La pregunta es si López Obrador y su 4T la explotarán de forma adecuada: Acusado listo para cooperar en todo


Al aceptar ser traído a México, para someterlo a juicio, el ex director de Pemex Emilio Lozoya Austin provocó una inevitable pregunta en medios políticos, de la cual se hace eco el diario capitalino El Universal: “¿A quién o quiénes señalará?”

Según el Fiscal de la República Alejandro Gertz Manero, Lozoya ha comunicado que cooperará en el caso que se le sigue de sobornos de la constructora brasileña Odebrecht y el caso de la planta de Agro Nitrogenados.


Y cuando surge la pregunta “¿a quién o quiénes señalará?”, las miradas apuntan, sobre todo, al ex Presidente Enrique Peña Nieto y al que fuera su “hombre fuerte” en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray Caso.


Videgaray fue, en el sexenio pasado, titular de dos de las principales carteras. Primero, la de Hacienda y Crédito Público, y luego, la de Relaciones Exteriores,

Pero no sólo eso: Videgaray también resultó muy conocido (¿o amigo?) de Jared Kushner, el influyente yerno del Presidente estadounidense Donald Trump.

Tanto Peña, por ser Presidente, como Videgaray, por ocupar esas carteras cruciales y ser el principal operador de aquél, son profundos conocedores de la política mexicana y ya deben tener informes de algunas de las debilidades de la 4T.

Esto ofrece a los dos principales protagonistas del sexenio pasado un ”blindaje” especial, más resistente que el que salvó la vida al jefe policiaco capitalino Omar García Harfuch.


No pueden decir lo mismo, sin embargo, ex líderes nacionales del PRI y algunos ex secretarios de Estado y ex funcionarios de Pemex a los que salpicó el “lodo” surgido de Odebretch y de Agronitrogenados, cuya planta observamos arriba de estas líneas.


Estos personajes de “medio pelo” o que estuvieron fuera del “Olimpo sexenal”, sí que deberían de estar preocupados.

Y para López Obrador, la inesperada “capitulación” de Lozoya es como haber recibido de herencia una mina de oro sin tener parentesco con el padrino.

Porque de saber explotar ese “yacimiento” tiene materia de sobra para preparar los funerales del PRI, para desprestigiar a los partidos que negociaron con los regímenes “revolucionarios” (recordar las concerta-cesiones) y para entronizarse en el poder uno o dos sexenios más.

También, para esclarecer el “modus operandi” de múltiples corruptelas como el “huachicoleo” de gasolinas y gas LP, por mencionar unas cuantas.

A ver si “El Mesias Tropical” tiene la suficiente inteligencia y perversidad para explotar el “caso Lozoya”

Esta es la pregunta cuya respuesta debería de interesar más a los medios políticos.

==========================================================================

| HECHO DIGITAL | ANÁLISIS | CDMX | 30 – VI -2020 |