0 0
Read Time:5 Minute, 31 Second

Por enésima vez, culpa al pasado de las cosas que no favorecen a la 4T: Luz Raquel, una de las víctimas. dice



Con el Presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) está pasando lo mismo que con el cuento de “chingaron al cocodrilo” (*), pues ningún desacierto es atribuible a su Gobierno y todo es “culpa del pasado”, de esos ”odiosos conservadores y neoliberales” que todos los días –dice– le ponen “piedritas en el camino”, inclusive los feminicidios, que por cierto han cobrado auge alarmante en los últimos años.

Y como el cuento del cocodrilo, López Obrador atribuye el incremento a que tales adversarios “inventaron” ese delito y ahora presentan el saldo –o sea, los casos de miles de mujeres asesinadas— como culpa de su Gobierno.

De todas formas, es interesante leer cómo el mandatario, sin tener conocimientos en la materia, hace una “exposición científica” del feminicidio.

En el caso de Luz Raquel Padilla, la mujer asesinada en Jalisco, luego de recibir constantes y aterradoras amenazas, AMLO lo achacó “al proceso de individualización que se impulsó en el periodo neoliberal”.

Desde luego, habría que preguntarle al líder tabasqueño a qué se refirió este jueves 21 de julio, en la conferencia mañanera, con su teoría del “proceso de individualización”.

AMLO fue todavía más lejos al señalar que “durante mucho tiempo se hicieron a un lado los valores morales, culturales, espirituales y se elevó a rango supremo lo material”.

“Son de los daños que causó la política neoliberal que no se reflejan en lo económico, incluso, en lo material”, expresó.

“Se desintegraron las familias durante todo este periodo (o sea, el neoliberal), siendo la familia mexicana la fundamental institución de mayor importancia social, la institución de seguridad social más importante de México”, manifestó AMLO desde el Salón Tesorería de Palacio Nacional.

“En otros países –no mencionó en cuáles– es distinto”.

De acuerdo con el líder tabasqueño, el neoliberalismo “es un modelo deshumanizante, que produce odios, rencores, frustración”, puesto que las personas al frente de las instituciones “estaban saqueando a sus anchas” dejando de lado “el daño que iban a ocasionar”.

(Es obvio que el mandatario generaliza y niega avances innegables, como por ejemplo en materia de salud, de educación y de asistencia a la niñez, que destruye ahora la 4T con los programas que está poniendo en marcha)

“(Es) triste (el caso de Luz Raquel) –continuó AMLO–, su hijo enfermo y ella quemada.

“Entonces –se preguntó–, ¿cómo vamos a lograr una sociedad mejor?”, y se respondió así:

“Pues hay que imprimir valores, fortalecer los valores que ya tenemos porque se trastocaron con la política neoliberal, materialista. ¿Y qué tiene que ver la autoridad? Mucho, la autoridad da ejemplos”, agregó.

(Sería bueno que AMLO mencionara qué programas ha instaurado su Gobierno para “fortalecer los valores”).

Asimismo, AMLO afirmó que el Gobierno de la 4T ha buscado fortalecer los valores entre las familias mexicanas, así como no dejar impune ningún caso de violencia y corrupción.

No está claro qué ha hecho el Gobierno de López Obrador al respecto, pero no hay que asustarse con la carretada de medias verdades y medias mentiras que el propio Presidente desgrana a diario en Palacio Nacional.

Forzado por las circunstancias para meter en su agenda el caso de Luz Raquel, AMLO envió a uno de sus “alfiles”, a Ricardo Mejía Berdeja, subsecretario de Seguridad y Protección Ciudadana, a informar del arresto de un sujeto, identificado como Sergio “N”, como presunto responsable del asesinato de Luz Raquel.

Sin embargo, al arrestado se le acusa de “lesiones calificadas, amenazas y delitos contra la dignidad”, delitos mucho menos graves que el asesinato con todas las agravantes de una mujer.

“Evidentemente se trata de un feminicidio grave por sus características y por los antecedentes”, sentenció el funcionario como si hubiera descubierto el agua tibia.

Y para que el Gobierno Federal no pierda protagonismo, aun en casos tan detestables, Mejía se puso a disposición de la Fiscalía General del Estado de Jalisco con el fin de esclarecer tal crimen.

El feminicidio de Luz Raquel ocurrió el pasado sábado 16 de julio cuando un grupo de personas la bañó en alcohol y posteriormente le prendió fuego en un parque de Zapopan, Jalisco.

Luz Raquel falleció el pasado martes 19 debido a que las quemaduras se concentraron en el 90% de su cuerpo.

Enrique Alfaro, Gobernador de Jalisco, comentó que Luz Raquel contaba con “medidas de protección vigentes y una carpeta judicializada”, y que “en coordinación con la Policía de Zapopan había rondines de vigilancia”.

Sin embargo, las declaraciones del mandatario estatal contradicen lo dicho por Margarita Garfías, fundadora de Yo Cuido México, colectivo por los derechos de las personas con discapacidad.

En entrevista a Azucena Uresti –conductora de noticiarios de radio y TV–, la activista expuso que la medida precautoria expiró el 9 de julio, ya que las amenazas las catalogaron (las autoridades) “como pleito de vecinos”.

Margarita Garfias está convencida de que el o los asesinos de Luz Raquel son vecinos molestos –como el detenido– con el comportamiento de Bruno, hijo de la hoy occisa, “quien padece un trastorno del espectro autista”.

Los vecinos –señala– alegaban que el menor de 11 años “hacía mucho ruido”.

Fue en mayo pasado que Luz Raquel denunció haber sido atacada con cloro industrial y amenazada de muerte con pintas afuera de su departamento.

En más de una ocasión, Luz Raquel utilizó sus redes sociales para denunciar el hostigamiento y agresiones propiciadas por sus vecinos:

“Cómo es posible que a un menor con autismo y epilepsia por tener una o varias crisis por patear y pegar en paredes mi vecina le mande una patrulla”, se preguntaba Luz Raquel.

“Ya quisiera ver a los oficiales contener sin lastimar” a un enfermo con espectro autista, indicaba la mujer que apareció quemada viva.

************             ************

(*) Para los que no conozcan el cuento, va así, más o menos:

El rey de la selva convoca a una fiesta en la que promete de todo, incluso una tregua con los animales que acostumbra devorar.

“Y va a haber comida para todos”, anuncia el león.

Y el sapo, entrometido y ruidoso, expresa: ¡Qué buenooo!

“Y va a haber bebidas para todos”, insiste el melenudo rey de la selva.

Y el sapo, ya en plan de sorna, repite su: ¡Qué buenooo!

Fastidiado por las interrupciones del anfibio, el león precisa: “Sólo una cosa, que no se va a permitir la entrada a los bocones”.

Y el sapo, quitado de la pena –sin sentirse aludido–, exclama: “Chingaron al cocodrilo…”

CIUDAD DE MÉXICO

21 de Julio de 2022

Happy
Happy
0 %
Sad
Sad
0 %
Excited
Excited
0 %
Sleepy
Sleepy
0 %
Angry
Angry
0 %
Surprise
Surprise
0 %