Ojalá los entienda el Gobierno ahora que la pandemia está a punto de rebasar los servicios médicos en el Centro



Derrotados por la rebeldía de una población que se resiste a bajar de la “pista de la alegría”, tres gobiernos que han fallado de forma lamentable en combatir el coronavirus por “las buenas” siguen esperando este domingo 20 de diciembre que un “milagro” evite el colapso de los servicios médicos,

Los más ilusos ven a ese trío como una nueva versión de los reyes magos que los curarán de los males tras casi 10 meses de crisis sanitaria, que se cumplirán el próximo lunes 28, “día los inocentes”, jornada dedicada a la mentira.

Otros en cambio –los más críticos y rigurosos— los ven como jinetes del apocalipsis que han traído, vía el Covid-19,  la pobreza, la peste y la muerte. Y de encima, ese cuestionable terceto nos ha “cerrado” nuestro escenario dizque para salvarnos la vida.

No sabemos, pero los argumentos de Hugo López-Gatell Ramírez, por parte del Gobierno Federal, de Claudia Sheinbaum Pardo, del Gobierno capitalino, y de Alfredo del Mazo González, del Edomex, ya no son creídos por nadie.

Los “rebeldes de la pandemia” se han pitorreado una y otra vez de ese trío cada vez que les han pedido que se confinen, que guarden la sana distancia y que cancelen su frenética diversión.

Entonces, cómo espera “el clarinero mayor” que estos tres alfiles –así los considera–  vayan a convencer a una “mayoría silenciosa”  que ha puesto oídos sordos a su llamado y que ha gritado a los cuatro vientos que prefiere morirse de Covid que morirse de hambre,

Ojalá que “el Señor de ¨Palacio” entienda que las crisis sanitarias no se resuelven con métodos democráticos sino con sacrificios, y estos nunca son aceptados de buen grado,

Infografía tomada del periódico “Récord”, de Ciudad de México

Por tanto, mejor es que empecemos a cambiar los pésimos métodos que sólo han servido para enviar a la tumba o a los crematorios a 117 mil 876 personas –más de 580 por día– muchos de los cuales sí se cuidaron, pero fueron contagiados por manos irresponsables.

Los 627 decesos registrados del viernes 18 de diciembre al sábado 19 son el resultado de políticas deficientes y débiles para evitar la expansión de la pandemia.

Y los 12 mil 129 nuevos contagios registrados en el mismo lapso, para elevar el total a un millón 315 mil 675, son el aviso de que el Covid -19 ya infectó a poco más del 1 % de la población, y de los que casi el 10 % forman parte de la lista fatal.

Por esos absurdos métodos de querer mezclar la solución de las pandemias con la democracia se sigue aproximando Ciudad de México al peligroso límite de que sus servicios médicos sean rebasados.

El índice de ocupación hospitalaria, que no ha cesado de avanzar, llegó el sábado 19  al preocupante nivel del 85 %, lo que quiere decir que ya no es tan fácil encontrar un lugar dónde quedar hospitalizado.

Empiezan a repetirse con crudeza brutal los casos de personas que fallecen mientras son llevadas de un lugar a otro para internarlas, o bien, en transportes como el Metro.

Otro fenómeno preocupante son las “colas” que ya empiezan a observarse en lugares donde venden tanques de oxígeno.

Y así por el estilo, tal parece que el destino mortal ha alcanzado al corazón, al motor económico de este país.

Porque si no se logra frenar la pandemia en Ciudad de México y Edomex, caerán como fichas de dominó, de forma inevitable, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala, Morelos y Guanajuato, por lo menos.

Porque en la lista de entidades donde la pandemia nunca cedió están, además de Baja California, Coahuila, Nuevo León, Aguascalientes, Jalisco, Michoacán y hasta Veracruz y Tabasco.



| ANÁLISIS DE HECHO DIGITAL | CDMX | 20 – XII – 2020 |