Sólo en el caso de Manuel Bartlett Jr., enjuage de casi 800 millones de pesos en el Gobierno de la 4T

POR ALEJO SÁNCHEZ CANO

El abuso del poder para beneficio de funcionarios públicos sigue ocurriendo en el gobierno que en campaña prometía exterminarla, sin embargo, entre las asignaciones directas del año pasado, que representaron más de 70 por ciento del total de las compras y la adquisición de insumos a sobreprecios, han sembrado un tufillo de sospechosismo entre la sociedad que, desencantada, observa que no hay diferencia entre los anteriores y los de hoy, todos son iguales, de hecho, muchos funcionarios que antes eran del PRI ahora están en posiciones privilegiadas como el director general de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett.

Y es precisamente este personaje quien ahora se ve envuelto en otro escándalo de corrupción, a través de interpósita persona, su hijo.

Cartón tomado de Twitter

Después de haber sido exonerado por Irma Eréndira Sandoval, secretaria de la Función Pública, en cuanto a los señalamientos de enriquecimiento oculto y de conflicto de interés y tráfico de influencias, luego de que se dio a conocer que el director de CFE ha adquirido 25 casas y terrenos a través de familiares, empresas y presuntos prestanombres, por un valor de 800 millones de pesos.

Ahora se ha descubierto, merced a una investigación de Mexicanos contra la Corrupción, que en medio de la tragedia que significa la pandemia, León Bartlett Álvarez vendió al IMSS 20 ventiladores respiratorios en un costo individual de un millón 550 mil pesos, el precio más alto desde que iniciaron las compras gubernamentales por parte de distintas dependencias de equipo para atender la emergencia.

Las justificaciones que ha dado el titular de la CFE aparte de hilaridad, causan enojo porque además de reconocer que es verdad la información, se ha demostrado una vez más que el poder público y el privado se enquistan en una familia para hacer pingües negocios a costa de los impuestos de todos.

Caricatura tomada de Twitter

Desde la Cámara de Diputados, la bancada del PRD que preside Verónica Juárez Piña, ha demandado que la Función Pública investigue el sobreprecio de los ventiladores, amén de dar parte a otras instancias para deslindar responsabilidades.

La delegación del IMSS en Hidalgo asignó de forma directa a la empresa Cyber Robotics Solution, propiedad de León Manuel Bartlett Álvarez, un contrato de 31 millones de pesos por 20 ventiladores respiratorios, destinados al Hospital General de Zona de Medicina Familiar No. 1 de Pachuca.

Tanto el director del IMSS, Zoé Robledo, como la delegación del Instituto en Hidalgo, justificaron la compra de los 20 ventiladores a la empresa de Bartlett Álvarez, argumentando la garantía de la entrega inmediata; sin embargo, el mismo día que la delegación recibió ese equipo, otra empresa, a la que también asignó contrato en la misma fecha, le entregó otro ventilador a precio mucho más económico.

Caricatura tomada de Twitter

Mexicanos contra la Corrupción realizó la investigación de la venta a sobreprecio de ventiladores de la empresa Cyber Robotics Solution y al hacer una revisión de contratos para la compra de ventiladores por parte de distintas dependencias detectó una diferencia de hasta 85 por ciento entre el precio más barato y el más caro.

Según esta organización, desde que fue fundada en 2010 la empresa de Bartlett Álvarez ha obtenido cerca de 800 millones de pesos en contratos por la venta de equipo médico al ISSSTE y a la Secretaría de Salud.- (Tema de la columna “Desde San Lázaro”, tomado del periódico “El Financiero”, de Ciudad de México, con el encabezado “La corrupción campea en terrenos de la 4T” – 4/V/2020)