Son ya cuando menos un centenar de estudiantes argentinos que contrajeron el Covid en Cancún y regresaron enfermos a su país con pruebas CPR falsas, haciendo explotar la consentida venta de pruebas falsas de CPR en Quintana Roo, denunciada documentalmente y en videos por la prensa mexicana sin que las autoridades movieran un dedo para combatir el descarado negocio criminal



Un nuevo escándalo internacional, ahora de proporciones mayúsculas, protagoniza en el terreno de lo turístico el Estado mexicano de Quintana Roo, como consecuencia de la cortina de humo que, con impunidad descarada y versal, tendió sobre el comercio ilegal de venta de pruebas CPR “patito” para el diagnóstico de Covid, tal como acreditaron medios de comunicación a principio de año. El estrépito es tal que ha trastocado la relación bilateral México-Argentina, al crecer como bola de nieve el asunto de 99 estudiantes del país de la pampa que celebraron en Cancún sus graduaciones –55 más de los 44 que se informó en un principio–, y, mediante certificaciones médicas falsas, regresaron infectados del virus a su país.

Para amortizar el golpe al gobierno mexicano, el zar contra el Coronavirus y a la vez subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, deslindó del caso a la Federación porque, dejó entrever, es competencia del gobierno quintanarroense vigilar que las pruebas PCR a turistas las practiquen laboratorios con autorización técnica para operar, como no ocurrió en este caso.

“El laboratorio no está acreditado para el ejercicio de la práctica de esta prueba. Estamos en espera de información detallada sobre otras acreditaciones o licencias de funcionamiento que esperamos tenga en regla”, afirmó López-Gatell tras dar el informe diario de la evolución de la Covid.

Hijos de tres figuras prominentes de la nación de la pampa -–del ex.futbolista mundialista Juan Román Riquelme, del vice-jefe del gobierno porteño Diego Santillo y de la connotada periodista Nancy Pazos–, figuran entre los que contrajeron la siniestra enfermedad en Cancún y retornaron a su país en un vuelo comercial hasta el tope en su capacidad.

Consultar la copia fiel de este comunicado de prensa en el siguiente link del sitio web oficial del Gobierno del Estado de Quintana Roo: https://qroo.gob.mx/sedetur/el-caribe-mexicano-cuenta-con-protocolos-para-garantizar-la-proteccion-y-la-prevencion

El caso de los tres “pibes” –como llaman en Argentina tanto a los menores de edad como a los adolescentes o personas jóvenes—despojaron de su velo a la punta del iceberg y echaron por tierra la mentira del embustero con la que el Gobierno del Estado de Quintana Roo, a través de su secretaria de Turismo, Marisol Vanegas Pérez, con la que pretendieron desacreditar la realidad del vergonzoso acontecimiento.

Todo parece indicar que la autoridad quintanarroense jamás se imaginó que por ese flanco le brincaría la liebre a las pocas horas que Vanegas Pérez saliera a decir en un recién comunicado dominical que:

1. El hecho de que los jóvenes argentinos hayan dado negativo en las pruebas para detectar Covid-19 antes de su viaje de regreso a Buenos Aires no significa que los test estén mal aplicados

2. “La certeza en una prueba PCR se encuentra relacionada con las fechas posibles de contagio y la carga viral que tenga en el momento de la aplicación de la prueba de la persona, por ello, si son pocos días del posible contagio, es viable que se dé una prueba negativa o denominada falso negativo y que unos días después, esta misma persona, refleje el resultado positivo”

3. En Cancún y demás sitios turísticos se han habilitado laboratorios que operan dentro de las instalaciones turísticas y en instalaciones certificadas por las autoridades sanitarias, bajo la estricta vigilancia de Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Secretaría de Salud de Quintana Roo (SESA), para la realización de pruebas de antígeno y PCR

4. En los destinos turísticos quintanarroenses “hay mecanismos” para garantizar lo mismo a turistas, que a trabajadores y proveedores del sector del ramo, la prevención de la enfermedad y la protección contra la misma, aunque “sin embargo no todas las personas que nos visitan permanecen dentro de las instalaciones certificadas y no necesariamente en todo momento se respetan la distancia, el uso de cubrebocas, el lavado frecuente de manos, uso de alcohol en gel, etc., dentro de otros espacios que visitan.”

5. En Quintana Roo se cuentan con “estrictos” protocolos sanitarios, aunque respetar los mismos  es responsabilidad de los propios turistas

La titular de la Sedetur en Quintana Roo optó por el escepticismo, por rechazar subliminalmente, a la ligera, que los estudiantes argentinos se hayan infectado del virus en Cancún, en vez de dejar la puerta abierta a una investigación que finalmente se inició con la pregunta lógica de padres de familia de los pamperos enfermos sobre cómo era posible que sus vástagos hayan regresado con el Covid en el cuerpo si el CPR que les permitió retornar a Buenos Aires consignaba que dieron negativo.

Una vez ridiculizada tras la mentira del embustero, a la funcionaria quintanarroense no le quedó más que aceptar extemporáneamente, apenas ayer martes (16 de marzo), en una entrevista con la conductora de noticias de la cadena estadounidense CNN, Gabriela Frías, lo que desde el principio fue una presunción fundada:

  • Que los estudiantes argentinos subieron al avión en Cancún con PCR falsas, documentos que ahora se sabe fueron expedidos a la operadora turística Moon Travel por un laboratorio fantasma, Marbú Salud, cuya propiedad donde simulaba diagnósticos de Covid fue clausurada

Fiel a la deleznable conducta de “ahogado el niño a tapar el pozo”,  la Secretaría de Salud de Quintana Roo, a través de la Dirección de Protección Contra Riesgos Sanitarios, aplicó una suspensión provisional al supuesto Laboratorio Marbú Salud, en tanto se llevan a cabo las investigaciones correspondientes.

Hasta la tarde de este miércoles 17 de marzo, ni la secretaria de Salud de Quintana Roo, Alejandra Aguirre Crespo, ni el gobernador Carlos Joaquín González han sacado las castañas al fuego por la secretaria estatal de Turismo. Es más, han evitado hablar del asunto, sobre el cual deben de responder por qué la cortina de humo que, con impunidad descarada y versal, repetimos, han tendido sobre el comercio descarado y criminal de venta de pruebas CPR apócrifas para el diagnóstico de Covid a turistas extranjeros.

Supuestamente ese comercio ilegal empezó a ser combatido desde que medios de comunicación lo denunciaran documentalmente y en video a inicios de este año, pero en el supuesto de que haya sido así. se bajó la guardia para dar paso nuevamente a la impunidad para quienes sin ningún escrúpulo ejercer tal actividad criminal.

Mientras Aguirre Crespo es la muda en este escándalo, sobre el mismo el gobernante no ha hecho pronunciamiento directo, salvo una efímera alusión en una recomendación a empresarios de la industria turística de Quintana Roo.

Tal sugerencia fue de “pasadita”, anoche, en un mensaje a los quintanarroenses que difundió en su cuenta oficial en Twitter y reprodujo la televisora y estaciones de radio oficial para sus escasos, muy escasos televidentes y radioescuchas.

A los empresarios pequeños, medianos, grandes, Carlos Joaquín les pidió mantener los protocolos de seguridad en bien de sus trabajadores, colaboradores, así como de “nuestros clientes, nuestros turistas porque de eso depende la confianza en nuestros destinos”.

No resta más que concluir que la industria turística de México vendió por 30 monedas el prestigio de destinos del Caribe mexicano que por tantos años forjaron los gobiernos quintanarroenses que ahora son repudiados por el Joaquinismo.

Si resultó de tu interés, compártelo con tus amigos



| HECHO DIGITAL | CDMX | 17 – MARZO – 2021 |