Es la historia de Louise Glück, sobreviviente del terrible mal en su juventud: Agradable sorpresa la adjudicación


Una poeta de Estados Unidos, Louise Glück, es la ganadora del Premio Nobel de Literatura 2020.

La laureada este jueves 8 de octubre por la Academia Sueca estuvo al borde de la muerte en su adolescencia debido a la anorexia nerviosa.

Se recuperó gracias a la literatura y tras siete años de terapia basada en el sicoanálisis que, según dice, la ayudaron a pensar.

Nacida en Nueva York el 22 de abril de 1943, Louise Glück se graduó en 1961 en la Hewlett High School neoyorquina, y luego asistió al Sarah Lawrence College y a la Universidad de Columbia. El Nobel de Literatura viene a coronar una larga y reconocida trayectoria que comenzó a finales de la década de los sesenta, con la publicación, en 1968, de su primer libro, “First born”, que fue reconocido con el Academy of American Poet’s Prize. Desde entonces, ha publicado doce colecciones de poesía, todas ellas caracterizadas por la búsqueda de claridad. La infancia y la vida familiar, la estrecha relación entre padres e hijos, y entre hermanos, son los temas centrales de su obra.- (Fotografía tomada del periódico “El Mundo”, de España)

De ese modo, Louise Glück dio forma a una voz intimista que explora en la vida familiar, el amor, la muerte y las pérdidas.

Con ella, la Academia Sueca ha adjudicado el Nobel a 16 autoras en 120 años.

A los 16 años. Louise tenía dos cosas claras. O tres. La primera es que aquel acto de la voluntad que ella creía controlar no era tan así:

Louise Glück descubrió que no tenía ningún control sobre la anorexia que la afectaba. Y en la medida que perdía peso de un modo alarmante, concluyó que la muerte era una posibilidad cierta.

“Incluso entonces, morir parecía una metáfora patética para establecer una separación entre mi madre y yo”, escribió en su ensayo Educación del poeta.

Nacida en Nueva York en 1943, Louise Glück fue distinguida por su obra “sincera e intransigente”, que aborda con ingenio las relaciones familiares, el amor, el dolor y la muerte.

Anders Olsson, presidente del comité del premio Nobel, destacó precisamente “su inconfundible voz poética que con austera belleza universaliza la existencia individual”.

Louise Glück es la primera mujer poeta galardonada con el Nobel de Literatura desde que en 1996 lo ganara Wisława Szymborska. Es profesora adjunta del Departamento de Inglés en la Universidad de Yale y vive en Cambridge (Massachusetts)

Es, agrega el boletín de la Academia, una voz que explora en aspectos sombríos sin abandonar la luz de la esperanza.

Académica de la Universidad de Yale, desde su casa en Cambridge, Massachusetts, Louise Glück dijo que estaba lidiando por expresar sus sentimientos en torno al premio.

Nada extraño para una escritora que ha desarrollado su literatura alejada de la exposición pública, y cuya obra misma, atravesada por referencias a la mitología clásica, sugiere más de lo que expresa.

Con más de 50 años de trayectoria, Louise Glück es autora de una docena de libros, entre ellos Ararat, Averno y El iris salvaje.

Louise Glück, fotografiada en noviembre de 2014, en la ceremonia de entrega de los National Book Awards en Nueva York. Louise ha recibido otros premios relevantes, entre los que destacan el Pulitzer y el de la Academy of American Poet’s Prize”. Asimismo, ha sido distinguida con la Medalla al Mérito MIT, al igual que con varias becas de las fundaciones Guggenheim y Rockefeller.- (Fotografía tomada del portal digital de ABC)

La galardonada es reconocida como una de las poetas contemporáneas más destacadas de lengua inglesa, su obra ha recibido numerosos premios, entre ellos el Pulitzer, el National Book Award y la Medalla Nacional de Humanidades en Estados Unidos.

En cierto sentido, la premiación de Louise Glück resultó inesperada, porque su nombre no figuraba entre los favoritos, donde sí estaban la poeta canadiense Anne Carson y la escritora jamaica Kincaid de Antigua.

Sin embargo, fue una elección literariamente inobjetable, y aleja las críticas recibidas por la Academia Sueca tras la distinción de Peter Handke en 2019, debido a sus simpatías por el líder serbio Slodoban Milosevic, condenado por genocidio en Croacia.

“Lo que parece haber hecho la Academia es que han optado por una poeta que, en cierto sentido, está estéticamente, imaginativamente, en desacuerdo con nuestra época”, dijo a The Guardian Michael Schmidt, su editor en el Reino Unido.

En los 120 años de historia del Nobel de Literatura, la Academia Sueca -que lo ha dejado exento en varias ocasiones y en otras ha premiado a más de un autor- ha distinguido a 117 escritores, solo 16 de ellos mujeres y el 80% originario de Europa o América del Norte, con un claro dominio de la lengua inglesa (30 galardonados), por delante de la francesa y alemana (14) y la española (11). La hoy galardonada Louise, captada en 1977.- (Fotografía tomada del portal digital ABC)

“Ella no es una animadora. Ella no es de ninguna manera una voz por ninguna causa, es un ser humano comprometido con el idioma y con el mundo. Y creo que hay una maravillosa sensación de que ella no es polémica, y tal vez esto es lo que se celebra”.

A través de la obra de Louise Glück, la Academia vuelve a distinguir a la poesía, género ausente desde 2011, cuando premió al poeta sueco Tomas Tranströmer.

Del mismo modo, reconoce nuevamente a una creadora de Estados Unidos tras Toni Morrison, quien ganó en 1993.- (De Nuestra Redacción con base en un texto de Hernán Gómez, publicado por el diario “La Tercera”, de Chile)


| HECHO DIGITAL | CDMX  | 8 – 10 – 2020 |