Punzante autocrítica de Porfirio Muñoz Ledo en carta a Morena: Denuncia que buscan impedir su reelección



Es vergonzoso ventilar los aparentes intentos, en el seno de Morena, por hacer a un lado a Porfirio Muñoz Ledo, toda una institución en política

Lúcido como siempre, y consciente de que la muerte no es una posibilidad remota, el polémico político admite que el fin de su “vida parlamentaria” se acerca.

Sin embargo, pide no apresurar las cosas, y en carta dirigida a la Comisión Nacional de Elecciones de Morena, exige no ver vulnerados sus derechos político-electorales.

En concreto, Muñoz Ledo pide le permitan reelegirse como diputado, facultad a la que tiene derecho y que hizo válida desde diciembre de 2020.

Porfirio, por cierto, señala al líder nacional de Morena, Mario Delgado, de vetar su reelección como diputado.

Muñoz Ledo y Lazo de la Vega publicó una carta este lunes 29 de marzo, en la que expresa su aspiración a “ser considerado positivamente en la reelección de integrantes de la H. Cámara de Diputados como candidato externo plurinominal”.

Con ese “colmillo” que sólo dan los años y el concienzudo estudio de las leyes, Porfirio acusa que “la selección de candidatos de Morena a elección en la Cámara de Diputados fue injusta y dedocrática”.

Sí, con “dedo” de dedazo –escribió Porfirio–, esa nefasta política que sirvió para “dar línea” y para obligar a todos los miembros de un partido a votar en un mismo sentido (como hizo el PRI durante décadas).

La acusación de Porfirio añade que “se prefirieron miembros del PRI y del PAN sobre los nuestros” –a la hora de decidir quiénes deberían reelegirse–, y que por ello “las bases están indignadas en todo el país”.

Igualmente, el octogenario legislador continúa diciendo que “Mario Delgado afirmó públicamente que (tal estrategia) era por instrucciones de arriba”.

Ello quiere decir, implícitamente, que tal orden provino de Palacio Nacional, donde despacha el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Para legitimar su solicitud, Muñoz Ledo y Lazo de la Vega recordó su trabajo como legislador en los últimos 32 años.

Recuerda, asimismo, que su tarea marcó un parteaguas en la consolidación del Partido de la Revolución Democrática (PRD) al salir del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en 1989.

En este punto resaltó su labor en conjunto con la doctora Ifigenia Martínez, pues ambos resultaron pieza clave para crear una oposición efectiva contra el régimen priista.

Con ese lenguaje vigoroso que siempre lo ha caracterizado, y respaldado con la verdad, Porfirio asegura:

“El veto que se me aplicó para pertenecer a la próxima legislatura es moralmente deleznable, políticamente inaceptable y jurídicamente impugnable”.

Pero no sólo eso, sino que Porfirio invita a rebelarse a otros correligionarios que están en su misma situación con las siguientes palabras:

“Quienes hayan sido agraviados deben defenderse por todos los medios legítimos a su alcance. La revolución de las conciencias”, abundó Muñoz Ledo.

También recuerda que con la victoria de 2018, fue electo como Presidente del Congreso de la Unión y realizó “los trabajos políticos y parlamentarios que aseguraron una transición política pacífica, ordenada y digna en México”.

Por tanto, Porfirio subraya su interés en continuar participando activamente en materia legislativa dentro de Morena.

¿La razón?: Que desea ver terminadas las iniciativas que ha presentado el grupo parlamentario de su partido.

En este sentido, dijo que una vez terminado dicho proceso legislativo procederá a retirarse de la vida política de México.

Terminando estos trabajos –explica–, consideraría que ha llegado el término de mi vida parlamentaria.

Esta fotografía se remonta a los años 80, en los de la Corriente Democrática del PRI: En la misma observamos a Porfirio Muñoz Ledo acompañando a Cuauhtémoc Cárdenas 



El encono generado entre Mario Delgado, presidente de Morena, con Muñoz Ledo, se veía venir desde septiembre del 2020, cuando ambos se disputaron la presidencia nacional de Morena.

Desde un inicio, el octogenario ya había denunciado los gastos excesivos de la campaña de Delgado.

Aun así, Porfirio “enterró el hacha de guerra” y cesó en su fogosa oratoria para que Delgado llegara sin tanta oposición al liderato nacional de Morena.

La tregua, sin embargo, parece haber terminado con su significativa carta de este 29 de marzo.

Con la cercanía de los comicios del 6 de junio próximo, donde se disputarán 15 gubernaturas y se renovará la Cámara de Diputados, Porfirio condenó las candidaturas de Delgado Carrillo.

Bajo esta misma lógica, aseguró que sería el fin ideológico de Morena y su democracia interna.

“Eso –advirtió Porfirio– sería el fin de Morena como partido democrático y yo no lo aceptaría de ninguna manera”, tanto así que preferiría renunciar.

Otra imagen de los años 80, en un acto del PRD: Porfirio Muñoz Ledo, el ya desaparecido Ingeniero Heberto Castillo Martínez, Andrés Manuel López Obrador y Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano

Con profunda autocrítica, Porfirio se adentra en la tímida pero firme crítica al liderazgo de su amigo López Obrador al decir: “No podemos aceptar que un gran movimiento democrático se pudra en cacicazgos ocultos”.

Por tanto, reclama, “hay que solicitar públicamente como un deber la transparencia, qué está pasando, por qué todo mundo me dice en los Estados que se hace lo que una persona dice, que ya no es Mario Delgado (¿esa persona, sin duda, es López Obrador?). Me dan a entender que hubo un relevo de la ‘dedocracia’ y eso es inaceptable”.

Así dijo Porfirio durante una conferencia virtual.

Fue así, con este planteamiento, que Porfirio Muñoz Ledo amagó con renunciar al partido en caso de continuar con dichas arbitrariedades.

Una renuncia de Porfirio a estas alturas sería un duro golpe para Morena, la 4T y el mismo López Obrador. Tendría un efecto parecido al de un cisma.

Y si la muerte sorprendiera pronto a Porfirio, la carta de este 29 de marzo podría tener el valor de un testamento político.

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 30 – MARZO – 2021 |