Viendo la estrecha relación que une a Manuel Bartlett con el Presidente Andrés Manuel López Obrador, cae como anillo al dedo el refrán de que Dios los crea y el diablo los junta.

Tocayos finalmente –se llaman Manuel los dos–, coterráneos también –aunque la familia de Bartlett terminó viviendo en el Estado de Puebla–, hubo elementos que finalmente provocaron que dos acérrimos enemigos se volvieran aliados a toda prueba.

Viene al caso esta unión –¿o será complicidad?–  ahora que, con motivo del tercer aniversario de la llegada al poder de López Obrador, el comunicador Carlos Loret de Mola Álvarez hizo un recuento de las “lindezas” de Bartlett en el capítulo 50 del programa del que es titular en “LatinUs” y se transmite en YouTube.

En la emisión de este este jueves (1 de julio), Loret se pregunta qué llevó al actual Presidente a incorporar a Bartlett a su Gobierno como director de la Comisión Federal de Electricidad, pese a su negro pasado.

Inicia su análisis con una pregunta: ¿Alguien puede entender qué hace un sujeto como Manuel Bartlett (Díaz) en un gobierno que se dice transformador?

Tras dar paso a un video con declaraciones de López Obrador criticando que “muchas veces hay fósiles en las instituciones, gente que viene desde mucho tiempo atrás y que estuvieron en todo el período de corrupción, en el período neoliberal y están ahí”, el comunicador yucateco observó: “No hablaba de Bartlett, pero como si hablara de Bartlett”.

Menciona que Bartlett llevaría poco más de 55 años más en la política, de no haber sido que “resultó ser de esos aspiracionistas que se van a estudiar al extranjero”. Y para reforzar su comentario da paso a un video en el que el político poblano recuerda: “Yo aspiro a irme a estudiar a Francia. Yo recuerdo que fui a pedir una beca al Banco de México y el funcionario que me atendió me dice: ¿A dónde te quieres ir? Yo quiero ir a Francia. De ninguna manera, todos los que van allá terminan comunistas”

–“No terminó comunista” –refirió Loret–. “Cuando regresó a México se alineó al PRI y entró a la Secretaría de Gobernación. Y de ahí fue subiendo. O sea, que se fogueó en los sexenios de Díaz Ordaz y Echeverría, los responsables de las matanzas estudiantiles del 68 y “El Halconazo”, hasta que el presidente (Miguel) de la Madrid (Hurtado) lo hizo su poderosísimo Secretario de Gobernación. Y ahí tuvo varios momentos estelares”.

Primero.- El asesinato del agente de la DEA, (Enrique) “Kiki” Camarena (Salazar).

Segundo.- El asesinato también del famoso periodista Manuel Buendía, que había denunciado los vínculos del gobierno y los Cárteles (del narcotráfico).

Y tercero.– El episodio que marcó la carrera política de Bartlett: El fraude en la elección presidencial de 1988.

Retrata a quien incumplió su juramento de ser priísta “hasta la muerte” como “alguien que se define de nacionalista, habla de soberanía, que tuvo sus mayores glorias en un régimen de partido único, cerrado al mundo, corrupto, autoritario, represor, sin contrapesos, que persiguió opositores, que silenció críticos.

“Huuum, con razón se entiende con López Obrador”, concluyó.- (De Nuestra Redacción)

 


| HECHO DIGITAL | CDMX | 2 – JULIO – 2021 |