Algo indecente detrás de la captura de condecorado por la DEA: Genaro García Luna

POR CARLOS MARÍN

Lo periodístico siempre se impone a lo importante. Por esta fatalidad, la detención de Genaro García Luna opaca la predecible aprobación del tratado comercial con Estados Unidos y Canadá.

Al ex secretario federal de Seguridad Pública, que llevaba viviendo en Miami desde 2012, se le acusa de tres crímenes presumiblemente cometidos… ¡entre 2001 y 2019!: traficar cinco tristes kilos de cocaína, conspirar para contrabandearlos y negar en su declaración aduanal haber cometido algún delito.

Poco perspicaces, las autoridades estadunidenses repararon apenas ayer en que desde hace siete años tenían avecindado a un sujeto que en 2011 fue condecorado por la DEA en la Cumbre Mundial Antidrogas. O que durante una semana, a mediados de enero de 2012, fue apapachado por la directora de esa agencia, Michelle Leonhart, en su Comando Central; por el de la CIA, el general David Petraeus; la titular de la Agencia de Seguridad Nacional, Janet Napolitano; del FBI, Robert Muller y, en la Casa Blanca, por el zar antidrogas, Gil Kerliskowske, y hasta que el fiscal general, Eric Holder, le ofreció un almuerzo en su oficina.

Genaro García Luna en sus momentos de “gloria” como Secretario de Seguridad Pública en México

Entre otros méritos, aquellos funcionarios le reconocían su desempeño en una de sus creaciones, la Agencia Federal de Investigación (que tuvo el mérito de resolver, con rescate de las víctimas y captura de los delincuentes, centenares de secuestros) o, ya como secretario de Estado, capturar a los asesinos del hijo de Javier Sicilia y otros muchachos, o dar con la verdadera Güera implicada en el plagio y homicidio del hijo de Alejandro Martí, pero sobre todo por haber hecho (con el apoyo de la Marina Armada) el mayor decomiso de cocaína en el mundo al Cártel de Sinaloa, en Manzanillo: 23 y media toneladas, que hasta la fecha no ha sido superado.

Por su destacada trayectoria (y no obstante el descalabro que le significó el famoso montaje televisivo en el caso de la secuestradora Florence Cassez), el Departamento de Estado le concedió en 2013 la honrosa y codiciada Visa Einstein (¿mientras él iba acarreando pequeñas dosis de cocaína?) por sus aportaciones a la lucha contra el crimen, distinción que solo se otorga a celebridades no estadunidenses (premios Nobel, Pulitzer o ganadores de la estatuilla del Óscar, por ejemplo).

Jesús Zambada García, cuyo alias es “El Rey Zambada”

Algo muy indecente hay detrás de la captura porque, fuera de la acusación formal (con los tres cargos descritos), donde ninguna referencia se hace a declaraciones refritas en el juicio contra Joaquín Guzmán Loera, en el boletín de prensa se cuelan afirmaciones hechas por el Rey Zambada de 2008 que fueron desestimadas en tribunales por carecer de sustento (tras su extradición, en 2009, para obtener beneficios de testigo protegido, afirmó que entregó a García Luna tres millones de dólares en una maleta que ni en una de las más grandes cabrían, pero en el proceso del Chapo ya no ratificó este dicho.

De otro testigo son los cinco kilos, dizque ¿introducidos entre 2001 y 2019?

Seguro: en las uñas y gramo por gramo, ¿verdad…?

(Tema de la columna “El asalto a la razón”, con el encabezado “Detención que apesta”, tomado del diario Milenio, de Ciudad de México – 11/XII/2019)