También, el Papa Francisco revela que le “dan miedo” los discursos de los líderes populistas porque le recuerdan “los mensajes de odio de los años 30”

“La guerra es contraria a la razón, es una locura y es un sinsentido al que no podemos resignarnos nunca”, expresó el Papa Francisco al condenar desde Bari, en el sur de Italia, la guerra que azota a los países que asoman sobre el Mediterráneo.

Este domingo 23 de febrero, en viaje relámpago de un día a esa ciudad de la región de Apulia para participar en el encuentro “El Mediterráneo, frontera de la paz”, organizado por la conferencia episcopal italiana con 59 obispos provenientes de 20 países, el Sumo Pontífice también tildó de hipócritas a aquellos que “hablan de paz y venden armas”.

En improvisado discurso, el Papa profundizó sobre el  “gran pecado de la hipocresía”. Consignó que muchos países “hablan de paz y venden armas a los que están en guerra”.

El pontífice argentino reiteró su no a la guerra y quiso sacudir las conciencias ante “las divisiones” y “las desigualdades” que afectan a esa región que definió “El Mare Nostrum, el lugar físico y espiritual en el que se formó nuestra civilización, como resultado del encuentro de diferentes pueblos”.

Al referirse a esa área amenazada por muchos focos de inestabilidad y guerra, tanto en Oriente Medio como África, el Papa mencionó el conflicto entre Israel y palestinos.

Francisco admitió que le “dan miedo” los discursos de los líderes populistas porque le recuerdan “los mensajes de odio de los años 30”.- (Redacción de HECHO DIGITAL con datos extraídos del diario “El Heraldo”, de Ciudad de México – 24/II/2020)