 56 aniversario,


En efecto, fue en 1964 –el 29 de septiembre– cuando Mafalda debutó ante el mundo en la revista Primera Plana, mostrando a un personaje progresista que se convirtió en un icono del arte argentino


Este miércoles, con motivo del fallecimiento de Quino, surgieron, como por arte de magia, varias de las frases  más recordadas que el artista argentino puso en la boca de Mafalda, como por ejemplo:

La vida es linda, lo malo es que muchos confunden linda con fácil
Si vivir es durar, prefiero una canción de los Beatles a un Long Play de los Boston Pops
A medio mundo le gustan los perros; y hasta el día de hoy nadie sabe qué quiere decir guau
Como siempre; apenas uno pone los pies en la tierra se acaba la diversión
El problema es que hay más gente interesada que gente interesante

Lo ideal sería tener el corazón en la cabeza y el cerebro en el pecho. Así pensaríamos con amor y amaríamos con sabiduría (1)

¿Y si en vez de planear tanto voláramos un poco más alto?
La cachiporra (la macana, el tolete) de un policía) es el “palito” con que se abollan las ideologías

Sí, ya sé, hay más problemólogos que solucionólogos, pero ¿qué vamos a hacerle? (2)

Tenemos hombres de principios. Lástima que nunca los dejen pasar del principio (3)

¿Y no será que en este mundo hay cada vez más gente y menos personas? (4)

Los cheques de tus burlas no tienen fondos en el banco de mi ánimo (5)

Lo malo de los medios masivos de comunicación es que no nos dejan tiempo para comunicarnos con nosotros
No es que no haya bondad, lo que pasa es que está de incógnito

Comienza tu día con una sonrisa y verás lo divertido que es ir por ahí desentonando con todo el mundo (6)

¡Que levanten la mano los que estén hartos de ver el mundo manejado con los pies!

El problema de las mentes cerradas es que siempre tienen la boca abierta (7)

Y desde luego cómo olvidar aquella frase de “¡Paren el mundo, que me quiero bajar!”, de la autoría del comediante Groucho Marx, y que se interpreta como una crítica al funcionamiento del mundo actual y la necesidad de un cambio

Y es que Quino decía sobre los retrocesos políticos en sociedades democráticas que tal parece que el ser humano tiene una tendencia a estropear lo que ha hecho bien.

Según detalla el diario argentino Clarín, en los últimos días el artista sufrió un accidente cerebro vascular (semejante a una embolia) y, si bien los médicos lograron estabilizarlo, su estado general empeoró.

El “papá” de Mafalda nació en Mendoza el 17 de julio de 1932 en una familia de inmigrantes andaluces.

Fue apodado Quino a temprana edad, para distinguirlo de su tío Joaquín Tejón, también artista que se dedicó a la pintura y el diseño gráfico.

A lo largo de su carrera, fue reconocido con galardones como la Orden Oficial de la Legión de Honor -por parte del gobierno francés-, y en 2014 recibió el Premio español Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades.

En Chile, la ministra de Cultura Consuelo Valdés expresó que “con mucha tristeza nos sumamos al pesar internacional por la muerte de Quino, creador de uno de los personajes más entrañables de las historietas que por décadas han cautivado a personas de todas las edades y de todo el mundo, con su humor y realismo”.

“De la mano de sus personajes y de sus análisis de la sociedad, Quino fue un genio reconocido en su Argentina natal, en Latinoamérica y en el mundo entero, y nosotros como ministerio también tuvimos la oportunidad de entregarle la Orden al Mérito Cultural y Artístico Pablo Neruda, por su inigualable trabajo”, agregó.

Mientras tanto, en el mundo de habla hispana se despedí al artista argentino con un sentido “Adiós, maestro” como muestra de agradecimiento por habernos regalado a Mafalda, esa niña inolvidable que criticaba el mundo desde una mirada infantil.— (De nuestra Redacción con información de Agencias de Noticias)


(1) Reflexión que nos conduce a valorar la necesidad de que emoción y razón vayan de la mano

(2) En esta frase, Mafalda critica que la mayoría de la gente se limite a quejarse de la realidad y a señalar lo que está mal y muy pocas pretenden buscar soluciones.

(3) En la sociedad actual, a menudo los valores y principios son vapuleados y ninguneados por interés, coartando y no dejando avanzar a quien intenta actuar conforme a ellos.

(4) Crítica a la progresiva deshumanización de la sociedad, centrada en lo económico y lo competitivo y cada vez menos preocupada por sus semejantes.

(5) Las burlas y el intento de otros de hacernos daño no tienen por qué hacernos mella.

(6) Crítica a la excesiva rigidez, seriedad y tristeza que manifiesta la mayoría de la gente, no siendo tan frecuente encontrar expresiones de alegría en nuestro día a día.

(7) Esta frase se interpreta como una crítica a los inflexibles o intolerantes, que buscan no sólo hacer prevalecer sus ideas continuamente, sino tratar de imponerlas a los demás.



| HECHO DIGITAL | CDMX | 30 – IX – 2020 |