En Cancún quieren deshacerse de Comandante de Bomberos valiéndose de un pretexto baladí: Thomas Hurtado Morris no tiene mancha alguna en su trayectoria en la corporación 



Algo hay que hacer para detener la “moralina” que, por motivaciones políticas, está dando pie a medidas exageradas en contra de funcionarios despedidos por motivos baladíes en México.

Por falta de reglamentos precisos y explicaciones adecuadas al personal, los “jefes” aprovechan las fallas o “pecados veniales” para cobrar venganza o deshacerse de funcionarios de similar o menor jerarquía que no son de sus simpatías.

Así tenemos ahora que el director del cuerpo de Bomberos de Cancún, Thomas Hurtado Morris (a quien observamos en la fotografía de la derecha), fue separado de su cargo este último lunes 8 de febrero por una sesión de video-fotografías en la sede de la corporación, bajo la producción, según el clip, de “Enfoque abstracto”. En el trabajo artístico –no visto así por moralistas de la administración del municipio de Benito Juárez, que encabeza Mara Lezama–, una escultural rubia modeló en bikini en la sede de la corporación.

Sin embargo, otras versiones indican que Hurtado ha sido cesado del cargo y que la presunta investigación del asunto es para taparle “el ojo al macho”. Sea cierta una versión o la otra, lo cierto es Hurtado Morris no está al frente de la corporación, a pesar de que durante el tiempo en que la dirigió no se le conoció mancha alguna, ni en lo profesional ni en lo privado.

Con la consigna, muy a la mexicana, de “mata, después viriguas”, han “castigado” a Hurtado sin siquiera escuchar su versión, pues al parecer no estaba enterado del “show” al asegurar que no fue él quien autorizó una sesión video fotográfica que no atenta como sí lo hacen fenómenos sociales que sí laceran a Cancún –como el comercio sexual, por ejemplo, incluso ya a plena luz del día–, sin que la autoridad benito-juarense mueva dedo alguno contra ellos.  Nada más para tener una idea de la “moralina” que impera en el Ayuntamiento de Benlto Juárez, cuya capital es Cancún, lea usted cómo ven las cosas sus principales funcionarios. La secretaria general del Ayuntamiento, Flor Ruíz Cosío, indicó que las imágenes, grabadas la semana pasada y ya difundidas en redes sociales, van en contra del código de ética del Cuerpo de Bomberos y de la administración.

(Al respecto, nos preguntamos en HECHO DIGITAL cuántos conocerán el contenido de ese  código de ética).

Asimismo, otro “delito infamante” cometido por los infractores es haber usado “instalaciones estratégicas, prioritarias y de emergencia, desviando su función, y no constituyen una representación artística, sino que ´cosifican a la mujer’ ”.

Habrá que agradecer a la modelo que su “show” no haya “incendiado” las pasiones de los tragahumos. Las informaciones correspondientes al caso coinciden en que Hurtado Morris es un eficiente elemento que no será fácil de reemplazar. Aun así, como pasa en la burocracia absurda de este país, es mejor “regalarle” un puesto clave a quien mejor se le antoje a la autoridad en turno, el cual bien puede ser el reemplazo del “despedido”. Y hablamos de la “moralina” de Cancún, donde es común ver en la calle y en las playas mujeres con escasa ropa o sin ella, pero es reprobable tolerar la misma escena dentro de una corporación, como Bomberos.

¿Qué nos pasa, pues?

Será mejor que, como pasó durante las guerras, en cuarteles militares y policiacos se asignara áreas específicas (con escenario y graderío) para el solaz y esparcimiento de los elementos.

Claro está que hay que poner límites, pero no pensar que en un cuartel de Bomberos pueden aplicarse las reglas que rigen, por ejemplo, en templos religiosos.

Por cierto, HECHO DIGITAL extiende una cordial felicitación a los bomberos de Cancún por su acertada elección de la modelo, de muy buen ver.

Para los aficionados a rendir culto a la belleza de la mujer, les diremos que la modelo es argentina, se llama Catalina Gallardo y trabaja para Playboy.

Si resultó de tu agrado, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 12 – FEBRERO – 2021 |