El encargado de la Secretaría de Seguridad Pública anuncia que asumen el “control absoluto” de la policía de Tulum –tras casos repetitivos de brutalidad policíaca, uno de los cuales derivó en el asesinato de una mujer salvadoreña–, cuando su familiar con licencia –y al que le cubre las espaldas–, ya había implantado una monarquía en la materia con la imposición del Mando Único: Participa que adiestrarán a uniformados de ese destino turístico en “actuación legal y técnica policial”, cuando no tiene muchos días de que el Ejecutivo estatal aseguró que “hemos trabajado en la capacitación de nuestros policías”



No obstante que la Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo implantó una monarquía en la materia en esa entidad del Caribe mexicano con la imposición de un convenio conocido como Mando Único, ahora resulta que es la más santa en las películas de la salvadoreña Victoria Esperanza Salazar Arraiza, que el sábado 27 de marzo pasado resultó muerta a manos de uniformados del destino turístico de Tulum –al emplear estos la fuerza bruta contra la centroamericana–, y de un joven arrestado que cuando ya estaba sometido, esposado y sobre la batea de una unidad policial, fue tundido a golpes por agentes de ese propio paraíso vacacional de la Riviera Maya.

Y como santa que se precia ser en ambos casos que fueron grabados y se convirtieron en sonoros escándalos una vez que los clips se viralizaron en redes sociales, tal secretaría anunció este domingo 11 de abril, de voz de su encargado (Lucio Gutiérrez Hernández), que asume el “control absoluto” de la policía de Tulum, con el argumento siguiente:

“En virtud de los constantes e intolerantes actos de uso y abuso de procedimientos de control, técnicas, tácticas y protocolos mal aplicados, erróneos e incorrectos, así como la falta de control de impulsos individuales en el sometimiento de personas, rebasando los límites de su actuación, de la esfera jurídica y el respeto de los derechos humanos”.

Dentro de este contexto precisó que un primer grupo de 30 policías de Tulum será enviado a la academia estatal de seguridad pública en Chetumal para especializarse en “actuación legal y técnica policial”.

“El objetivo es que el participante sea capaz de hacer uso correcto de los instrumentos legales y estándares nacionales e internacionales de derechos humanos del retenido, uso racional de la fuerza y atención a víctimas”, refiere en video el “repuesto”, eterno colaborador y hasta cuñado del Secretario de Seguridad Pública con licencia de Quintana Roo, Jesús Alberto Capella Ibarra –el mismo que implantó con camisa de fuerza el Mando Único al que en su momento se opusieran municipios como Solidaridad, Othón P. Blanco y Benito Juárez, gobernados por Laura Beristain Navarrete, Othoniel Segovia Martínez y Mara Lezama, los tres políticos de Morena.

El anuncio de este domingo de Lucio Gutiérrez Hernández nada más enreda a éste en su propia telaraña porque la Secretaría de Seguridad Pública tiene las manos adentro y los pies también en las policías municipales de la entidad quintanarroense.

  • El Mando Único permitió a Capella Ibarra, y ahora al propio Gutiérrez Hernández, tener la sartén por el mango y el mango también en las policías de los municipios. ¿O qué?.. ¿Son tal olvidadizos que ahora no tienen presente el 15 de mayo de 2019, en cuya noche Capella Ibarra tomó por asalto las instalaciones de la Dirección General de Seguridad Pública y Tránsito de Solidaridad, haciéndose del control total de esta corporación?.. ¿O ahora no saben quién nombró a Jesús Ángel Salas Cruz, por ejemplo, como nuevo director de Tránsito de Benito Juárez, como atestiguamos en la fotografía de abajo?.. ¿O al Capitán de Navío Eduardo Fouilloux Bataller en cargo semejante en Isla Mujeres?.. ¿O más recientemente a Nesguer Ignacio Vicencio Méndez en la policía de Tulum, en sustitución de Jesús Pérez Abarca, a raíz del asesinato de la salvadoreña Victoria Esperanza?

Del acontecimiento dominical se desprende también que cuatro años y medio después del arranque de la gestión gubernamental de Carlos Joaquín González –y a escaso año y medio de que concluya la misma–, la policía de Tulum no está capacitada. No queremos pensar cómo andarán las demás en capacitación.

La declaración del heredero familiar del Mando Único de la policía en Quintana Roo exhibe de igual forma como mentiroso al gobernador Carlos Joaquín González, pues éste, pocas horas después de que estalló el escándalo internacional por el homicidio de Victoria Esperanza –el cual atribuyó “a un error, un error de una señora policía, con un grupo más, permitió esta situación”–, expuso que no obstante este caso “hay que mostrar todas las acciones en bien del fortalecimiento de nuestras instituciones” en materia de seguridad pública y procuración de justicia, entre ellas que “hemos trabajado en la capacitación de nuestros policías”.

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 11 – ABRIL – 2021 |