El joven religioso portugués que disfruta de la playa, va al gimnasio y después celebra la eucaristía se ha hecho famoso a raíz de su participación en un video como el dios griego del amor

Muchos le llaman el padre sexy. Otros le describen como el padre bronceado y musculado. Y algunos directamente le han bautizado como el cura que deja Internet en llamas.

Si teclea el nombre de Ricardo Esteves en Google, aparecen cientos de imágenes en las que este sacerdote aparece en traje de baño, descamisado o vestido de cupido. Una apariencia con la que, sin pretenderlo —o, al menos, eso dice él—, ha revolucionado las redes sociales.

Esas instantáneas contrastan después con las que cuelga al alba en su Facebook — ahora colapsado de peticiones—, celebrando sus primeras eucaristías como párroco en Valença do Minho (Portugal); eso sí, con el aforo completo.

En las redes sociales del portugués se pueden ver un sinfín de fotografías que tienen que ver con la normalidad de ser cura. En las imágenes se ve al religioso haciendo trabajo social en algunas misiones y en una que otra foto parece también ofreciendo misa y hasta la comunión a algunos feligreses.

“El Padre Sexy” apodado así por su procurado físico y su repentina fama en internet, conquista todos los días más seguidores, pues es la rareza de sus publicaciones lo que tiene a más de [email protected] [email protected], ya que no se ve todos los días a un religioso sin camisa y unas abdominales de infarto.

Cuando el padre Ricardo llegó a su primer destino, en Caminha (Portugal), no entendían por qué iba a la playa y al gimnasio. Su edad en aquel entonces, 25 años, les descolocaba todavía más. Pero pronto cambiaron de opinión, diez años después sus feligreses reunieron miles de firmas para que no abandonase la iglesia e impedir su traslado a Valença.

Durante esos años, organizó fiestas multitudinarias de disfraces, conciertos de fado, rutas en modo e incluso consiguió la construcción de un campo de fútbol. Todo para unir a la comunidad y utilizar los fondos para causas benéficas.

En la actualidad, el párroco cuenta con 36 años de edad y lleva poco más de 10 años como párroco de Lanhelas, la cual está ubicada en Vilar de Mouros y Seixas, todas aldeas de la provincia de Caminha, las cuales están camino a Valença, en la frontera con la región española de Galicia.

Algunos vecinos de la zona, no ven bien que el cura frecuente los gimnasios de la zona, por lo que han intentado en más de una ocasión hacer movimientos pacíficos para lograr mover al cura de esa parroquia.

Referente a islados comentarios en su contra, el párroco dijo estar tranquilo y feliz respecto a lo que estaba pasando. “Esto es solo porque soy cura, porque realmente yo soy y hago una vida muy normal. Estoy seguro de que, si se quisiera hacer algún trabajo serio, nadie lo compartiría”, comentó a mediados del año el llamado “Padre Sexy” al diario La Voz de Galicia.

En España, el cura, también ha aparecido en otros periódicos, así como en algunos programas donde ha contado a detalle su inquietud por no convertirse en una figura pública.

“Pienso que ser cura no es solo hacer caminar al pueblo sino hacerlo con él. Muchas veces ocupamos tanto tiempo en temas burocráticos que perdemos el de estar con las personas y es necesario estar fuera de las iglesias, el sacerdote tiene que ir al encuentro de las personas”, defiende Esteves, en una entrevista con La Voz de Galicia.

En cuanto a cómo fue su llamada al sacerdocio, tampoco deja dudas: “No soy cura solo porque quiera ayudar, si no me habría hecho bombero. La vocación es algo interior, no se explica, es casi como el amor, se siente”.

Si bien, la fama no había llamado a la puerta de este sacerdote, hasta hace unas semanas, tras haberse convertido en una estrella de Youtube.

Hace unas semanas se publicó un video en el que, transformado de Cupido, intenta que desconocidos se enamoren al ritmo del tema Pretty Woman.

Vestido con pantalón, camiseta ajustada y chaleco blanco, sin que falten las alas blancas, Ricardo se mete en la piel del dios romano portando también el arco y las flechas durante los tres minutos que dura la canción. A veces dispara a los protagonistas de la historia y otras, guiñando directamente el ojo a la cámara, el cura intenta que dos jóvenes se enamoren, aunque es continuamente saboteado por un demonio que aparece en el video.

La historia incluye hasta una rescate en la piscina, protagonizada por él, que da paso a un final feliz.

Si bien la actuación del sacerdote no es digna de un Oscar, sí lo es para hacer recapacitar a docenas de enamorados en las complicadas artes de amar, enseñanza suficiente para ganarse miles de corazones.

El primer día, el video contaba con miles de reproducciones, tras lo que los medios de comunicación han puesto el foco en este singular sacerdote que, además, también acepta posar como modelo solidario para que firmas que, a cambio de su colaboración, hacen donaciones a instituciones benéficas.

Respecto a este fenómeno en que se ha convertido en redes sociales, el religioso también aseguró que él es una persona muy consciente que no busca de ninguna manera faltar al respeto a nadie y mucho menos por medio de sus publicaciones.- (Fusión de reportajes de los diarios digitales ibérico El Español y argentino Infobae – 16/XII/2019)