El brutal asesinato de la salvadoreña Victoria Esperanza Salazar Arriaza a manos de policías de Quintana Roo, en el polo turístico de Tulum, fue condenado de manera conjunta por un cuarteto de agencias del sistema de la Organización de las Naciones Unidas (ONU),  al tiempo que se pronunció porque se haga justicia al par de hijas menores de edad y el resto de la familia de la infortunada mujer.

Las agencias de la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres en México (ONU Mujeres), la Organización Internacional para las Migraciones en México (OIM), la Oficina en México de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) y la Oficina en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) emitieron un comunicado conjunto, en el que exigen a las autoridades que el caso sea tratado “con los estándares de derechos humanos en la materia, como el Protocolo de Minnesota para la investigación de muertes potencialmente ilícitas”.

Cada uno de tales pronunciamientos fueron detallados por el portal digital de “Aristegui Noticias“:

Belén Sanz Luque, representante de ONU Mujeres en México: “Recordamos que el Estado mexicano ha asumido importantes obligaciones y compromisos en materia de defensa y protección de los derechos humanos, y que cuenta con un marco normativo nacional que explícitamente establece que las instituciones de seguridad deberán contar con protocolos y procedimientos de actuación, incluido el uso de la fuerza, que tenga perspectiva de género y protejan los derechos humanos, y que sus elementos deberán estar adecuadamente capacitados para su implementación”.

Guillermo Fernández-Maldonado, representante de la ONU-DH en México, afirmó que “la trágica y prevenible muerte de la señora Salazar Arriaza a manos de las fuerzas del orden, es una muestra de la urgencia de implementar plenamente protocolos de actuación alineados con los estándares internacionales en la materia, con una perspectiva de género. Para éste y otros casos atribuidos a agentes de la entidad, la rendición de cuentas debe implicar un cambio profundo y estructural en la interacción de la policía con la población”.

Dana Graber, representante de OIM en México, dijo: “la muerte de Victoria es lamentable y evidencia las carencias que existen para proteger la vida y la seguridad de las personas migrantes en México. Estamos ante un caso de doble discriminación de la víctima, por el hecho de ser mujer y por su condición de persona migrante. Este trágico desenlace jamás debió haber ocurrido y pone de manifiesto, por un lado, la necesidad de determinar las responsabilidades correspondientes, y por el otro, de implementar medidas para garantizar la no repetición”.

Giovanni Lepri, representante Adjunto de ACNUR en México, expresó su consternación por el asesinato de la Sra. Salazar, al tratarse de una mujer refugiada que, como muchas otras mujeres centroamericanas, se ven forzadas a salir de sus países por situaciones de violencia y persecución: “ante los riesgos en su país de origen, la Sra. Salazar había sido reconocida como refugiada en México. Resulta preocupante su asesinato, la muerte de la señora Salazar es más grave aún al haber sido cometida por elementos de la policía local. Hacemos un llamado a las autoridades a llevar a cabo una investigación imparcial sobre estos lamentables hechos”.- (De Nuestra Redacción con información de Agencias)

 

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 30 – MARZO – 2021 |