A “La Parka” le cambió la vida de manera fortuita: Jamás perdió la máscara y sí, por el contrario, se la arrebató a “Cibernético”

El andar de Jesús Alfonso Huerta Escoboza (Hermosillo, Sonora, 1966) estuvo lleno de obstáculos, aunque siempre encontró la forma de superarlos para cumplir sus sueños y llegar a ser una de las máximas figuras de la lucha libre en la última época bajo el nombre de “La Parka”, recuerda “Medio Tiempo” en su portal especializado en deportes, tras conocerse el lamentable deceso del profesional del deporte pancracio, como consecuencia del terrible accidente que sufrió en su pelea frente a “Rush”, en la celebración de la Arena Coliseo de Monterrey, el pasado 20 de octubre de 2019.

Huerta fue deportista y practicó disciplinas como el futbol americano y el atletismo hasta que un día, de forma fortuita, se cruzó con una función de lucha libre que le cambió la vida, refiere el medio de comunicación.

En una entrevista que concedió a los medios de Triple A hace casi cuatro años, describió que gracias a que un amigo le prestó dinero pudo observar a los luchadores batirse dentro del cuadrilátero y a partir de entonces se enamoró de esa disciplina. No obstante, su aventura fue complicada y lo llevó a la Ciudad de México, en donde incluso debió de dormir en las calles ante la falta de fondos.

“Dormí varias veces en el Metro Insurgentes (en alusión a la estación del mismo nombre), a veces tenía para comer y en otras no, pero no quité el dedo del renglón. Empecé a hacerla de maletero, de portero, armando rings, haciendo mandados a los luchadores y me compré una máquina de coser con la que empecé a vender bikinis para los compañeros”, recordó en esa charla “La Parka”.

Con las bases que le dieron los maestros “América Salvaje” y “Resplandor”, logró debutar en 1987 en una pequeña arena de Hermosillo, con el nombre de “Bello Sexy”, un personaje que no le duró porque después le dio vida a los personajes “Maligno”, “Cráter” y “Santa Esmeralda”.

Huerta Escoboza ingresó a la Lucha Triple A a inicios de 1995 con el personaje de “Karis La Momia” (IV versión), con el que empezó a colarse en los sitios estelares, hasta que un año después, en noviembre de 1996, le dieron la oportunidad de utilizar el personaje de “La Parka”.

El antecesor de este personaje tuvo problemas legales con la AAA y perdió la caracterización.

Quedarse con el nombre no fue nada sencillo. En su momento se coronó campeón ante L.A. Park, lucha en la que estuvo en juego el mote, rememora a su vez la publicación digital “Los Pleyers”.

Poco a poco se fue convirtiendo en un importante personaje de la AAA. Amado y odiado.

A mediados de 1996 ganó por primera vez un título importante: Triplemanía IV.

Esta función se celebró en Ciudad Madero, Tamaulipas, en una cartelera en la que estuvieron igualmente “Máscara Sagrada Jr.”, “Tinieblas Jr.” y “Blue Demon Jr”.

En su palmarés destaca haber arrebatado las máscaras al “Cibernético”, en Triplemanía XII, y a “Muerte Cibernética”, además de haber tenido como rivales a “Octagón”, “Pierroth” y al “Hijo del Santo”.

A él jamás nadie le pudo quitar la máscara.

Tuvo sus primeros pasos con los técnicos, pero en el 2011 lo dejó para irse con los rudos. No duró mucho con ellos, pues apenas dos años después regresó al bando de los técnicos.

Fue con “La Parka” el despunte del infortunado luchador, tanto así que logró colarse entre los consentidos gracias a su carisma, pero sobre todo a su capacidad en los cuadriláteros.

Su baile siempre será recordado. Solía entrar a cada función con la canción “Thriller“, de Michael Jackson.

Asimismo, un tercer medio de comunicación, “Publímetro”, aportó a la noticia post-mortem la pasión de “La Parka” por el fútbol profesional.

-Jesús Alfonso Escoboza siempre presumió con mucho orgullo fue su gran pasión por el futbol, deporte al cual se dijo un gran aficionado -recordó-. En más de una ocasión demostró su amor por los Diablos Rojos del Toluca, equipo que siempre llevó en su corazón.

-En más de una ocasión el luchador mexicano fue invitado de honor en el “Estadio Nemesio Díez”, casa del conjunto “chorizero”, en donde recibió camisetas personalizadas con su nombre y número, además de convivir con la mascota del cuadro mexiquense -remarcó “Publímetro”, mientras que “Medio Tiempo” concluyó:

Huerta Escoboza “La Parka” fue un elemento estelar hasta el día de su muerte.

HECHO DIGITAL – CDMX – 12/I/2020