Suman unos 218 mil y se dedican sobre todo a labores  administrativas, estima Canacintra: Las perspectivas



POR JOSÉ CORTAZAR NAVARRETE (1)



Al menos el 20 por ciento de los trabajadores yucatecos, principalmente administrativos, continúan realizando sus actividades en casa.

Según estimaciones de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra-Yucatán), suman unas 218 mil las personas que laboran a domicilio.

Jorge Charruf Cáceres, presidente de Canacintra, recordó que la emergencia sanitaria obligó a que las empresas locales enviaran a su casa a decenas de empleados, para reducir las posibilidades del contagio de Covid-19.

Para ello, las empresas establecieron un mecanismo de intercomunicación con los trabajadores a fin de mantener tareas y funciones.

A medida que se ha dado la reapertura de ciertas actividades, parte de los que trabajaban en casa han vuelto a sus habituales centros de “trabajo presencial”.

Sin embargo, por disposiciones preventivas expresas, como la sana distancia, hay empresas que ya no disponen de los espacios suficientes para que el personal labore sin riesgo para su salud.

Ello ha obligado a mantener a parte del personal trabajando en casa.

El sector magisterial, por ejemplo, está cubriendo “a distancia” sus turnos, asesorías y clases, tanto en el sector gubernamental como en el privado.

Desde luego, habrá que ver cómo evoluciona la actividad por la decisión de escuelas particulares de varias entidades de reanudar las clases “presenciales”, a más tardar en marzo entrante.

Similar decisión podría adoptar la educación pública en Estados que tienen semáforo epidemiológico verde o están próximos a alcanzar esta categoría.

Serán entonces los padres de familia los que decidirán si aceptan que sus hijos retornen a las aulas aun sin concluir la campaña de vacunación correspondiente.

En cuanto al “trabajo en casa”, “home office” o “tele-trabajo”, Charruf Cáceres recordó que el pasado 11 de enero la Cámara de Diputados aprobó una serie de medidas para reglamentarlo.

Estas –publicadas por el Diario Oficial de la Federación– , explicó, modifican algunos aspectos de la contratación y la responsabilidad obrero-patronal.

A este respecto, Charruf Cáceres detalló que tales disposiciones no incluyen el marco de relación y responsabilidades entre los patrones y los trabajadores y colaboradores.

Es decir, explicó, la nueva ley de teletrabajo sólo define una serie de aspectos legales y corporativas que deben de regir para una persona que trabaje desde casa y otra que lo contrate.

Asimismo, fija los pagos y atribuciones legales y el rendimiento o supervisión de los avances laborales del empleado, expuso.

Esta ley también indica que  las empresas podrán realizar este tipo de contrataciones respondiendo a las medidas de protección de seguridad social del trabajador.

De la misma forma se incluye una serie de acuerdos entre la empresa y el trabajador para la cobertura salarial y requerimientos, como el pago proporcional de la energía eléctrica, internet y telefonía que consume el trabajador.

Hace falta incluir, expuso,  compromisos de corresponsabilidad económica.

Desde luego, las cosas volverán a como eran antes si a corto o mediano plazo,  se reanudan las actividades “presenciales”, en los centros laborales acostumbrados.

Cabe la posibilidad, mencionó, que algunas empresas decidan que algunas ramas operativas se mantengan trabajando en casa.

Este podría ser el caso, ejemplificó, de áreas de comunicación y sistemas, pero será importante que sean reglamentadas estas actividades en beneficio de ambas partes, apuntó.

Charruf Cáceres no cree que el teletrabajo vaya a predominar en Mérida a corto plazo, ya que las distancias no son largas, la movilidad es ágil y aún es posible desplazarse por la ciudad y el Estado con relativa rapidez.

Por lo contrario, indicó, el teletrabajo seguramente predominará en grandes ciudades, con los citados problemas de movilidad y traslados dilatados.

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos


(1) Colaborador de nuestro portal de noticias en Yucatán


| HECHO DIGITAL | CDMX | 24 – FEBRERO – 2021 |