No se observa por ningún lado, a pesar de la pasividad desesperante de las autoridades: Una terrible realidad





Resulta desesperante ver cómo sigue avanzando la pandemia del Covid 19 en México e inaudito presenciar la pasividad de las autoridades, que piden paciencia a una población que ya convive a diario con la muerte con más frecuencia que nunca.

Ahora ya no sabemos qué puede ser peor: Si caer en las garras del crimen organizado o ser presa de autoridades sanitarias que están “enviando a la guerra sin fusil” –sin las armas adecuadas— a médicos, enfermeros y personal de salud.

Y con ello, exponiendo a una población desnutrida, propensa a la diabetes, a la hipertensión y a los males cardiacos, respiratorios y renales a un contagio que lo más seguro colocará a las víctimas en la antesala de la muerte o el fallecimiento mismo.

Una de las pruebas del lamentable fracaso oficial contra la pandemia es sencillamente aterradora: Hay cinco veces más probabilidades de que un enfermo de Covid-19 fallezca en un hospital público que en uno privado.

¿Y todo por qué? Pues por seguir a pie juntillas a un “experto” –el “zar del coronavirus” Hugo López Gatell— que ya había fallado en la lucha contra la influenza y que cada día parece estar a punto de sufrir otro fracaso.

Todo parece indicar que López Gatell “vendió” la idea al Gobierno de que se podría combatir la pandemia sin invertir grandes fondos.

Un craso error, porque el Gobierno ha tenido que comprar en millonarias sumas miles de “ventiladores” y toneladas de fármacos e insumos para ayudar a respirar y atender a los enfermos hospitalizados con problemas pulmonares,

Tan sólo ayer sábado 5 de septiembre, se registraron 6 mil 319 casos, poco más del 1 % del total de 629 mil 409. Esto quiere decir que la pandemia se puede duplicar en cien días. Algo espantoso.

La cifra diaria de 6 mil 319 contagios arroja que cada hora se suman a la lista 263 enfermos, más de 4 por minuto.

¿Dónde está el avance? La respuesta es que no se observa por ningún lado.

Y no sólo eso, sino que parece –López Gatell ofreció un adelanto el pasado viernes 4 de septiembre— que las noticias que vienen son pésimas, porque la reapertura de actividades económicas ha provocado un repunte de los casos.

El “zar” ofreció que este lunes 7 de septiembre daría más detalles sobre tales repuntes, que por ahora se niega a llamarles rebrotes.

Y seguramente escucharemos la misma historia: Si hay un fracaso en la estrategia –repunte de casos y/o decesos–, la culpa es de los “irreflexivos ciudadanos que no se cuidan”.

Y claro, cuando baja el número de contagios, los artífices del “éxito” son las autoridades y sus cuestionables medidas de prolongar un encierro –el llamado confinamiento– que ya tiene hastiado a la población.


| HECHO DIGITAL | SIN RODEOS | CDMX | 6 – IX – 2020 |