♦ Presunción de que el rompimiento de las dos facciones de socios de Grupo Radiópolis no tiene su origen en una disputa legal, sino en sacar del aire el programa del periodista “Así las cosas” –que se transmite en W Radio–, aparentemente porque con los trabajos de investigación con los que ha evidenciado actos de amoralidad del gobierno de Andrés Manuel López Obrador están afectando los intereses de los empresarios Miguel Alemán Magnani y Carlos Cabal Peniche, que encabezan a uno de los bandos en pugna y que el pasado martes se apoderó de la cadena radiofónica que operaban inversionistas españoles

♦ Si Carlos Loret es echado, “se confirmará el perfil autoritario, antidemocrático, intolerante de este gobierno, el más represor de la libertad en décadas”, opina el ex presidente Calderón Hinojosa, mas en las redes sociales le recuerdan que él obró como mandatario para que MVS despidiera a Carmen Aristegui”, quien a su vez: “A Calderón le falta cara y memoria para hablar de intolerancia”


La versión de que el periodista de origen yucateco, Carlos Loret de Mola Álvarez, quedaría fuera de la W Radio, donde conduce el espacio informativo “Así las cosas”, corrió como reguero de pólvora en redes sociales y los círculos político y periodístico, tan pronto se conoció este miércoles la guerra de socios en el seno del Grupo Radiópolis, que opera esa radiodifusora de Ciudad de México y otras 16 más.

Ayer martes 25 de agosto, el Grupo Coral, encabezado por el presidente de Interjet, Miguel Alemán Magnani, y el banquero del salinismo, Carlos Cabal Peniche, se adueñaron de Radiópolis para echar de la dirección editorial y de la administración a sus socios del Grupo español Prisa.

El analista del periódico “El Financiero”, Darío Celis, fue el primero en dar a conocer en su cuenta oficial de Twitter lo que acontecía en la W Radio.

Sobre este conflicto cabe precisar que desde el 2 julio pasado, la familia Alemán concretó la adquisición del Sistema Radiópolis, que opera 17 estaciones en el país. La sociedad no se concretó sino luego de un litigio con Grupo Televisa –que vendió el 50 por ciento de sus acciones a Corporativo Coral- y hasta que se logró una asociación con Cabal Peniche.

De acuerdo con el periódico español “El País”, Miguel Alemán Magnani citó a sus oficinas en la sede de la Fundación Alemán al director de Radiópolis (designado por el Grupo Prisa), Francisco Cabañas. “Allí se encuentra también Cabal Peniche, quien junto con Alemán, más un notario y abogados contratados por ambos, exigen a Cabañas que firme su carta de dimisión y que dé instrucciones para autorizar a que una compañía de seguridad privada contratada por Coral entre en las instalaciones de Radiópolis en Tlalpan, en Ciudad de México”, precisa el propio medio de comunicación ibero, que también cita que Cabañas se negó a firmar la carta de dimisión.

El empresario Miguel Alemán Magnani

En la relatoría de hechos, “El País” menciona además:

Carlos Cabal Peniche, el banquero del salinismo

“Otra serie de hechos se suceden en paralelo este mismo martes. Un abogado de Cabal Peniche hace llegar a diversas sedes de Radiópolis un acta de una supuesta asamblea de accionistas celebrada el 24 de agosto de 2020, no convocada conforme a lo establecido en los estatutos sociales, desconocida por PRISA y nula, según la compañía española, en la que se dice haber tomado los siguientes acuerdos:

  • Destitución de todos los consejeros de Radiópolis, incluidos los representantes de PRISA, y su sustitución por los autodenominados nuevos inversionistas
  • El cese del director general y del director de Finanzas de Radiópolis y su sustitución por personal de la confianza de Cabal Peniche
  • El cese de los comisarios de Radiópolis y su sustitución también por personas de la confianza de éste (de Cabal Peniche)
  • Revocación de cualquier poder concedido hasta la fecha por la compañía y concesión de poderes a los supuestos nuevos director General y director de Finanzas.”

“Durante la tarde (del propio martes 25), personas enviadas por la empresa Coral, y que utilizan una excusa falsa, entran en las instalaciones de Radiópolis. También lo hace personal de una compañía de seguridad privada, contratada por Coral. Intentan acceder al sistema de correo electrónico de Radiópolis para comunicar a todos los empleados el cese de Francisco Cabañas y el nombramiento de un nuevo director general, pero tras varias horas no consiguen su propósito”, abunda “El País”.

“La nota de prensa”

–Ante esa tesitura, Coral difunde un comunicado, haciéndolo pasar como de la propia Radiópolis, en el que informa de los supuestos relevos en el Consejo de Administración y en la Dirección General –menciona también la fuente, que ya sobre lo acontecido este miércoles dio a conocer que el Grupo Prisa recibió “una notificación de Luis Cervantes, abogado contratado por Coral, en la que manifiesta que un juez le ha concedido a Coral ciertas medidas cautelares, de las que PRISA no ha sido notificado y cuyo contenido desconoce.”

En un documento sin membrete presentado como “Nota de prensa”, presuntamente hecho circular desde la Fundación Alemán por los propios abogados del Grupo Coral, se explica que esta martes 25 de agosto se ejecutó una medida prearbitral dictada por el Juez de la CDMX, cuyo efecto es traspasar el control efectivo de la entidad a la parte con la “inversión mexicana”, conforme a lo dictado por la Ley de Inversión Extranjera. Y se da a conocer que se modificó la integración del Consejo de Administración, presidiéndolo a partir de ahora Miguel Alemán Magnani y contando en la dirección general con un nuevo titular, Ignacio Carral Kramer, en sustitución de Francisco Cabañas.

“La programación, los contenidos y la operación del Sistema Radiópolis continúa sin cambio alguno y las empresas del Sistema Radiópolis continuarán escribiendo su historia de éxito”, se lee en el contenido plasmado sobre una hoja en blanco.

Respecto a la referida “Nota de prensa”, el Grupo Prisa se deslindó por completo con un comunicado con todas las de la ley, en el cual confirma que posee 50 por ciento del Sistema Radiópolis y demandará a sus nuevos socios del Corporativo Coral, liderado por Miguel Alemán Magnani y Carlos Cabal Peniche.

El litigio será “para preservar el adecuado funcionamiento de Radiópolis y para que sus profesionales puedan seguir desempeñando su labor con el rigor y la independencia que les caracteriza, al objeto de que sus emisoras sigan prestando el mejor servicio a sus oyentes y a la sociedad mexicana”, detalla en su comunicado el grupo español.

A estas alturas de la confrontación entre ambos grupos de socios, en redes sociales ya circulaba la versión de que el trasfondo en la colisión de los dos grupos de socios de Radiópolis no es en realidad de carácter legal, sino los trabajos periodísticos de Carlos Loret de Mola Álvarez que han desnudado casos de corrupción del gobierno de la 4T de Andrés Manuel López Obrador.

En uno de los tuits sobre el caso, se cita también que el grupo antagónico al Grupo Prisa desea igualmente prescindir de los servicios de Eduardo Videgaray Caso, conductor del programa de chacoteo “La Corneta”, y quien es hermano de Luis, el secretario de Hacienda y Crédito Público en el gobierno de Enrique Peña Nieto, ambos denunciados por saqueo de recursos públicos por quien fue director de Pemex en el sexenio del político del Estado de México, Emilio Lozoya Austin.

En la emisión de hoy de “Así las cosas”, Carlos Loret abrió el programa abordando el conflicto en Radiópolis.

–La disputa no parece ser financiera, sino por los cargos directivos que tienen que ver con la generación de contenidos – dijo.

Tras comentar que los dos socios (Alemán Magnani y Cabal Peniche) “han tenido la amabilidad de contactarme para decirme que no está en riesgo la libertad de expresión con la que aquí trabajamos”, el conductor agregó:

“No quiero adelantar vísperas, pero tampoco quiero pecar de ingenuo porque todos conocemos el contexto. Hasta hoy, en este programa, las condiciones que ha creado W Radio para el ejercicio de la libertad de expresión han sido inmejorables”.

Ya para finalizar sentenció que seguirá ejerciendo la libertad de expresión. Es de entenderse, pues, que permanezca o no en W Radio seguirá la línea periodística que hasta ahora.

El conflicto en Radiópolis trascendió hasta las redes sociales, principalmente en la de Twitter. En esta, el ex presidente Felipe Calderón Hinojosa comentó en su cuenta oficial que si Loret de Mola sale del aire de W Radio se confirmaría el perfil autoritario del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al comentario de Calderón Hinojosa reaccionaron internautas, que le recordaron el caso de la periodista Carmen Aristegui, quien fue despedida por MVS porque se negó a ofrecerle la disculpa pública que exigió, tras la pregunta que le hiciera la comunicadora sobre si realmente padecía problemas de alcoholismo.

Carmen Aristegui no se sustrajo del tema, al comentar en su programa periodístico que transmite en su canal de Youtube que a Calderón le falta cara y memoria para hablar de intolerancia.

Además, comentó que no vienen tiempos fáciles para Felipe Calderón, pues ya circula de nuevo “Crónica de un sexenio fallido”, el libro de Ernesto Núñez, y ahora saldrá a la venta “Felipe, el oscuro”, de Olga Wornat. – (De Nuestra Redacción con información de Agencias y Cadenas de Noticias, Noticiarios de Radio y TV, así como del periódico español “El País”)


| HECHO DIGITAL | CDMX | 26 – VIII – 2020 |