Resurge la posibilidad ante una próxima postura papal de respuesta a una solicitud formal de obispos brasileños

¿Permitirá al fin la Iglesia Católica Romana que haya sacerdotes casados?

Eso sólo lo sabe, este sábado 8 de febrero, el Papa Francisco, tan discreto y críptico como ha sido casi siempre la iglesia de Pedro plasmada en el Nuevo Testamento.

De todas formas ya quedan muy pocos días –de aquí al miércoles 12—para despejar esta interrogante.

En efecto, el Papa ya anunció que dará a conocer el próximo miércoles 12 su muy esperado documento sobre la respuesta a obispos partidarios de ordenar a hombres casados para remediar la falta de sacerdotes.

El solo intento de romper con una tradición milenaria ha reabierto en el interior de la Iglesia con sede en el Vaticano el ya acostumbrado choque entre los “conservadores” y los “reformistas”.

A este debate ha sido introducido el mismo Papa emérito Benedicto XVI –de las filas conservadoras, desde luego–, que insiste en la necesidad “fundacional” de un sacerdocio célibe.

El Papa Francisco, que tiene “múltiples canales” para fundamentar sus tesis, ha dejado entrever que está con los que no quieren cambiar, o lo que es lo mismo, los que defienden a los sacerdotes “castos y puros”-

Los “intérpretes” de la filosofía papal remiten a los expertos a un documento del pasado 27 de diciembre, antes de la aparición de “Desde lo profundo de nuestros corazones” (el libro del cual es coautor Benedicto XVI y en el cual se hace una defensa férrea del celibato).

Los mismos “intérpretes” dijeron que no hubo modificaciones al texto de Francisco desde entonces.

El documento “Querido Amazonas” –del próximo miércoles 12–, incluirá las reflexiones del Papa sobre la reunión de obispos amazónicos que presidió durante tres semanas en octubre pasado.

En su declaración final al cabo de la reunión, los obispos amazónicos pidieron que se establezcan criterios para la ordenación sacerdotal de hombres casados como forma de solucionar la escasez de clérigos en la vasta región, donde algunos fieles pasan meses sin asistir a misa.

Si bien la Iglesia católica de rito oriental admite los sacerdotes casados y permite excepciones en caso de sacerdotes anglicanos y protestantes conversos, la Iglesia de rito latino requiere el celibato sacerdotal desde hace un milenio.

Francisco siempre ha dicho que aprecia la disciplina y el don del celibato y que no considera que debe introducir un cambio tan fundamental.

Sin embargo, también ha expresado su solidaridad con los fieles del Amazonas y ha dicho que los teólogos han debatido los motivos pastorales de una excepción, lo cual es posible porque el celibato no es cuestión de doctrina, sino de tradición.

El documento pontificio también abordará la solicitud de los obispos de reanudar el debate sobre la ordenación de mujeres como diáconos.– (Recuento de HECHO DIGITAL con información de la web del diario digital El Español y del diario “El Informador”, de Guadalajara – 8/II/2020)