En marcha una campaña para favorecer la proteína vegetal por encima de la animal: Un documental muy significativo

POR GARDENIA MENDOZA

Los protagonistas de la política y el espectáculo estadounidense se han montado en una batalla contra la carneArnold Schwarzenegger y Jackie Chan. A través del documental The game changers, que salió a la luz en los últimos días, los famosos se suman como productores ejecutivos a la tendencia de “quitar la máscara” a la industria del alimento animal.

El filme tiene relevancia porque lleva el tema a las masas, un objetivo que no logró la Organización Mundial de la Salud (OMS), para explicar la relación entre el consumo de carne y el cáncer, además de enfermedades cardiovasculares y diabetes.

Con decenas de entrevistas a atletas y científicos, el documental compara a los consumidores de carnes (rojas o blancas) con aquellas generaciones a las que se convenció de que fumar era saludable y símbolo de estatus, hasta que se supo que el tabaco era cancerígeno e inició la lucha de las empresas del humo para defenderse.

“La industria de la carne está usando las mismas tácticas que utilizó la industria tabacalera para generar confusión sobre los estudios formales”, advirtió el director de estudios sobre nutrición en Harvard, Walter Willet.

Esto es: pagar estudios y espacios en medios de comunicación —incluso en algunos de los más serios como CNN o Time— donde supuestos científicos de la Asociación Nacional Ganadera dicen que la OMS es alarmista o donde conductores de populares programas incitan a comer carnes procesadas.

En contrapeso, The game changers da un paso adelante e intenta desmitificar una de las últimas creencias sobre las bondades de la carne: Que la proteína animal es superior a la vegetal y que la primera es clave en la formación de músculo y como fuente de energía. Para ello se centra en testimonios de un puñado de atletas, corredores, jugadores de fútbol americano, ciclistas y cargadores de peso que son veganos, que no comen ni siquiera huevos ni lácteos o cualquier otro derivado animal y, sin embargo, son bestias en rendimiento, campeones en cada una de sus áreas.

Como punta de lanza se encuentra el narrador, James Wilks, un ex campeón de UFC, quien desde hace 15 años enseña técnicas de pelea a agentes de seguridad del Gobierno estadounidense, marines, cuerpos de alguaciles y del SWAT, cuyo interés por el vegetarianismo arrancó cuando descubrió que la dieta de los gladiadores del Imperio romano era prácticamente a base de plantas.

Pero la lista de campeones es larga e incluye a medallistas olímpicos desde el siglo pasado, como Paavo Nurmi, Murray Rose, Carl Lewis o Edwin Moses, quien afirma que cuando dejó la carne rompió tres récords; la ciclista Dotsie Bauch, quien entrena cinco horas al día durante cinco días a la semana, más varias horas de gimnasio, o la doble campeona australiana de los 400 metros en 2016 Morgan Mitchell. Todos conversos para mejorar su rendimiento.¿Pelearán por un etiquetado como el del cigarro en el mercado de los cárnicos? Al parecer, es el siguiente paso.— (Tema de la columna “Trípode”, publicado en la web del diario “El Heraldo de México”, de CDMX, con el encabezado “la guerra mundial que viene contra la carne” y el sumario “El documental ´The game changers´ busca ´quitar la máscara¨ a la industria del alimento animal-20/XII/2019)