Las promesas suenan bien, pero a la larga destruyen la economía y castigan al que decían que iban a beneficiar

POR CARLOS PARODI(1)

Las crisis son terrenos fértiles para la aparición de populistas, más aún si estamos en un año electoral. Son líderes de distinto color político, que se presentan como los verdaderos representantes del pueblo y prometen tener la receta mágica para terminar con los problemas de los excluidos y marginados, a quienes dicen representar. Nunca definen quiénes son parte del pueblo. Sugieren medidas que suenan bien y como suelen decir, obvias. En economía nada es obvio. Si fuera así, entonces, ¿por qué no se implementan las medidas? Y ahí aparece la larga lista de culpables, que aparecen como los enemigos del pueblo: La clase política, los intereses creados de las autoridades a quienes no les importa el pueblo, los bancos, las empresas, los extranjeros que vienen al país, y un largo etcétera. Nadie duda que muchos sectores necesitan reformas, pero los populistas solo quieren sus votos. Es historia vieja.

Ejemplos actuales, como los proyectos de ley contra la especulación, a favor del control de precios, entre muchos más, sólo dañan al que supuestamente buscan beneficiar. El populista no entiende que la economía tiene límites. Insisto en la necesidad de reformas de varios sistemas, como los de pensiones, salud y educación, que mejoren los mismos. Una cosa es reformar, otra es destruir sin sustituir. A veces se olvidan que empresario es tanto quien dirige una mina como aquella persona que tiene una pequeña bodeguita en la esquina de su casa.

Muchos políticos y analistas señalan que el Gobierno debería reducir impuestos y aumentar el gasto público o que los bancos comerciales deberían prestar a tasa de interés cero, como en Chile, donde cero es la tasa de interés real, no la nominal. El exceso de gastos sobre ingresos de cualquier Gobierno se financia con deuda. A mayor deuda hoy, mayores impuestos mañana para pagarla. Hace diez días, mientras que Perú colocaba bonos de manera exitosa, porque podía endeudarse a una tasa de interés muy baja, Argentina pedía no pagar la deuda que tenía. La solidez macroeconómica peruana paga bien. Argentina no puede hacerlo porque en el pasado se endeudó y no pagó.

Un principio elemental en economía es que no se puede vivir por encima de las posibilidades de manera indefinida; otro, que todo tiene un costo, pues al final siempre se paga cualquier decisión. Los recursos usados para cualquier fin tienen un costo de oportunidad, pues se pueden usar de una manera distinta. Otro, debemos ver lo que se ve y lo que no se ve de una propuesta, pues nada es gratis. Alguien paga. Incentivar un sector significa que habrá menos recursos para apoyar a otros.

Prometer mayor gasto público de manera indefinida es populismo; sugerir una medida sin analizar los efectos económicos de corto, mediano y largo plazo es populismo.

Los políticos populistas están a la búsqueda de votos para las elecciones de 2021. Los congresistas no están en los reflectores. Cuidado con las promesas que suenan bien, pero a la larga destruyen la economía y castigan al que decían que iban a beneficiar.— (Artículo publicado en el portal del diario “Perú 21”(2)-26-IV-2020)

====================================================================================

  • Cartón de portada: Diez de los líderes que marcaron el resurgir del populismo en los últimos 20 años. Arriba: Hugo Chávez (Venezuela), Nicolás Maduro (Venezuela), el derrocado Evo Morales (Bolivia), Recep Erdogan (Turquía) y Andrés López Obrador (México). Abajo: Viktor Orbán (Hungría), Silvio Berlusconi (Italia), Donald Trump (EEUU), Narendra Modi (India) y Jair Bolsonaro (Brasil)

====================================================================================

(1) Carlos Parodi es un economista peruano e investigador en política económica, política social, crisis financieras internacionales, desarrollo económico y la gerencia social

====================================================================================

(2) Perú21 es un diario peruano fundado en 2002, que pertenece al Grupo El Comercio.- (Wikipedia)