El “Chapo” Guzmán denunció a través de sus abogados que sólo dos horas a la semana se le permite estar en un patio de nueve metros de la prisión de “Florence” (en Colorado, Estados Unidos), mientras que las demás horas está confinado en una celda de unos 2 metros de ancho por 3,5 de largo: Equipara lo que vive a tortura física y mental



Confinamiento en solitario que ubica en lo cruel e inhumano es el que asegura vivir el capo mexicano Joaquín Guzmán Loera en la prisión estadounidense de máxima seguridad ADX Florence, en el Estado de Colorado, en la cual fue recluido tras ser sentenciado a cadena perpetua por el delito de conspiración por narcotráfico en el país vecino de México.

Popular y hasta legendario por sus fugas de las prisiones mexicanas de “Puente Grande” (en el Estado de Jalisco) y de “El Altiplano” (del municipio Almoloya de Juárez, del Estado de México), “El Chapo” Guzmán denunció a través de sus abogados el infierno que vive en la prisión ubicada en el condado de Fremont, muy cerca de Colorado y conocida también como “Alcatraz de las Rocosas” por la célebre prisión de San Francisco, California, que entre sus sus reclusos figuraron hampones como, por ejemplo, Al Capone.

“Desde su llegada a Estados Unidos, el señor Guzmán ha sido mantenido en la prisión en unas condiciones crueles e inhumanas, equivalentes “a una tortura física y mental”, comunicaron los abogados de “El Chapo” Guzmán a las autoridades judiciales estadounidenses.

De acuerdo con la queja por escrito, a la que accedieron medios de comunicación estadounidenses, el otrora poderoso narcotraficante mexicano pasa la mayor parte del tiempo en una celda de unos 2 metros de ancho por 3,5 de largo, excepto dos horas a la semana en las que es trasladado por los guardias de la cárcel a un patio de 9 metros cuadrados.

Entre otras quejas, los abogados de El Chapo aseguran que su cliente solo habla español y que los funcionarios únicamente se dirigen a él en inglés.

Asimismo, los litigantes sostienen que se le ha negado el acceso a “El Chapo” Guzmán a canales de televisión en lengua española e igualmente a programas de educación.

La calidad y cantidad de la comida y la limpieza de su celda son otras de las quejas del narcotraficante que ya mostró anteriormente su disgusto por las condiciones de su confinamiento.

“Se ha quejado de la cantidad y calidad de las comidas y ha explicado que las porciones son mínimas y que se queda con hambre”, escribieron los togados.

 

Ya en febrero de 2019, cuando su juicio estaba en marcha en un tribunal federal de Nueva York, su equipo de defensa calificó de “extremadamente restrictivas” las condiciones de su encarcelamiento cuando se encontraba en el Centro Penitenciario Metropolitano de Nueva York.

Ante las repetidas quejas de sus abogados, que en junio de 2019 pidieron que su cliente pudiera pasar dos horas en el patio de dicha prisión, el juez Brian Cogan rechazó la demanda, asegurando que su confinamiento tenía “el legítimo objetivo de evitar que escape de la prisión o que ordene cualquier ataque contra individuos que cooperaron con el Gobierno”.

Por el reciente escrito de Joaquín Guzmán, sus condiciones, casi dos años después, en la conocida como “Alcatraz de las Rocosas” no han mejorado.- (De Nuestra Redacción con información de Agencias y datos extraídos del periódico “El Sol” de Ciudad de México)

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 10 – MARZO – 2021 |