No está descartada la formación de nuevos fenómenos en diciembre e incluso en enero: Qué duros momentos



POR JOSÉ CORTAZAR NAVARRETE



El Estado mexicano de Yucatán se disponía a despedir este lunes 30 de noviembre la temporada ciclónica más intensa que se recuerde en la región Atlántico-Caribe-Golfo de México en medio de rigurosa onda fría.

A eso de las cuatro de la tarde, cuando por lo general las temperaturas rondan o superan los 30 grados en la Mérida de Yucatán, el termómetro marcaba 24 grados en descenso y todo pintaba para una noche de 18 a 20 grados en la capital del Mayab.

El intenso frío –producto del Frente 17–  no será obstáculo para recordar los duros momentos meteorológicos vividos este 2020 particularmente en el Caribe y el Golfo de México, por el paso de una cifra inédita de 30 tormentas tropicales o huracanes.

Juan Vázquez Montalvo, el principal experto en meteorología de la Universidad Autónoma de Yucatán, definió la que oficialmente acaba de pasar como “una larga y difícil temporada”, al cumplirse los seis meses,  de junio a noviembre, que debe de durar, aunque nada impide que pueda continuar en los meses venideros.

El también consultor hidro-meteorológico puntualizó  que la temperatura del agua del Atlántico -más alta que lo normal– aun es propicia para la formación de más tormentas o huracanes en al menos los próximos dos meses.

“Fue una temporada muy especial por la formación de 30 tormentas y huracanes y una Depresión Tropical, la  número 10, que no evolucionó a tormenta”, dijo.

En esta ocasión, expuso, ni la Universidad Estatal de Colorado, ni el Centro Nacional de Huracanes de EU, con sede en Miami, Florida, lograron hacer un pronóstico exacto, lo que establece que será importante ampliar los estudios e investigación sobre este tipo de fenómenos y conocer más de las necesidades climatológicas, abundó.

♦  Haciendo un desglose de la temporada, puntualizó el entrevistado, tuvimos un pronóstico de 12 tormentas tropicales y se formaron 17: Arthur, Bertha, Cristóbal, Dolly, Édouard, Gay, Gonzalo, Josephine, Kyle, Omar, René, Vicky, Wilfred, Alpha, Beta, Gamma y Theta.

♦  Arthur y Bertha, agregó. se formaron a mediados y fines de mayo antes del inicio formal de la temporada, algo que sólo ha ocurrido cinco veces desde 1851, cuando empezaron a levantarse estadísticas sobre estos fenómenos.

♦  De los huracanes categoría moderados de la escala Saffir Simpson (categoría 1 y 2) se pronosticaron 7, lo cual resultó acertado: Hanna H1, Isaías H1, Marco H1, Nana H1, Paulette H2, Sally H2 y Zeta H2.

♦  De los huracanes mayores de la escala Saffir-Simpson (categoría 3, 4 y 5) se pronosticaron 5 formaciones y se formaron 6: Laura H4, Teddy H4, Delta H4, Epsilon H3, Eta H4 y Iota H5.

♦  La entidad azotada por más ciclones tropicales fue  Louisiana, Estados Unidos, con 4: Laura, Marco, Delta y Zeta.

♦  En el caso de México, la Península de Yucatán fue impactada por: Cristóbal, Gamma, Delta y Zeta.

♦  La región de Centroamérica (Nicaragua, Honduras y Guatemala) fue golpeada por Eta y Iota.



Habitantes de la comunidad guatemalteca de Alta Verapaz son de los que más sufrieron las consecuencias en ese país tras ser azotado por el huracán “ETA”. Alta Verapaz es el territorio más pobre de esa nación centroamericana y el 80% de su población es indígena



En la temporada 2020 se implantaron nuevos récords:

♦  Mayor número de ciclones tropicales formados: 30

♦  Mayor número de fenómenos con nombres del alfabeto griego, 8

♦  Más ciclones formados en un día, el 18 de septiembre. con 3-

♦  Mayor número de ciclones formados para un mes de septiembre, con 10

♦  El embate de un ciclón tropical –Alpha–  contra Portugal

♦  La afectación de dos huracanes intensos a una misma zona, con diferencia de 10 días: Eta y Iota

♦  Mayor duración de un ciclón tropical para un mes de noviembre: Eta



El huracán “Eta” generó estado de emergencia en la región chontalpa del Estado de Tabasco



Para el Estado de Yucatán esta temporada pasará a la historia sobre todo por varias razones, la principal, las inundaciones causadas por el huracán Cristóbal, que dejó récord de precipitaciones pluviales y una elevación del manto freático de 4 metros provocando inundaciones de hondonadas.

Además, destaca la derrama pluvial de Gamma, Delta y Zeta, que provocó la subida a límites no vistos de hasta 5,20 metros del nivel del manto freático, un rebosamiento jamás imaginado para toda la zona Noroeste, Norte y Noreste del Estado de Yucatán.

Fueron inevitables los daños severos a la infraestructura y algunos fallecimientos en las zonas Oriente y Noreste del Estado por el paso consecutivo de los tres fenómenos.

Si bien la Península de Yucatán tuvo un saldo muy bajo en número de víctimas, dejó perdidas cuantiosas en agricultura, ganadería y apicultura, y también en el patrimonio personal.

Por lo contrario, hubo que lamentar un mayor número de muertes en el Caribe y Centroamérica, en Estados Unidos y en las entidades mexicanas de Tabasco y Chiapas.

Es más, el saldo final del desastre todavía está pendiente por nuevos y eventuales deslaves en Centroamérica –a causa de temporales que pueden debilitar la ya reblandecida tierra– y las persistentes inundaciones en Tabasco y Chiapas.-  (Colaboración especial para HECHO DIGITAL / 30 – XI – 2020)